Marc Giró (RAC 1): «Franco era tontolaba y pedestre»



Marc Giró

Oriol Solé Altimira le ha entrevistado para eldiario.es:
El periodista reivindica los «temas reales» que cada día trata en el programa ‘Vostè Primer’ (RAC 1) y anima a seguir la campaña electoral del 14F: «Decir que España no es Holanda porque es pobre es como cuando un rico dice que está apurado».

Si antes ya era conocido, la popularidad del historiador del arte y periodista Marc Giró (Barcelona, 1974) ha alcanzado el límite de que una oyente le traiga un pollo de corral –ya cortado y deshuesado– a la puerta de RAC 1. Giró presenta en la emisora catalana ‘Vostè primer’, un programa que se sale de la oferta habitual de la radio generalista en Catalunya, muy centrada en la política institucional y el F.C. Barcelona. Esto no quiere decir que Giró no esté interesado en política. Al contrario, asegura que le apasiona, y sigue con interés la campaña del 14F. «Al próximo president o presidenta le pediría que reconectara con la bondad», solicita.

  • Fue uno de los primeros en introducir contenidos feministas y LGTBI en televisión y radio, contenidos que ahora tienen espacio en el ‘Vostè primer’ con una respuesta muy buena por parte de la audiencia. ¿Se lo esperaba hace un año y medio cuando empezó?
  • Tengo un hándicap. Parto la idea de que este misterio que llamamos público es listo y está leído, y por lo tanto yo en la radio hablo a personas listas, y es fenomenal. A lo mejor puede ser candidez o inocencia, pero desde hace años ésta tiene que ser la agenda a tratar, ya antes de Vox y de todos estos personajes. Nací en 1974 y tengo cultura democrática. Y como yo hay muchas personas en España que están educadas en libertad y no nos paramos a pensar en que no vamos a poder decir lo que queramos. Soy hijo de la transición y por mi contexto cultural, familiar y social pertenezco a la clase obrera y trabajadora. El feminismo, el cambio climático o los temas LGTBI son los temas reales. Que no nos líen con Donald Trump y el fascismo. Hay que estar muy atento a ellos y ser muy contundente en su respuesta pero los temas reales son el feminismo, la identidad de género, los temas LGTBI, el cambio climático o las nuevas conexiones entre nosotros.
  • ¿Los buenos datos muestran que son contenidos que sí interesan a la audiencia?
  • Mi intención no ha sido hacer un programa feminista, sino ejercer la libertad de expresión. Yo soy lo que antes se llamaba ser homosexual y ahora se llama ser gay. Y soy feminista por trabajo personal, porque me he informado y por perspicacia, pero cualquier persona con dos dedos de frente lee lo que es el feminismo y ve que es una idea buenísima. Los señores de RAC 1 tuvieron a bien contratarme y yo les avisé de que era como contratar a un pingüino, que solo sabe hacer de pingüino y no tiene más margen. Y están apechugando con el pingüino tranquilamente.
  • ¿Con la pandemia existe el riesgo de que estos temas pasen a un segundo plano?
  • Sí, porque hay que concentrarse en la pandemia y yo lo comprendo, pero el ser humano está preparado para hacer varias cosas a la vez. A mí me cuesta muchísimo pero puedes pensar una cosa y luego otra, lo que no puede ser la pandemia es una excusa para no seguir insistiendo en este tipo de temas. Acuérdese del 8 de marzo de 2018 y 2019, que coincidió con el surgimiento del fascismo de Vox. ¡Razón de más para insistir!
  • Sobre el feminismo, parece que por fin se ha extendido la idea que no hay tiempo para evoluciones lentas ni que las cosas caigan por su propio peso. ¿Ha sido un error esperar demasiado a los hombres?
  • Esto del hombre pobrecito a ver qué entiende o qué no entiende… pues no. Mira cariño, te lees tres libros y si tienes tres dedos de frente lo pillarás. Me sorprendía muchísimo cuando lo de los tarados del Capitolio leer en la prensa internacional columnistas preocupados por los señores blancos de una granja de Wisconsin. Que si pobrecitos, que si votaban a Trump por el patriarcado o por la desindustrialización. ¿Pero qué tendrá que ver? Ya está bien de estar siempre preocupándonos por el macho de Wisconsin, no sea que tropiece o vote a Trump porque está nervioso o haya perdido los referentes. ¡Pues vete a la mierda, macho de Wisconsin!
  • Usted hace verdaderas reivindicaciones de clase obrera vestido de buenas marcas. ¿Para criticar y reírse de los ricos uno debe poder pasar por uno de ellos?
  • Sobre el vestir, lo que no entiendo es por qué la gente viste tan mal. Tengo una teoría básica: ni usted ni yo nos nos hemos cruzado con un rico de verdad porque la riqueza ha cambiado completamente, de forma que los ricos están alejados del mundanal ruido y es muy improbable que nos crucemos con uno.
  • Si subimos un poco por aquí por la Diagonal quizás encontremos alguno…
  • No. Éstos son gente que vive bien o muy bien y muy tranquilos, con un autoengaño porque creen que merecen su riqueza y que es natural que el resto sean pobres. Pero esto también nos pasa al resto. Me encantaría ser rico y estaría encantado de que alguno me adoptara. Quizás les tengo envidia.
  • Ha vivido muchos años en Madrid y en Barcelona. ¿Se puede quedar con alguna?
  • Me he hecho mayor en Madrid, es mi ciudad y de hecho sigo empadronado allí. Pero con Barcelona es lo mismo, y a mí ahora me colocas en Milán y me espabilo perfectamente. En el Amazonas a lo mejor fallo porque soy un urbanita total. Soy un ecologista buenísimo porque no voy a tocar los cojones al campo porque allí no sé qué hacer.
  • Como experto en buenas maneras, ¿cree que se están manteniendo en esta campaña?
  • Sí, por la cuenta que les trae. Hay tal dispersión de partidos que van a tener que pactar o ir a otras elecciones, pero entonces va a ir a votar Rita la cantaora. Al final van a tener que pactar. Lo siento muchísimo por la gente de derechas, pero están equivocados, porque solo la izquierda ha dado soluciones de las que luego se disfruta: el divorcio, el poder ir a trabajar siendo mujer, casarse con quien uno quiera, que se persiga a los que te pegan por ir por la calle con quien quieras….. No sé por qué coño una persona del siglo XXI es de derechas. O bueno, sí lo sé, es porque no quieren soltar algo.
  • ¿Por ejemplo?
  • Pues unos no quieren soltar el rosario y el crucifijo y otros un montante de dinero y patrimonio, que bueno esto lo entiendo. Si tienes mucho eres conservador porque quieres conservar lo tuyo. El fascio lo que quiere es trincar este patrimonio y los obreros quieren repartirlo. En esto se equivocan muchas personas que tienen patrimonio y apoyan a los fachas: el facha quiere tomar su lugar, quedarse con su patrimonio y por supuesto no repartirlo con nadie, como hizo Franco, que era tontolaba y pedestre. Los fachas quieren quedarse con el cortijo de los señoritos y los señoritos ni se han enterado.
  • ¿Sigue con interés la campaña electoral del 14F?
  • La política es de las cosas que me interesan más, tanto como el sexo, el amor o la equitación. Me encanta la política, pensar en cómo gestionar la colectividad y cómo nos tenemos que organizar. El argumento de que los políticos están para la silla y para trincar es un tópico pedestrísimo. Hay que seguir los debates, leer periódicos, hacerse suscriptor de periódicos, que yo por cierto creo que soy el tercero que se hizo socio de su diario. También le digo que siempre me ha parecido muy guapo su director, que era famoso en Madrid porque eran unos guapos que tocaban en un grupo.
  • En una entrevista con Andreu Buenafuente se definió como «equidistante, pero no gilipollas». ¿Qué significa esto?
  • Ahora lo de gilipollas quizás un poco, pensándolo en perspectiva… (ríe). Lo de la equidistancia ha estado muy mal visto pero a mí me parece que es una cosa de Perogrullo. No le veía ninguna pega a que una de repente quisiera ser independentista. Yo pensaba que era una lata que viniera la independencia después de 400 años de pujolismo, pero también es verdad que hay gente en Catalunya que es independentista desde hace muchos años y a mí me parece todo fenomenal, no me importa, veo normales todas las opciones, pero se ve que no. Igual que tengo amigos que juegan el pádel y a mi me parece aburridísimo, pues lo de un referéndum legal, pactado y fenomenal en una democracia de tanta calidad como la española a mí me parece normal. Que se haga una campaña y yo ya me lo pensaré. Equidistante es tener derecho a que nos pensemos las cosas. A lo mejor soy yo que soy muy inocente.
    Y ahora con lo de la amnistía de los presos políticos o políticos presos, póngalo usted como quiera que a mí me da igual, pues lo mismo: uno se lo estudia y ve que es absolutamente normal. Los presos, por cierto, que se han convertido como en un pack y eso está mal porque estos señores y señoras tienen nombres y apellidos. Pues cariño, una amnistía, borrón y cuenta nueva y ‘palante’. En esto del procés, de la idea de España y de la cuestión territorial han caído en lo cursi los unos, los otros y los de más allá. En política aflora la cursilería. Recomiendo un libro de Margarita Rivière que habría que reeditar, ‘Lo cursi y el poder de la moda’, que decía que en política es muy fácil caer en lo cursi y lo kitsch.
  • ¿Cómo funciona esto del kitsch?
  • La cursilería y el kitsch es tomarse muy en serio la cuestión sentimental de las cosas. En el tema territorial ha habido cursilería con todas las letras, y yo creo que habría que tomárselo un poquito más a chufla, sinceramente, y luego ser auténticamente demócrata. Nos lo hemos tomado con una seriedad que si nos tomáramos igual el cambio climático estaríamos respirando un aire que esto serían los Alpes suizos.
  • En la campaña parece que se lo toman muy en serio todavía.
  • Ahora hay un cóctel complicado. Me pregunto qué les darán a la gente que se presenta a presidenta de la Generalitat de Catalunya, porque yo no me presento ni loca. En la campaña está la agenda del independentismo y la agenda de la pandemia. Es evidente que ahora la independencia queda más lejos de lo que ya estaba. Y están los fondos europeos, que a mí me intriga mucho lo que se dice de los fondos europeos como si fuera una señora que se sacara su dinero de la billetera cuando es dinero que viene de todos los europeos. Pues no cariño, es nuestro dinero y hay que utilizarlo para esto y rapidito. Otra cosa instalada en la campaña es que muchos partidos dicen que las ayudas directas a la hostelería y a quien lo necesite no son posibles porque España no es Holanda y es pobre. ¿Pero cómo va a ser pobre España? ¡Es mentira! Es como cuando un rico dice que está apurado, que no llega y que nunca tiene. Pues no, la pasta hay que soltarla. Y rápido. España no es que sea pobre, es que hay un problema de redistribución de la riqueza.
  • ¿Esto lo tendría que hacer ya el Gobierno de PSOE y Podemos?
  • El Gobierno progresista, o el Sursum corda, me importa un pito quién coño lo haga. Dinero hay. Es como cualquier persona que en su empresa le dicen que no le pueden subir el sueldo porque no hay más y de repente aparece una que viene de hacer un máster y la ponen de jefa y cobrando una pasta. Dinero hay y los que lo tienen que lo suelten. Lo que no hay ya es hielo en la Antártida, pero dinero hay a punta pala.
  • De coincidir con Iván Redondo en Antena-3 a verlo en la Moncloa. ¿Se esperaba este cambio?
  • De Iván Redondo me sorprende el hecho de que haya una figura que todos conozcamos y que da la sensación que mueve los hilos más de los que los debe mover. Se habla de Redondo como si fuera el cardenal Richelieu o Rasputin. En la tele era muy educado, como yo.
  • ¿Qué le pediría Marc Giró al futuro presidente o presidenta de la Generalitat?
  • Le pediría que reconectara con la bondad, que tiene que ver con la escucha atenta y responsable. La política se ha desconectado de una cierta magia que tiene que ver con estar conectado con la bondad, que es una cosa dificilísima y casi religiosa. A la reina de Inglaterra la coronan en Westminster por esto. Repasaba el otro día, coincidiendo con su 80 cumpleaños, la trayectoria de Pasqual Maragall, que era un político que tenía bondad, imaginación y estaba a pie de calle. Faltan políticos que no destrocen la representatividad de todas. Con la pandemia nos hemos dado cuenta que no hay una figura capaz de reconfortar el país. En Inglaterra tienen a la reina, aquí no. Al president o presidenta le pediría que reconstruyera esta figura de bondad, de amparo, de escucha, de crear un espacio para la alegría, el duelo, la reflexión y la calma, que lo necesitamos en España y en Catalunya muchísimo más.

62783

1 Comment

Los comentarios están cerrados.