El Gobierno de Andorra proteje los edificios de Radio Andorra y Sud Radio

Edificio de Sud Radio

Sea cual sea su uso, la ministra de Cultura del Principado de Andorra dice que el discurso de la historia de la radio en Andorra no se perderá en Sud Radio, que se convertirá en una residencia deportiva, ni en Radio Andorra. Velles Cases Andorranes pide al Gobierno que se haga una candidatura a la UNESCO, propuesta que de momento el Ejecutivo no recoge.

Pronto el edificio de Sud Radio saldrá a concesión para instalar una residencia deportiva. Las obras, según el presidente de la asociación Velles Cases Andorranes, Claude Benet, podrían eliminar una parte del discurso necesario para pedir una candidatura a la UNESCO que aglutine el valor histórico de la radio en Andorra. Benet
asegura que “para que sea considerado patrimonio de la UNESCO no se debe tocar nada”. Alerta de que “si se empieza a desmontar, la opción desaparece”. Cree que “debemos luchar por tenerla y el Gobierno debe ser el impulsor del proyecto”.

Cases Velles, por tanto, alienta al Gobierno a encabezar la candidatura. De momento la ministra de Cultura, Olga Gelabert, entiende que la responsabilidad de impulsarla no es del ejecutivo y asegura que el discurso haga lo que se haga no se perderá. “El edificio de Sud Radio está protegido y se podría incluir en una candidatura”, afirma Gelabert. En cuanto a Radio Andorra, “todavía no sabemos qué uso final tendrá pero mantendrá la historia de la radio”, concluye.

A través de sus indicativos Radio Andorra, 1939-1981, colocó el nombre del país en el mundo. Fue la única emisora privada europea que emitió en lengua francesa durante la Segunda Guerra Mundial y que conservó la independencia hasta el final del conflicto, a pesar de las presiones al Gobierno.

Sud Radio, 1960-1981, el barco en lo alto del puerto de Envalira, fue creada como competencia antes de que las autoridades ordenaran el cese de ambas emisoras en 1981.

48011