José Miguel López (ex Radio 3): «Tengo más marcha que Miguel Ríos, RTVE se equivoca muchísimo»



José Miguel López

Ana Del Río le ha entrevistado para nuevecuatrouno.com.
El jarrero José Miguel López ha dicho adiós este domingo a la radio después de 44 años frente de los micrófonos, 34 de ellos como director de ‘Discópolis’. Tantos años disfrutando de este medio y haciendo disfrutar a sus oyentes han hecho que se convierta en una de las voces más históricas de la radiofusión española. Asegura que se va «por la puerta grande y con la satisfacción de haber cumplido», algo que no todos pueden decir cuando se retiran.

– En primer lugar, ¿cómo está?
– Este viernes ha sido mi último programa diario, pero el definitivo es este domingo. Me siento bien, con la satisfacción del trabajo bien hecho. Creo que RTVE está obrando incorrectamente porque esta dilapidando un capital humano importante. Me siento fuerte. Con ganas. Tengo más marcha que Miguel Ríos, que es trece años mayor que yo y si tengo más marcha que él es que tengo todavía muchas cosas que ofrecer, pero no me dejan hacerlo. Por esa parte me siento enfadado. Creo que la empresa se está equivocando muchísimo.

– ¿Qué es lo que va hacer ahora?
– El día 23, que es miércoles, es el fin de mi relación laboral. Porque no es que se acabe ‘Discópolis’. No. Es que me finiquitan. Acaban con mi relación laboral. Y esto es mucho más gordo que terminar con un programa porque yo empecé hace 44 años, el 1 de abril de 1977, y entonces rompen ese contrato después de haber sido fiel a la empresa tantos años. Que cuidado, si mi puesto de trabajo fuera para una persona joven, un chico o una chica que les encante el periodismo y la música, yo encantado, le doy el relevo ya. Porque yo ya he cumplido. 44 años son muchos. Pero desgraciadamente la experiencia demuestra que no va a ser así. Yo soy muy incrédulo al respecto de esos planes que te crees que te venden una moto y luego no es verdad. En el fondo nos echan porque somos caros. Quieren reducir el salario con la gente joven a la que van a pagar una porquería de sueldo. Esa es la santa realidad.

– Han sido muchos los años que lleva poniéndose delante de los micrófonos, ¿cómo va a ser la despedida?
– Pues nada será decir adiós, hasta luego. No va a haber homenajes, no va a haber ningún acto, al menos no me lo han comunicado. Si lo hay sería una sorpresa enorme, pero no lo va a haber. El miércoles dejaré de fichar y me quedaré en mi casa tan feliz. De momento voy a descansar, voy a asumir lo que supone esto. Tendré, como se dice vulgarmente, un alivio de luto. Estaré unos meses adaptándome a mi nueva situación y luego ya veremos. Después de las vacaciones, pues yo que sé. Hay que tener en cuenta que yo empecé de periodista genérico en el año 77 y luego la vida me llevó hacia un programa. Fernando Argenta me encargó un programa de música que es ‘Discópolis’ y eso es desde el año 87 (5 de enero de 1987). Desde entonces he estado hablando todos los días, y en los últimos años incluso los sábados y domingos. Pero como desconozco cómo se siente una persona que no tiene que hablar al día siguiente después de estar delante del micrófono 11.353 programas, no sé que va a pasar. Me gusta mucho el micro y me gusta la relación con los oyentes, que es lo mejor que me ha pasado en mi vida. Es una satisfacción total. Me voy por la puerta grande, con la satisfacción de haber cumplido. De tener a los amigos y amigas ‘Discopolitas’ satisfechos. Les he entregado todo y ellos a mí. Eso es algo muy gratificante, que es algo muy difícil de conseguir en un trabajo. Pues yo lo he conseguido. Eso me satisface plenamente.

– ¿Qué es lo que más va a echar de menos de la radio?
– El calor de los oyentes, eso es lo principal. Porque ‘Discópolis’ en concreto ha sido un programa muy interactivo, de mucha relación, de que yo he dado mucho a la audiencia pero que la audiencia me lo ha devuelto. Es que en la última semana he recibido como cien discos y veinte libros. Y eso que saben que me voy a jubilar y que no lo voy a poder poner porque no tengo tiempo material. Esa interrelación tan brutal es espectacular y voy a echar en falta eso. Lo supliré con los amigos, que afortunadamente tengo muchos.

– Como jubilado, ¿en qué va a invertir su tiempo?
– Pues seguramente escriba un libro de memorias. No voy a hacer podcast, porque RNE y Radio 3 es mucho y yo no puedo sustituir ni los medios técnicos ni la audiencia masiva que tenemos. Eso yo no lo puedo sustituir. Entonces no tengo necesidad de hacer un podcast, pero sí tengo ganas de contar mi experiencia. Porque tengo una faceta académica que me gusta y entonces contar qué es la radio, cuáles son sus problemas técnicos, cuál es el material, cómo te abasteces de las noticias, en este caso musicales… eso sí quiero contarlo. De jubilado me imagino que estaré con la familia, con los amigos y supongo que tendré tiempo para escribir el libro.

– Dispone de una gran colección de discos, ¿qué va a hacer con ella?
– Por ahora voy a disfrutarlos. Tenemos que tener en cuenta que yo he trabajado con discos y ahora esos discos los voy a escuchar por placer, no por trabajo. Hay muchos discos y me gustan. Tengo un almacén expresamente de discos ordenaditos. Luego tengo mi discoteca en mi casa, no en el comedor porque sino lo inundaría, sino en un sótano donde voy a escucharlos por placer. Lo que sí me gustaría saber es si existe alguna entidad donde en algún momento lo pudiera donar, porque ya sé que ahora los discos no los quiere nadie, pero hace diez años nadie quería los LP y ahora hay que ver cómo se han revalorizado. Mi discoteca es muy grande y la quiero compartir. No quiero que se vaya al contenedor de la basura. De momento tengo sitio, pero a lo mejor algún día dejo de tenerlo. Mi biblioteca musical es posiblemente una de las mejores que hay en España, a nivel privado seguro y a nivel público posiblemente también. Tengo una biblioteca musical extraordinaria que he ido consiguiendo a lo largo de 45 años y tengo maravillas, verdaderas joyas. Actualmente están en mi casa pero si alguna institución está interesada pues yo estoy encantado de hablar.

– ¿Ha pensado en acercar esas joyas a La Rioja?
– Sí lo he pensado. Hablé con el anterior gobierno municipal de Haro para ver si en el nuevo espacio que había en la Plaza de Mercado se podía hacer algo, pero parece que han surgido humedades y las conversaciones no prosperaron. Incluso aquí en Madrid me han empezado a tantear ahora, pero les he dicho que ahora que voy a tener tiempo voy a reflexionar, pensar y tomar una decisión adecuada, objetiva, oportuna. Hasta ahora no he podido hacerlo, pero a partir de este domingo sí que voy a poderlo hacer. Pensaré cómo lo hago, dónde, cómo lo estructuro… porque discos hay muchos y mucha gente tiene muchos, libros musicales quizás no tantos. Pero los discos pueden servir para dar cursos educativos, no se. Tengo tanto material que tengo que pensar cómo lo comparto porque quiero seguir compartiéndolo con la gente. No quiero que todo esto se quede solo en mi casa.

– ¿Suele seguir visitando La Rioja con frecuencia?
– Por supuesto, tengo familia en Haro. Ya mis padres desgraciadamente murieron hace ya un par de años, pero tengo familia larga y mucha de ella relacionada con la música. Tengo un sobrino segundo, Eduardo Chávarri Alonso, que es una joya, es un músico extraordinario. Pero como las juventudes tienen tantos problemas para meter cabeza… pero este chico es muy bueno y voy a verle de vez en cuando. Hablamos de música, comentamos, es un investigador también importante. También voy a ver a mis amigos. Cuando voy al bar Beethoven estoy encantado de la vida. Además será un sitio donde me pierda cuando tenga que perderme.

– ¿Qué es lo que más le gusta de su tierra?
– El buen humor. La buena gente (risas). La reunión de las cuadrillas con el vinito, eso es lo que más me gusta. Un vino, unas chuletas al sarmiento, los amigos, hablar y cantar. Eso es la felicidad.

64774