Saül Gordillo (Catalunya Ràdio): “Con el 155, la audiencia ha defendido los medios públicos catalanes”

Saül Gordillo

En 10 años se ha duplicado la audiencia de la radio generalista catalana. Sumando Catalunya Ràdio y RAC 1, 1.700.000 oyentes. Así empieza la entrevista de Xantal Llavina al director de Catalunya Ràdio para El Punt – Avui.
Apasionado del mundo digital, impulsor de los primeros blogs en catalán y promotor de la primera edición de la Catosfera, el periodista Saül Gordillo pone huella digital en los proyectos que lidera. Desde hace dos años, es director de Catalunya Ràdio, iCat, Catalunya Informació, Catalunya Música y también de medios digitales de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA). Las buenas cifras de audiencia le han acompañado y sobre todo la apuesta por potenciar la vertiente digital de la radio pública. Dice que siempre ha tenido claro que los medios de comunicación debían desembarcar en internet.

– Hoy vuelve a los orígenes, ya que estuvo 15 años trabajando en El Punt. ¿En los noventa ya pensaba que tendríamos un periodismo tan digital como el de ahora?
– En los inicios de internet, no se veía la potencia que está teniendo. Después sí se empezaba a intuir que había un apoyo tradicional que sufría, sobre todo la prensa en el quiosco, y que el digital era un buen entorno para canalizar estos contenidos.

– Dice: “A diferencia de la prensa y la televisión, vivimos un crecimiento espectacular de la audiencia de la radio en catalán”.
– Ha habido una radio de mucha calidad, con competencia pública y privada muy estimulante, seguramente por la combinación de la vitalidad de la radio como medio y, en el caso de Catalunya, por la intensidad informativa de estos últimos meses y años. Creo que todo esto combinado es lo que explica que en 10 años se haya duplicado la audiencia de la radio generalista en catalán. Ahora tenemos, sumando Catalunya Ràdio y RAC 1, 1.700.000 oyentes.

– ¿Somos un país radiofónico?
– Sí, hay un tejido de radio local muy potente. De hecho, muchos profesionales han nacido o se han empezado a formar en las radios locales, y esto es una situación bastante catalana, que nos distingue del resto de España. Seguramente hay pocos referentes europeos con una realidad de radios, televisiones y prensa local y comarcal como la de nuestro país.

– Usted ha manifestado que ve a Catalunya Ràdio como una herramienta de integración. ¿Qué quiere decir?
– Mi padre es extremeño; mi madre, gallega, y con ellos hablo en castellano. Como periodista me he formado en radios locales, pero como ciudadano, como persona que se ha incorporado e integrado en este imaginario catalán, Catalunya Ràdio para mí es un medio clave. La he escuchado toda la vida y, gracias a los medios públicos, muchos catalanes están en igualdad de condiciones y pueden acceder a esta información y entretenimiento en la lengua propia y desde el servicio público.

– Mientras tanto, algunos partidos políticos dicen que no hay pluralidad en los medios públicos. ¿Qué les ha de decir?
– Ya hace tiempo que, en Madrid y desde determinadas opciones políticas, hay una campaña que dice que aquí la radio y la televisión públicas hacen un papel que no es estrictamente el de informar, entretener y formar. Y con ello quieren justificar otras cosas. Lo encuentro injusto, porque la verdad es que hay control: mecanismos de rigor con el Consejo del Audiovisual, la comisión de control del Parlamento, etc. A diferencia de otros referentes del Estado, tenemos un sistema propio catalán que hace que estas cosas que nos atribuyen no se puedan producir. Por lo tanto, sólo se pueden decir desde el desconocimiento.

– El PP, el PSOE y Cs han hablado de intervenir los medios públicos. ¿Como lo vive?
– Hemos pasado unos meses de una cierta angustia. Pero tuvimos una avalancha de corresponsales internacionales que vinieron a ver TV3 y Catalunya Ràdio y consideraron alarmante que el gobierno del Estado interviniera o tomara el control de los medios públicos catalanes. También ha habido más concienciación y motivación por parte de los trabajadores, que han respondido con mucha profesionalidad, no siendo víctimas de este intento de condicionarnos, y han trabajado con mucha independencia. Después hemos detectado que la audiencia ha cerrado filas en torno a TV3 y Catalunya Ràdio. La gente nos volvía a defender y se volvía a sentir muy vinculada a nosotros por culpa de esta amenaza del 155, que en los últimos días el PSOE ha vuelto a plantear, formación que precisamente evitó que se aprobara en el Senado.

– ¿Se ha pensado en alguna campaña si finalmente se intervinieran los medios públicos catalanes?
– No. De momento lo que ha habido son campañas cívicas y de espectadores y oyentes que se han organizado para hacer ruido en las redes. En los medios ha habido la calma y la sangre fría de no caer en ninguna provocación y de continuar haciendo el trabajo con exigencia y autocrítica.

– ¿Como diría que está cambiando la audiencia y los usuarios de la radio?
– En Catalunya Ràdio, los dos últimos EGM [estudios generales de medios] han sido los mejores de la historia, con 700.000 oyentes. Se explica por la actualidad y el interés informativo del momento y la renovación de la parrilla. También debido a que con el entorno digital hemos esparcido los contenidos, y hemos creado nuevos específicamente para web y móvil. Es un medio que se adapta muy bien a la relación de convivencia con las redes sociales y también para que la gente se puede hacer su lista de programas o contenidos. Esta idea del consumo de radio y audios a la carta cada vez es más mayoritaria, sobre todo entre la gente más joven, y aquí es donde creo que se ha hecho un buen trabajo.

– En lo digital, ¿cuántos usuarios encontraríamos?
– El mes de abril nos ha dado 800.000 usuarios únicos. En octubre batimos el récord del conjunto de España: fuimos la primera emisora que superó los dos millones de usuarios únicos, y eso sí que fue muy puntualmente por la actualidad de los hechos de octubre. Llegamos a los 2.700.000 usuarios, y en el conjunto de los medios de la Corporación, TV3 se sitúa en los 2.500.000 usuarios únicos mensuales.

– Hay que empezar a pensar que, en un futuro, en el coche no escucharemos FM, sino la radio directamente desde internet, y por tanto habrá hacerla más atractiva.
– Sí, por eso hemos creado contenidos por red, más específicos, que difícilmente estarían en una parrilla convencional del FM. Se trata de distribuirlos de una manera más selectiva y hacer que el usuario, a través de la aplicación y la web, lo tenga muy fácil para hacer su elección. Seguiremos en esta dirección y, por ejemplo, a medida que los coches tengan aparatos más inteligentes, desde los que puedas escuchar tu lista de Spotify, podcasts, etc., nosotros estaremos. Es necesario que la industria del automóvil apueste por estas prestaciones.

– ¿El ‘big data’, como ocurre en otros sectores, también se está utilizando para la transformación digital de los medios?
– Este es el gran tema de futuro: saber qué preferencias y qué gustos tiene el usuario y qué programas le interesan para ofrecerle una experiencia global satisfactoria en sus dispositivos. Si detectamos los que te gustan, que tenemos que ofrecer para que estés más tiempo en nuestro entorno. Estamos trabajando, aunque el contexto presupuestario no permite grandes alegrías.

– Las mujeres periodistas de RTVE han denunciado las presiones que reciben a la hora de informar. ¿Qué le ha parecido la campaña que han impulsado?
– Como periodista, toda la solidaridad y comprensión! Si llegan al extremo de denunciarlo de esta manera es porque la situación en la que deben hacer su trabajo no es la más deseable. Creo que, a diferencia de lo que ocurre en RTVE, precisamente en este entorno en el que nos critican a nosotros, todo eso que decíamos antes no es comparable ni mucho menos. Esta denuncia pone de manifiesto el margen de libertad y de independencia que hay en Catalunya y las mejores condiciones en que podemos trabajar. Como profesionales, creo que tenemos que ser comprensivos y dar una oportunidad para que la gobernanza y los poderes ayuden que esto se pueda renovar y que los profesionales puedan trabajar con más libertad.

– ¿Cuál es su primer recuerdo de internet?
– Unas ediciones locales y una plataforma de blogs que abrió Vilaweb y que empecé a gestionar en Calella y Pineda.

– ¿Cree que en Catalunya se entendió enseguida que el mundo digital era el futuro?
– El origen de internet, social y participativo, enlaza mucho con la manera de hacer de los catalanes, con el activismo, las entidades, los centros, los ateneos, etc. Por eso desde el inicio hay webs y blogs en catalán de todo tipo. Todo ello ha hecho que la presencia del catalán en internet sea mucho más activa que en otros países. Ha coincidido con el tiempo histórico de reclamación de más autogobierno, debate estatutario, los hechos que han pasado en España, en el contexto europeo y el proceso.

– Escribió el libro ‘Sobirania.cat’. ¿Sin la red no tendríamos proceso?
– No, porque sin la red muchos partidos políticos no habrían tenido debate interno ni habrían favorecido los cambios de liderazgo y los cambios en la sociedad civil. Sin internet, las entidades soberanistas y los ciudadanos no deberían expresado ni movilizado como lo han hecho en los últimos años.

52427

1 Comentario

Los comentarios están cerrados.