La Sotana: “Un poco más y vivimos de esto”: el proyecto con más mecenas de España es un ‘podcast’ del Barça en catalán



La Sotana

Jordi Pérez Colomé lo cuenta desde El País:

“¿Es verdad que el miembro viril de Messi es más grande que su fútbol?”, preguntó al futbolista Gerard Piqué el presentador de La Sotana, un podcast en catalán sobre el Barça. “Responde con un sí o un no”, le pidió. Piqué no cumplió: ”Comparar una cosa con otra es muy complicado”, dijo. Incluso intentó salvarse: “Tíos, esto es muy privado”, añadió. Otro miembro del equipo, Joel Díaz, insistió: “No, Gerard, a la gente le interesa”. Piqué al final admitió que “es de la mitad hacia arriba”. Los cuatro miembros del equipo estallaron en gritos de celebración: “¡Dale, Leo!”.

Esa entrevista con Piqué, emitida el 6 de septiembre, elevó a La Sotana a la cumbre del micromecenazgo en España. En apenas una semana lograron un 50% de nuevos mecenas y superaron los 3.000 y los 10.000 euros al mes. Ahora, tras perder un centenar, siguen siendo con casi 3.000 mecenas y 9.915 euros mensuales el mayor proyecto de España en Patreon, la plataforma más popular para creadores que buscan esa financiación. Siempre según datos de la propia compañía compartidos con EL PAIS, son también el segundo podcast más popular en Iberoamérica en dicha página tras los chilenos de Tomás va a morir, que tienen 5.488 mecenas. Entre todos los podcasts en Patreon del mundo, clasificados por la página Graphtreon, La Sotana es el 101, aunque está entre los primeros de Europa en lenguas que no sean inglés, tras al menos dos suecos y un alemán. El mayor podcast en Patreon del mundo es sobre crímenes, tiene 46.000 mecenas y su estimación de ingresos, no pública, estaría cerca de los 200.000 euros mensuales.

El proyecto más grande de España en Patreon era hasta hace poco una ONG que se dedicaba a rescatar animales, pero que cayó del pedestal por presunto fraude a sus patronos. El segundo podcast en España es sobre videojuegos y tiene 1.500 mecenas.

“Pensaba que nos daría 500 o 600 euros al mes para pagar el estudio y las cuatro cervezas de antes de entrar”, dice Andreu Juanola, el presentador, a EL PAÍS por videoconferencia. “Pero ahora un poco más y casi vivimos de esto”, añade. La Sotana se emite por YouTube y el podcast se cuelga en varias plataformas de audio. El único beneficio que ofrecen a sus mecenas es oír el programa dos días antes de que lo cuelguen en abierto. El año pasado locutaron algunos partidos del Barça en la plataforma de retransmisiones Twitch, pero lo han dejado esta temporada a cambio de hacer un programa mensual en un teatro, donde cobran entrada.

La Sotana es un programa de humor y del Barça. Su eslogan es “La radio en directe que t’entra pel recte”, que significa lo mismo que en castellano. En la mayoría de programas llevan a un invitado, hasta ahora sobre a todo periodistas deportivos catalanes. Con el crecimiento aspiran a llevar a personajes más célebres. Tras Piqué fue Jaume Roures, presidente de Mediapro. Han compartido con EL PAÍS algunos de los nombres que han contactado aún sin confirmar y son de mayor impacto.

Entre bromas sobre el miembro de Messi, Piqué también reveló lo mal que lo pasó en el último año de Pep Guardiola como entrenador, que le atosigaba tras haber empezado su relación con la cantante Shakira. Con la estrategia del humor sin límites se atreven también a todo tipo de comentarios, a menudo sin pensarlos. A menudo han sido protagonistas del famoso debate sobre los límites del humor con bromas sobre discapacitados o insultos a personajes públicos.

“Nuestro éxito se debe a tres cosas”, dice Juanola. “Primero, hablamos del Barça, con lo que la peña que nos puede escuchar es mayor. Segundo, somos cuatro personajes distintos que trabajan mucho sus guiones y tienen calidad. Tercero, la constancia. Nunca hemos pensado que habíamos fracasado porque nos escuchan 200 personas y habíamos calculado que debían ser mil en un año”, explica.

El éxito de La Sotana en Patreon tiene destellos remotos del de Ibai Llanos. Con su éxito, en Twitter se bromeó sobre el presunto “cambio de paradigma” de jóvenes que funciona fuera de los medios gracias a distintas plataformas de internet. En La Sotana no se lo creen. Tres de los miembros del equipo, Joel Díaz, Manel Vidal y Magí Garcia, trabajan para TV3, Rac1 y Catalunya Ràdio, los tres grandes medios audiovisuales catalanes. Juanola sale en un programa de deportes de TV3 como tertuliano pero sigue trabajando de comercial. Enric Gusó, el ingeniero de sonido e ideólogo del Patreon, es doctorando en la Universitat Pompeu Fabra.

“No creo nada en ese discurso”, dice Manel Vidal a EL PAÍS. “No se produce ningún cambio de paradigma en el mundo de la comunicación, se dan pequeños cambios técnicos o de formato, que acabarán absorbidos por los de siempre. Ibai no representa ningún cambio porque entretenimiento se ha hecho siempre, y futbolistas o famosos que hayan concedido entrevistas a amigos también ha pasado siempre, y segundo porque trabaja para Amazon (vía Twitch), que no es tan distinto de hacerlo para Prisa o Planeta. Y nosotros tampoco cambiamos nada, porque levantamos solo 10.000 euros al mes entre cinco, y que hacemos algo muy parecido a un programa de radio”, añade.

La entrevista a Piqué ha sido la más vista en YouTube de la historia de La Sotana con 164.000 espectadores, aparte de las plataformas de audio. Son cifras destacables para un programa en catalán. “Ayuda que lo hagamos en catalán, que es innegociable”, dice Juanola. “Si cambiamos ahora sería como el disco en castellano de [el grupo] Sopa de Cabra”, añade Vidal. A pesar de este éxito, La Sotana no tiene solo admiradores. “Hay mucha gente del Barça a quien no gustamos nada, dicen que hacemos humor de pedo, caca, pis, que siempre decimos lo mismo y solo insultamos y somos antipáticos”, dice Juanola. En la eterna división azulgrana entre nuñistas y cruyfistas, La Sotana es cruyfista.

Este cruyfismo les ha traído algunos de los momentos más memorables de su historia. Los dos primeros años de su historia La Sotana se grababa por Skype. Luego saltaron a un estudio de una radio local de Barcelona, donde grababan el programa para colgarlo luego, con mejor sonido. En esa época debían tener entre 3.000 y 5.000 oyentes, recuerda Vidal.

Desde su fundación en 2014, su éxito ha sido escalonado. El pequeño primer salto a la fama se debe a Twitter. Después de los partidos del Barça entre 2015 y 2017 hacían un hilo calificando a cada jugador del Barça bajo un lema. Uno célebre fue el de la remontada ante el Paris Saint Germain en 2017, con el tema ”milagros”: “San Arda Turan, patrón de los notarios. Porque es imposible cobrar más por solo media hora de trabajo, y que encima la gente quede contenta” o Messi: “Dios omnipotente señor nuestro. Hay que creer siempre, ciegamente, pase lo que pase, básicamente porque tiene las llaves del cielo. Tenemos que adorarlo siempre porque el día que no esté esto será un infierno”.

Esos hilos los vieron en La Ser. Sique Rodríguez, director del programa Què t’hi jugues, reciente ganador de un premio Ondas, les fichó. “Son buenos”, dice a EL PAÍS en un mensaje de audio. “Es un programa diferente, irreverente, que ha creado comunidad, que tiene gracia, desacomplejado. En los medios convencionales debemos estudiar casos así porque un debate que debemos afrontar es si en el futuro los medios serán menos necesarios para enviar tus mensajes y si los programas son sostenibles por sí mismos”, añade.

En un dial entonces secundario de la cadena, SerCat, La Sotana fue bien, pero no lo suficiente. No les renovaron, pero tampoco les despidieron. Hubo momentos recordados como tuits sobre Irene Villa o un rap sobre Santi Nolla, director de El Mundo Deportivo desde hace 30 años, donde hacían rimas fáciles con su apellido y le acusan de “periodismo clientelar” y “fiel al nuñismo”. “Es cierto que eso generó tensiones, pero en dirección tenían claro que era un producto que traspasa la frontera y que siendo cierto que hubo presiones y tensiones también es cierto que lo que se ha vendido de que los despedimos porque no encajaban o porque se pasaban, es falso”, dice Sique Rodríguez. Este periódico ha mandado mensajes a Nolla por si quería dar su opinión, pero no ha respondido.

Rodríguez les ofreció a cambio ir a su programa por separado, de uno en uno. No cuajó, les salieron otros trabajos y decidieron volver a trabajar juntos. Poco después empezaron en la radio de Btv, un canal público de la ciudad de Barcelona. Aquella experiencia acabó peor y fue el preludio del Patreon. “Cuando tuvimos la oportunidad de acogerlos, porque no era contratarlos, en mi entorno me advirtieron de que ‘ojo, que se les va la olla’”, dice Sergi Vicente, director de Btv por teléfono a EL PAÍS. “Visto en perspectiva, cuando te casas con alguien al principio todo son buenas intenciones y aunque suponga algún problema piensas que con cintura ya lo superaremos”, añade.

El villancico de Bartomeu
En el último programa antes de la Navidad de 2019, dedicaron un villancico al entonces presidente Josep Maria Bartomeu, donde le llamaban “pedazo de cabrón” y le acusaban de cobrar comisiones. El Barça mandó un burofax para que retiraran el contenido, firmado por Román Gómez Ponti, hoy investigado por la Justicia junto a otros miembros de aquella presidencia. Aunque el villancico aún está en YouTube, entonces lo retiraron.

“El Barça presionó porque no le hizo ninguna gracia, pero lo hubiera podido defender”, dice Vicente. En el siguiente programa en Btv se metieron con el Espanyol: “También hubiera defendido lo del Espanyol, porque cruzaban muchas líneas. Había momentos que insultaban directamente. La gente de Btv me decía cómo se pasan, pero hubiera podido resistir y era mi compromiso inicial”, añade.

Vidal ante tanta polémica temía que se autocensuraran sin quererlo. Pero no lo hicieron. Incluso colgaron clips descontextualizados en Twitter con sus gags más duros, por si faltaban argumentos. El argumento final para Vicente fue un par de bromas sobre Isidre Esteve, un piloto discapacitado que corría el Dakar. “Aunque como oyente pueda hacerme gracia y creo que los límites del humor pueden ser amplios, como medio público tenía una responsabilidad superior. Tuve que tomar una decisión difícil, anticipé la tempestad que vendría”, dice Vicente, y cerró el programa.

“No sé si la discapacidad sin el villancico hubiera sido igual”, dice Vicente. “Les había avisado y tenían muchos recursos sin cruzar estas líneas que me ponían en un compromiso. Siempre han reivindicado esta libertad, pero por otro lado cuando ellos individualmente hacen cosas en otros medios, nunca cruzan estas líneas. En Rac1, TV3 o en Catalunya Radio no les dejan. Nuestro error fue no haber anticipado que nos pondría en el precipicio. Me alegro de que salieran de aquello. Si les hubiera supuesto un obstáculo en su progresión me sentiría mucho peor”, añade.

El estandarte de la libertad de expresión sirvió para la campaña inicial del Patreon. Pero nunca hubieran previsto un éxito así. “Hicimos las promesas para los mecenas cenando en un frankfurt” [establecimiento de perritos calientes], dice Vidal, sin apenas pensarlo. Ahora ven que el éxito les puede comer: “Voy a dar una exclusiva”, dice Vidal. “Cambiamos lo de que haríamos un programa cada día por 12.000 euros al mes y pusimos 24.000 euros porque seguro que no llegaremos nunca”, añade. “Con un programa al día La Sotana perdería mucho”, dice Juanola para convencerse de que no llegaran.

66558