Jordi Basté (RAC 1): “Soy muy del género negro y me relajo matando gente en la ficción”

Jordi Basté

Es su duodécima temporada ante «El món a RAC 1«. Hace una semana, le otorgaban el Ondas al mejor presentador de radio. El jurado destacó que «ha llevado la radio catalana a cuotas de audiencia récord» con un «estilo muy personal» y que ha sabido atraer nuevos oyentes, sobre todo público joven. Agradeció el premio recalcando el trabajo del equipo. Gemma Busquets le ha entrevistado para El Punt Avui.

– El Ondas básicamente por ellos. En cualquier tipo de trabajo es imprescindible el buen ambiente de trabajo. Si no está, es imposible que funcione el engranaje. Somos un grupo de gente que hemos crecido juntos con el programa y creo que es la clave de su éxito y también el motivo del Ondas; son imprescindibles en mi vida profesional y en el programa.

– Y en un trabajo, el periodismo, que en el contexto actual, es exigente y apasionante. ¿Ha habido renuncias, peajes personales?
– Hace más de dos décadas que hago horarios irregulares. Es evidente que ha habido un hándicap en el tema familiar; para poder llevar a mis hijas a la escuela me levantaba a las siete cuando me había ido a dormir a las tres; estos últimos años ha sido imposible llevarlas a escuela. Ha habido una especie de dejadez involuntaria respecto a mi relación familiar. El Ondas es también para la familia que ha sabido blindarse me en este aspecto.

– ¿Es un trabajo egoísta?
– Es un oficio. El periodista Ramon Besa me habló así, del periodismo. Oficio es ser panadero, cerrajero, pastelero… también periodista. No es una cuestión de egos, es un oficio. El periodismo, la comunicación tiene un magnetismo, una capacidad de atracción tan bestia que raramente miras el reloj; nos pasa a todos.

– Dijo que le había costado mucho renovar. ¿Por qué?
– Por muchos motivos. Primera obviedad, soy un año mayor y me cuesta más todo. Segunda, es evidente que jugar muchos partidos con el Madrid te gusta mucho, pero cuando juegas muchos también tienes más desgaste. Y el año pasado todo eran partidos contra el Madrid. Políticamente había mucha presión mental y ambiental. En abril me planteé dejarlo. Pero una serie de elementos colaterales me hicieron pensar en un año más, de momento. Por un lado, el equipo y porque después de la temporada que vivíamos no me atrevía a romper el cordón umbilical. Y por otro, porque tengo la sensación de que el relato continúa y me gustaría explicar algún final de la novela.

– Wyoming ha roto el relato de la izquierda española y en La Sexta ha denunciado que hay presos políticos. ¿Se verán más cambios de opinión y de medios?
– Ha salido Wyoming pero también Víctor Manuel, que no cree en el independentismo y la voluntad de votarlo. Pienso que cada uno se ha situado a su lado de la trinchera. Tengo la percepción de que hay menos miedo a decir que deberían estar fuera de la cárcel. Hay un sector en España que no tiene miedo de expresarlo, de decir públicamente que es un barbaridad.

– Además de continuar ‘jugando con el Madrid esta temporada se ha añadido un peso pesado en la radio en catalán: Cuní en Radio Barcelona. ¿Teme por el EGM?
– Será muy difícil repetir los resultados de hace un año. Los acontecimientos hicieron que hubiera un consumo de la radio generalista muy alto. Espero que haya nuevos oyentes de radio que se añadan al proyecto de Cuní y aplaudo que una emisora de ámbito español como es la SER y una emisora con tanto contenido histórico por la radio en catalán como es Radio Barcelona haya apostado por una mañana en catalán como ha hecho. Lo dije el primer día: ‘Josep, bienvenido y cuantos más seamos más reiremos’.

– Radio con horarios irregulares, acaba de publicar un segundo libro y prepara un programa en TV3. ¿De dónde saca el tiempo?
– Me gusta mucho escribir; siempre he escrito. Y la tele ya veremos como lo compaginamos. Ahora empezamos a grabar. Son trece episodios. Es un programa semanal sobre ciencia ficción que pasa al presente. Veremos casos prácticos que están pasando y diremos ‘no es posible!’ Son cuestiones de salud, movilidad, relaciones de pareja, enseñanza …
Hay un episodio que me gusta mucho la serie Black Mirror, el de la chica obsesionada por los likes en las redes sociales; lo que explica aquel episodio está pasando. Los casos que trataremos son ‘ciencia ficción’ que pasa ahora. La idea es que se estrene el primer trimestre del 2019.

– ¿Escribir novela negra es una terapia evasiva?
– No te puedes imaginar! Es moda hacer meditación, yo me relajo matando gente en la ficción. Mi madre era muy lectora de Agatha Christie y yo del Carvalho del Vázquez Montalbán, también Patricia Cornwell… soy muy del género. Me gustan mucho las películas de miedo y de pequeño veía Boris Karloff, Fumanchú. He vivido mucho en el mundo negro y me ha fascinado siempre. Ahora con Marc Artigau ya estamos preparando la tercera novela sobre el detective Albert Martínez.

53698