Radio Ocho Pies: dando voz a los niños



Radio Ocho Pies

Mar Padilla, Txema Santana y sus dos hijos unen a las familias de Canarias y cuentan sus viviencias en esta época de aislamiento a través de las “ondas” de Internet.
Marta tiene 3 años y explica que el Coronavirus se “propaga por mucho tiempo” y que por eso hay que toser en el codo, porque si se hace en la mano “se pueden poner otros malitos”, debido a ese “bicho”, la Covid-19, que se ha adueñado del planeta. Por su parte, Gerardo, otro niño de edad similar, especifica por qué se debe evitar salir de casa: “Porque multa la policía”, tan sólo pueden estar en la calle paseando “perros y señores”, matiza Luis a sus 4 años.

Todos ellos forman parte, junto a muchos otros niños y niñas, del primer podcast de Radio Ocho Pies, alumbrada en el confinamiento de la casa de Mar Padilla, Txema Santana y sus hijos Piero y Julen, en el barrio de Los Giles, Las Palmas de Gran Canaria. “Nos gusta dar voz a la infancia, este medio ha nacido porque los niños tienen cosas que decir y, además, creemos que les gusta escuchar las historias de otros niños”, sus trabalenguas, sus canciones, sus poesías, sus pensamientos, porque todo “lo que quieran contar” cabe en esta radio, señala Txema.

“Los piratas no tenemos miedo a nada”, canta una niña en el primer audio de Ocho Pies. “Es Marta y viene a demostrar la capacidad de adaptación a las nuevas situaciones que tienen los más pequeños de la casa y que a los adultos nos cuesta tanto aceptar”, reflexiona Txema.

Esta niña, como tantos otros, “necesita que le hables, que te dirijas a ella y a todos, porque lo que estamos viviendo ya forma parte de la realidad y ya ellos lo están procesando”, no se puede ocultar y esta iniciativa lo que está consiguiendo, aún siendo novata, es lograr que haya comunicación y normalización.

Mar y Txema ya trabajan en el segundo episodio, en el que contarán con más relatos de niñas y niños y con el testimonio del efermero de Pediatría Armando Bastida, defensor de una crianza “con sentido común, nos hablará desde su experiencia personal y profesional de cómo afrontar este tramo del confinamiento en el que nos encontramos, cuando ya la paciencia está al límite y ya se ha perdido el humor”. Una sección dirigida a madres y padres, que se suma a esas historias “tiernas” que cuentan los benjamines de la casa, la mayor parte de ellos contentos de “estar pasando los días con mami y papi”, repiten muchos de ellos en sus intervenciones en el podcast, que durante su primer día ya contaba con más de 3.000 reproducciones.

El confinamiento “ha reordenado los tiempos” de esta familia, que hace cuatro años fundó Ocho Pies, “sin saber muy bien a dónde llegaríamos”, recuerda Txema, una comunidad a través de la cual las familias crean tribu, se reúnen y participan de momentos de juego y aprenden sobre pedagogías alternativas y que, ahora también, ofrece un espacio para compartir sonidos como los que se recogen a través de este enlace

https://ochopies.org/