Ana Morgade (Europa FM) se viste con un portatrajes en la Seminci para reivindicar todo tipo de cuerpo



Ana Morgade

Ana Morgade se merece toda la ovación que está recibiendo y que esta vez no se debe a su comedia. O, bueno, no del todo. La cómica, que ya se mostraba irónicamente «igualita que Pilar Rubio» después de dar a luz, ha mandado otro potente mensaje body positive con su paso por la alfombra verde de la Seminci, la Semana Internacional de Cine de Valladolid. «Por fin he dado con el vestido de mi vida», escribe después en redes sociales. Pero el vestido no es un vestido: es el portatrajes que la artista se ha calzado como protesta por la dificultad que las mujeres, especialmente las que no tienen un cuerpo con medidas de modelo, encuentran para vestirse antes de este tipo de eventos.

Las alfombras rojas se han convertido en una competición nada saludable por quién lleva el modelito más imposible: estimulante, sí, pero una forma de someter al cuerpo de la mujer al más estricto de los cánones. En los showrooms, casi toda la ropa tiene la misma talla, dificultando mucho la tarea a los cuerpos que se parecen a los nuestros y tienen que desfilar por algún photocall de altura. De ahí el gesto que ha realizado la presentadora: pasar del vestido y enfundarse, en su lugar, la bolsa del vestido, para transmitir con ese gesto una fuerte protesta y, a la vez, hacerlo con el sentido del humor que es su seña.

El manifiesto ‘body positive’ de Ana Morgade
«Sí, es un portatrajes», escribe Morgade bajo la foto en la que revela su modelito en Instagram. «Durante días sufrí pensando qué llevar a la alfombra de Seminci, porque siempre me sucede lo mismo: en los showrooms casi nunca puedo ponerme lo que me gusta, tengo que ponerme lo que me abrocha».

«No tengo un cuerpo de talla estándar, por supuesto no soy modelo, y no me es nada fácil encontrar un vestido que no me haga sentir terriblemente mal hecha. Durante muchos años he salido a posar con ropa que no me encajaba muy bien, aterrada, pensando que es mi cuerpo el equivocado. Pero no, era mi actitud la errónea. Mi cuerpo es perfecto para lo que soy y a lo que me dedico: la comedia. No puedo cambiar qué se considera un cuerpo aceptable o no, y mucho menos cambiar mi autoestima de un día para otro, y mi relación más o menos despiadada con mi cuerpo (que acaba de hacer la proeza de fabricar a una personita, así que creo que se merece que lo mime un poco)».

«No me aprieta, no me tira, no me asusta y representa lo que soy»
La humorista explica cómo se le ocurrió esta idea, de bombero, pero absolutamente perfecta: «Dándole vueltas de madrugada, rumiando qué lucir esta vez, pensé: si es que me queda mejor la bolsa que el traje… Y voilà. Aquí me tienen, señoras. Orgullosa y feliz, con un traje que no me aprieta, no me tira, no me asusta, y representa lo que soy, mejor o peor: una comediante. ¿Y saben qué? Es la primera vez que no me apetece ponerle filtros a la foto».

Andrea Duro, Angy, Tania Llasera, Dani Rovira, que charla con ella en La noche D… su industria la aplaude y le dice que es «la JEFA» por atreverse a llamar la atención sobre este problema y por hacerlo de esta forma tan original.

66577