La nueva estructura directiva de Ábside Media – Grupo COPE no termina de funcionar



COPE Gandia - Onda Naranja

Fernando Cano publica en elespanol.com que el pasado 26 de noviembre el grupo Cope estrenó un nuevo equipo directivo a propósito de la integración de la emisora y la televisión Trece bajo un solo paraguas: Ábside Media. No obstante, dos meses después de este anuncio la nueva estructura con tres directores generales sigue sin estar engrasada.

Las fuentes consultadas por este periódico indican que Lucía Fernández del Viso, Javier Visiers y Montserrat Lluis no terminan de ponerse de acuerdo en las decisiones y en el rumbo que debe tomar la compañía, lo que lastra el desarrollo empresarial de la nueva empresa.

Una situación que ha generado cierto descontento en el segundo nivel directivo de la emisora y en algunas de sus grandes estrellas como Carlos Herrera. De hecho, el propio Herrera ha comentado a sus más cercanos su preocupación por la falta de coordinación del nuevo equipo y su influencia en la marcha comercial de la emisora.

Herrera incluso ha llegado a señalar que «no puede tirar del carro solo» y apela a una mejor organización del nuevo equipo directivo. El comunicador es una voz autorizada en Cope, por lo que seguro que sus palabras no caerán en saco roto. Quienes conocen la dinámica de la emisora coinciden en que tiene línea directa con el presidente Fernando Giménez Barriocanal y que éste le pide consejo cada vez que puede.

Herrera es también la principal fuente de ingresos de la emisora de los obispos y el rey Midas que ha logrado transformar cinco años de fuertes pérdidas en ingresos saludables que han repercutido en un lustro de beneficios consolidados. Razón más que suficiente para que sus sugerencias sean escuchadas en la planta noble de la cadena.

Beneficios de COPE
Entre 2010 y 2015 Cope acumuló unas pérdidas de 23 millones de euros (9,1 millones en 2010; 3,7 millones en 2011; 2,3 millones en 2012; 1,4 millones en 2013; 4,7 millones en 2014 y 1,8 millones en 2015), mientras que con Herrera ha ganado más de 24 millones (4 millones en 2016; 6,5 millones en 2017; 6 millones en 2018 y 7,7 millones en 2019).

Pero el dato decisivo que refleja esta importancia es la inversión publicitaria. Los datos publicados por InfoAdex indican que la emisora de los obispos facturó 113,5 millones de euros en publicidad durante el curso 2019, lo que ya la sitúa con el 27% de la cuota del mercado radiofónico. En 2015, el último año completo sin Carlos Herrera, la cadena facturó 88,8 millones de euros.

En noviembre la cadena anunció la creación de Ábside Media, una nueva sociedad que agrupará todos los negocios de medios de comunicación de la Conferencia Episcopal. De esta manera, COPE y Trece compartirán compañía matriz.

Según comunicaron los propios obispos, la nueva sociedad será la propietaria del 75% de COPE y del 99% de Trece. Es decir, la Conferencia traspasa sus participaciones íntegras en estos negocios a la nueva compañía. En la plantilla se cree que este movimiento persigue maquillar la fuerte deuda de Trece y absorber este montante -superior a los 80 millones- en la nueva estructura.

De esta manera, creen que se utilizaría parte de la liquidez de la emisora -rentable desde hace cinco años- para equilibrar los problemas financieros de la sociedad naciente.

Nueva estructura
La nueva compañía está dirigida por Ignacio Armenteros como consejero delegado del grupo -reportando directamente a Fernando Giménez Barriocanal- y tiene tres directores generales: Lucía Fernández del Viso, Javier Visiers y Montserrat Lluis.

Del ámbito financiero y operativo se ocupa Lucía Fernández del Viso, en la última etapa directora general de Trece. Javier Visiers, subdirector general de Cope, pasó a ser director general de COPE y responsable de los contenidos de actualidad del grupo, mientras que Montserrat Lluis, también subdirectora general, fue nombrada directora general para emisoras musicales, Trece, desarrollo digital y comunicación. José Luis Restán continúa como director editorial y adjunto al presidente.

Una estructura que no convence a Herrera ni a la plantilla de COPE. Lo cierto es que además de no actuar coordinadamente, el nuevo equipo no tiene claras cuáles son sus nuevas competencias ni cuáles son las parcelas que le corresponden.

Del mismo modo, pese a que Cope dice que se mantendrán independientes los negocios de Radio y Televisión, todo parece indicar que se migra hacia una fusión de las facturaciones y de los contratos comerciales, algo que no gusta en los comunicadores ancla como Herrera. No trabajan para Trece y, por tanto, no les interesa que la emisora sea lastrada por la televisión.

62604