Jordi Basté (RAC 1): «Aquí se ha hecho una declaración de independencia de las muñecas de Famosa»



Jordi Basté

Mariano Alonso le ha entrevistado para ElEspanol.com:
Jordi Basté i Duran (Barcelona, 1965) nos atiende por videollamada desde la redacción de RAC 1. Acaba de terminar su progama El món, líder de audiencia en Catalunya desde hace años y con más oyentes que todos los de Catalunya Ràdio, la emisora pública. Esta semana, la última de la campaña electoral catalana, ha tenido entre sus entrevistados al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y al líder de la oposición, Pablo Casado, al que para sorpresa de muchos entrevistó en catalán, mientras que la conversación con el líder de Podemos fue íntegramente en castellano.

Ambos dejaron titulares que han tenido amplio eco. Casado cuando aseguró que no compareció el uno de octubre de 2017 (cuando era vicesecretario de Comunicación del PP que dirigía Mariano Rajoy) porque no estaba de acuerdo ni con el referéndum ilegal de los independentistas ni con, le confesó a Basté, «quienes decían que ahí no se estaba votando»; Iglesias se reafirmó en su diagnóstico sobre la falta de «normalidad democrática» en España. «Es la puñetera verdad», afirmó ante el micrófono de RAC 1.

Basté es, a escala catalana, lo que a escala española puedan ser Angels Barceló, Carlos Herrera o Carlos Alsina. Un periodista importante, conocido, influyente y, last but not least, con acceso al poder. Una voz muy escuchada y a la que escuchar, más aún la víspera de las elecciones catalanas de este domingo.

  • Los independentistas han firmado que no pactarán con el PSC. ¿Hasta qué punto hay que tomarles la palabra?
  • Pere Aragonés lleva toda la campaña negando cualquier acuerdo con los socialistas, incluso si le apoyaran desde fuera. A mí me ha recordado mucho a lo de Artur Mas cuando fue al notario para firmar que no pactaría con el PP. Con una diferencia, que no hay notario.
  • Aquí lo más sorprendente es que de nuevo Twitter vuelve a ejercer un papel preponderante en las campañas electorales, sean catalanas, vascas, españolas o incluso a nivel europeo. El ejercicio de fuerza que está manteniendo Twitter en estos momentos es muy preocupante para la política en general.
  • Esto es un perfil que no tiene ni 500 seguidores [se refiere a Catalans Per la Independència] y para ellos es fantástico y maravilloso, y se les tiene que felicitar, que empezaron una campaña para que ningún partido independentista pactara con el PSC. La sorpresa fue cuando el miércoles por la tarde [la entrevista se realiza el jueves a mediodía] la mayoría de medios de comunicación supimos de la existencia de un perfil o plataforma, como se quiera, que había conseguido que los principales partidos independentistas catalanes hubiesen firmado un documento para no pactar con el PSC.
  • Enlazando con su reflexión sobre las redes. El ruido que generan afecta, como ha dicho, a la actividad política, pero también a la mediática. Parece que en ellas una minoría puede hacer el suficiente alboroto como para condicionar o incluso silenciar a la mayoría.
  • Este es un debate que me fascina y que casi me aturde, muchas veces. Entrevistando un día a la actriz Leticia Dolera me dijo que tuvo que ir al psicólogo por las críticas que recibía en las redes. Por suerte ha podido ya desconectarse. Yo lo pasé muy mal también por esto.
  • En el programa hablas de política, pero es que además hablas de política catalana, española, europea y americana, pero además hablas del Barça y del Madrid, del Teatro… Siempre digo que Twitter es un sitio en el que cuando tú dices: «Buenos días», siempre hay alguien que te contesta: «No ves que está lloviendo, gilipollas».
  • Yo hace unos años estaba paseando con un director mío, camino de un restaurante, por el centro de Barcelona. Yo estaba muy afectado por insultos que había recibido. Él me preguntó: «¿Cuánta gente te ha insultado? ¿trescientas? ¿mil?».
  • Empezamos a calcular las personas que podía haber en cada edificio, haciendo una estimación de las que cabían en cada planta. Llegamos a la conclusión de que era como si en un edificio concreto, en el que cabían 14.000 personas, solo me habían insultado mil, que es mucha gente, eh.
    Pero si tú sigues caminando, me explicaba, en esta calle nadie más te ha insultado, en este barrio nadie más te ha insultado, en esta ciudad nadie más te ha insultado, ni en este país, ni en este continente… Y te estás preocupando por un puñetero bloque de edificios. Me dijo: pues no pases por aquí y ya está.
    Creo que, como dijo un director de teatro excelente, David Selvas, «tendemos últimamente, de una manera exagerada, a mirar demasiado el teclado, y no mirarnos a los ojos». Me quedé con esa frase. Le dieron el Premio Butaca y le habían criticado mucho porque en una de sus obras aparecía un personaje negro interpretado por un actor que no era negro. No dijo algo que debería haber dicho, que es que él tiene una hija, adoptada, que es negra. Esto hubiera matado todas las críticas.
    El periodista Santiago Segurola, que es colaborador mío en el programa, dice siempre que se borró de Twitter porque le parece un bar de borrachos. Él me pregunta siempre: «¿Tú entrarías en un bar donde la mitad de la gente va encapuchada?». Creo que está muy bien explicado. ¿Qué pasa? Que no entrar en ese bar te aisla y te priva de mucha información, que hay mucha y muy buena, y de mucha opinión, que hay mucha y muy buena.
    Si tú opinas, a lo mejor desde un punto de vista muy monárquico, que es absurdo que la Infanta Leonor se vaya a estudiar fuera cuando hay una educación aquí excelente, pues es simplemente una opinión, que podemos debatirla tú y yo. Lo que no puede ser es que te entren unos señores encapuchados al insulto. Muy a favor de Twitter, pero muy difícil poder entrar en Twitter, y ya en campaña electoral ni te cuento.
  • ¿Qué le parece la polémica por el rótulo sobre la Infanta en TVE?
  • Es un error, puede ofender a mucha gente, y más en una televisión pública. Es imputable a TVE porque es el medio en el que ha ocurrido, pero hay que empatizar con lo que pasa, pensemos como pensemos.
    Yo me imagino que lo que pasó fue que un tío, no sabemos si antimonárquico, o más monárquico que el Rey, no sabemos quién es [la entrevista se realiza cuando aún no se conoce el nombre del autor del rótulo, que él mismo reveló en Twitter] pero de ahí a lo que ha pasado hay un abismo.
    Que la Administradora única, Rosa María Mateo, una periodista a la que yo admiraba cuando era pequeño, diga que hay que echarlo, me parece una exageración bestial. Estamos extremándonos todos, en las opiniones y en las actuaciones.
  • Vox es la principal novedad, o la principal irrupción de la campaña catalana. El otro día un columnista catalán afincado ahora en Galicia, José García Domínguez, ironizaba afirmando que «mucha modernez cool en Barcelona, pero aquí no tenemos a Vox y allí va a entrar con mucha fuerza». ¿Qué le parece?
  • El independentismo se pensó, y esto me lo dijo un independentista extremado, que la gente que se sentía española en Catalunya no era radical, o no podía sentirse radical. Uno de mis mejores amigos, que es muy de izquierdas, en 2017 decidió votar a Ciudadanos. Le pregunté por qué y me dijo algo que me gustó mucho: «Es el único que me garantiza que no va a haber independencia, y que me lo garantiza de una manera contundente».
    Yo le dije que eso también lo garantizaba el PP y el me dijo que es un partido de «derecha» y él no es de derechas. Ahora me dice que va a votar al PSC, y me lo explica así: «Mira, yo voté el no pasarán, no voté el ‘a por ellos'». Es un matiz muy importante, y creo que explica por qué el PSC va a crecer a costa de votantes de la izquierda y de la derecha.
    El independentismo ha perdido la batalla, es evidente, ya veremos si la guerra. ERC ha visto muy claro que es un partido de larga duración. Aquí, como digo, se subestimó a una parte de la población que no quería la independencia, y se pensó que la gente se quedaría en casa. Bueno, pues la gente ha ido a votar, porque no hay nada más maravillosamente íntimo que cuando depositas tu sobre en una urna.
    ¿Qué pasa ahora con Vox? Vamos a ver, en Galicia no hay un debate identitario nacionalista, eso en Cataluña existe. Ha aparecido Vox porque está desapareciendo Ciudadanos, porque está desapareciendo el PP…
  • Pero en Andalucía tampoco hay un debate identitario y allí fue donde irrumpió Vox por primera vez con mucha fuerza, en 2018.
  • Vox es un partido que lo simplifca todo. El programa electoral del PP tiene ciento y pico páginas, el del PSC igual y el de Vox tiene una página, una. Son diez puntos. Ignacio Garriga tiene unos argumentos muy simples, muy claros, eso sí. El otro día Alejandro Fernández, que estuvo magnífico en el debate de TV3, magnífico [enfatiza gestualmente su afirmación] le dijo: «Usted quiere cerrar el Parlament, pero con usted dentro».
    Vox ha irrumpido en un momento de crisis económica evidente, con una incertidumbre muy fuerte y con una pérdida de tirón de Ciudadanos. Su discurso es, como digo, muy simple: independentismo, inmigración, feminismo, LGTBI… todo aquello que es cuestión identitaria, que tiene su público.
  • Me interesa su opinión sobre el debate de TV3, no es el único que elogia el papel de Alejandro Fernández. Por ejemplo la periodista Neus Tomás dice que fue el ganador pero que «el problema es que sus votantes, y los que están ya en el saco de Vox, no miran TV3». Según el CEO, el conocido como CIS catalán, en seis años TV3 ha perdido la mitad de su audiencia no independentista, que más o menos en 2014 el 24% de esos votantes se informaba por TV3 y ahora han caído casi a la mitad.
    -. Yo soy muy fan de TV3. He trabajado allí y no voy a hablar mal. Creo que está mucho más castigada por la política que por la ciudadanía. Llevan años siendo líderes de audiencia y hay estudios que demuestran que sus informativos son los más centrados.
  • Pero, ¿no ha perdido influencia entre los no independentistas? Aunque paradójicamente los datos que le comentaba coinciden con una época de gran éxito de la televisión autonómica, con programas líderes en su franja, como FAQS.
  • Evidentemente cometen errores, y algunos de ellos graves, por supuesto. TVE es residual en Catalunya. Habría que preguntarse por qué. O por qué TV3 es la emisora que informativamente es la más vista, siete u ocho puntos por encima de Telecinco o Antena 3.
    Se habla de TV3 pero no de otras televisiones autonómicas que tienen audiencias residuales. Es mucho más rentable TV3 para el significado de Catalunya que otras autonómicas por la audiencia. Yo invito, de verdad, a la gente que no es catalana, a ver programas de TV3, y se llevarán una sorpresa y quedarán fascinados por muchos programas. Podemos poner la lupa donde queramos pero TV3 tiene programas que no se hacen en otras televisiones.
  • ¿Tiene que ser TV3 tan, permítame la expresión, puntillosamente monolingüe? Hasta el punto de que alguien proteste porque se hable un minuto en castellano.
  • El idioma principal tiene que ser el catalán, sí. Porque vivimos en una sociedad en la que el castellano es un idioma, maravilloso, que es predominante, aquí lo habla todo el mundo, y el catalán no. Entonces, como siempre ha pasado, desde su fundación en los ochenta, la lengua principal debe ser el catalán.
    ¿Debe denostar el castellano TV3? rotundamente no; ¿tiene que eliminar el castellano de su programación? rotundamente no; ¿tiene que sentirse incómodo una persona que hable en castellano? rotundamente no; ¿puede un catalán ir a TV3 a hablar en castellano? rotundamente sí. Pero la lengua vehicular tiene que ser el catalán. Porque TV3 es la única televisión, o de las pocas, que emite en catalán.
  • Hablemos de fútbol. Aunque no exactamente de lo que ocurre en el terreno de juego. ¿Es desorbitado el contrado de Messi?
  • Yo felicité a El Mundo por la exclusiva, y lo felicito. Como cada vez que EL ESPAÑOL saca una exclusiva, como cuando anunció la sentencia del procés María Peral. ¿Qué se puede decir? La madre que os parió, pues enhoranbuena [risas].
    Si tú cobras diez y generas veinte eres rentable. Este señor genera una cantidad de dinero que ya le gustaría a mucha gente del mundo deportivo. Yo he hablado esto con los economistas del Barça, y coinciden en que si se fuera bajaría la presión salarial de la plantilla, pero ingresarías mucho menos dinero.
    La gente que dice que es una vergüenza hace demagogia. Claro que gana mucho dinero. Este señor, hasta que se demuestre lo contrario, tributa aquí. Creo que el cálculo para las arcas públicas son 400 milllones de euros, prefiero que los declare aquí que no en Italia.
    Cuando anunció su marcha en verano mucha gente se sintió traicionada más allá de lo deportivo. Como si pensaran que Messi tenía entregar su vida a Catalunya.
  • El mejor jugador de la historia del fútbol vive hace veinte años en Catalunya, solo les canta a sus hijos en catalán y nunca ha dicho una palabra en catalán en ninguna rueda de prensa. Pero en ese contrato que se publicó hay una cosa sobre la que se ha hecho un debate absurdo.
  • En todos los contratos del Barça, no solo el de Messi, se dice que se «recomienda» que se hable en catalán o se aprenda. No hay debate. A Messi se lo han recomendando y no lo ha hecho, o si lo ha hecho será como Aznar, que lo hablaba en la intimidad.
  • Dos periodistas célebres y al mismo tiempo dispares entre sí, John Carlin y Arcadi Espada, sostienen sendas tesis parecidas que vinculan el fútbol al procés. Carlin dice que tiene que ver con la animadversión al Real Madrid en la época de Mouriño, lo dice en serio, sin ironía. Y Espada, también en serio, argumenta que la euforia por los triunfos del Barça llevó a pensar a muchos catalanes que con el mismo empuje se podía ganar la independencia. ¿Lo comparte?
  • Yo creo que ha pasado una cosa, que eso quizás enlace con los dos, más con Arcadi que con John, y es que hay, pero no con el tema del Barça, una futbolización de la política, y vivimos en eso.
    Yo fui al Congreso de los Diputados cuando la moción de censura de Pedro Sánchez. Cuando acabó la sesión y las votaciones, yo iba con un micrófono inalámbrico por los pasillos y le cogí por el hombro, al presidente del Gobierno de España. Pensemos que hubiera pasado con un periodista alemán y Merkel. Esto hace treinta años pasaba con José María García, el Butanito [sonríe] poniéndole el micro a Javier Clemente, esto pasaba en las épocas del gran fútbol, de García y de José Ramón de la Morena.
    Esto en el fútbol ya no pasa, no le pones un micro a un jugador si no has pagado derechos. Ahora pasa en la política. Aquella manera de hacer periodismo, eso de yo soy el primero, ponerle el pinganillo a un protagonista y decir: «Te escucha Ferreras». Ahora se empieza a retransmitir un debate electoral dos horas antes, como antaño el fútbol, a ver qué dice Fernando Soria o Gaspar Rosety.
  • No hemos hablado aún de Pablo Iglesias. Me interesa enfocar la pregunta con respecto a Catalunya porque se especula con que sus últimos movimientos o declaraciones son en clave electoral, sin ir más lejos lo dijo la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. Dando por sentado que es así, ¿le funcionará?. La historia de Podemos en las autonómicas catalanas desde 2015 es una historia de fracasos electorales, aunque curiosamente les ha ido mucho mejor en las generales y en las municipales, ahí está Ada Colau.
  • En esta época de purificación, y hablo de los puros, de futbolización de la política como decíamos, la equidistancia se paga. Y aquí Podemos es visto por mucha parte de la sociedad como equidistante.
    Yo creo que se moja mucho más de lo que dicen, han dicho que están a favor de un referéndum, de que los presos salgan de la cárcel, incluso En Comú ha llegado a hablar de amnistía. Y sin embargo los independentistas los ven como equidistantes, y los no independentistas ya ni te digo.
    Colau es una bestia política, una gran comunicadora. Ahí está muchas veces la clave. Pero Podemos tiene problemas para situarse aquí.
  • ¿Se resolverá algún día el empate infinito entre independentistas y no independentistas en Catalunya? Lo que algunos llaman el «problema catalán».
  • Al independentismo le ha pasado como en La Vida de Brian, aquella caricatura de la fragmentación con lo del Frente Popular de Judea y todo aquello. Se ha ido desgranando después de una derrota evidente, que es que no han conseguido la independencia.
    Hemos hablado mucho del independentismo. Pero qué ha hecho mal Madrid, es una pregunta que también nos tenemos que hacer. Es probable que la independencia vuelva a sumar este domingo. Desde Madrid se minimizaban manifestaciones que hubo aquí brutales. El Estado debe reflexionar sobre por qué una parte mayoritaria de Catalunya se siente lejos.
    No nos podemos quedar en la epidermis, hay que coger el bisturí, por muy doloroso que sea. Y creo que para arreglarlo que no sea a base de hostias políticas para sacar cuatro votos. Esto que lo haga Vox me parece bien, pero otros partidos no. Aquí, a diferencia del País Vasco, no se ha matado a nadie. Aquí se han hecho manifestaciones y una declaración de independencia de las muñecas de Famosa. Estamos hablando de una idea pacífica. Aznar habló con ETA, yo creo que hablando se entiende la gente.

62937