Luis Rial, 80 años de triunfos en la radio

Luis Rial

El Correo Gallego publica que Luis Rial Suárez (Santiago, 1942), cumple hoy 80 años siendo toda una leyenda de la radio compostelana, gallega, y española, a la que se ha dedicado durante seis décadas.



Desde El Correo Gallego, donde tenemos la suerte de contar con él, quisiéramos aprovechar esta fecha tan especial para repasar su trayectoria y algunas grandes anécdotas que el propio Rial contó en La Radio de Rial. 50 años de periodismo radiofónico, libro escrito por su compañero Javier García Sánchez.

INICIOS EN LA RADIO.
Luis Rial supo desde temprana edad que quería convertirse en locutor y, aunque no era un estudiante ejemplar, le llegó su primera oportunidad de la mano de José Antonio Arán Trillo y Antonio Pose para anunciar publicidad por Santiago a través de la megafonía. Tras un primer contacto con el periodismo en el SEU, empieza a escribir para el periódico La Noche y El Correo Gallego, obteniendo así su primer carnet de colaborador, presente en las imágenes. Pasó después por Radio Galicia en la SER, llevó la radio del campamento militar Monte la Reina, locutó en Vigo, vivió una convulsa etapa en Radio Nacional de España en Santiago, colaboró con Radio Cadena Española, con la Radio Autonómica… En definitiva, se construyó un amplio currículum en el mundillo.

POLÍTICA.
Diversas manifestaciones de todo tipo, desde la constitución de la primera Xunta hasta el golpe de mano contra Gerardo Fernández Albor… La política sirve como carta de presentación para este genio de la radio, que en el propio libro llamaba cariñosamente a Albor “mi presidente”. El mandatario, que elaboró el prólogo, señala en él que “uno tiene la impresión de que Luis Rial nació con un micrófono en la mano”.

En la obra, además, se incluyen fotografías que reflejan la gran cobertura que hizo Rial de la política española durante su paso por las emisoras: imágenes con Manuel Fraga, Jordi Puyol, José Antonio Ardanza, Alberto Núñez Feijoo, Emilio Pérez Touriño, Xosé Sánchez Bugallo…

ANÉCDOTAS.
Si algo dejan 60 años trabajando en la radio con éxitos continuos, son historias para contar. Y algunas de las más curiosas están recogidas en “La Radio de Rial”, contadas por él mismo, por lo que plasmaremos alguna aquí.

Una que pudo suponer algo más que un susto se remonta a una visita de Francisco Franco a Santiago. Rial debía informar sobre la misma, y Germán Antúnez Oliver, por entonces su director, le entrega un sobre enviado por la Casa Civil del Jefe de Estado y Generalísimo de los Ejércitos, que debía leer en la locución al pie de la letra. Y así lo hizo pese a percatarse de un claro error: tras el nombre de cada acompañante del dictador se había puesto “y señora”, incluído el Arzobispo de Santiago, que no tenía mujer.

Tras la emisión, dos agentes de la Policía Secreta se plantan en la sede de la cadena estupefactos por lo que acaban de escuchar, y se sorprenden aún más al ver que Rial se había limitado a leer el contenido del sobre. “Si yo no tengo el papel, seguro que lo hubiera pasado mal”, recalcó Luis al contar esta historia.

Además de la política, otra de las pasiones que explotó el locutor fue la de presentar los rincones y pueblos de toda Galicia, y lo hizo en globo. Los domingos, acompañado de Xerardo Rodríguez, Victoria Rodríguez y el piloto Alfonso Lubián, se subía al dirigible y narraba desde el cielo eventos como fiestas gastronómicas, contando con algún invitado especial que expusiese sus experiencias, y llegando incluso a celebrar cuatro bodas en globo.

Queda claro, a raíz de estas historias, que Rial tenía una forma peculiar de hacer radio, y en ocasiones, con un humor un tanto macabro, como expone a la perfección la última imagen que acompaña este texto. Esta fue tomada en Expourense, durante la celebración de la feria Funergal, en la que se presentaba todo lo que es necesario para cuando se produce un óbito. Al protagonista de esta anécdota le dió por presentar el programa de una forma novedosa, y no se le ocurrió mejor forma que realizar todo el programa desde el interior de un ataúd. “El mejor que había en la exposición, el más caro, perfectamente acolchado en su interior y de mi tamaño”, señalaba a Javier García en el libro, mientras este asegura que al ver las fotos se le remueve algo en el estómago y que él “no sería capaz de hacerlo, pero a Rial los retos radiofónicos le estimulan, aunque sea tan macabro como meterse dentro de un féretro”.

Desde este periódico, queremos expresar nuestro deseo a Luis Rial de que disfrute de su 80 cumpleaños con la gran pasión que le caracteriza.

71366

Sé el primero en comentar este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*