Historias de Radio Andorra: Joelle Minier fue despedida por programar una canción de cuna



Joellev Minier

Bondia.ad publica que la locutora Joelle Minier, fallecida en septiembre, fue despedida en 1976 de la estación por emitir un tema anticapitalista de Jean Ferrat.

El viernes pasado hablaba Jaume Bartumeu en bondia.ad de los tabúes y de la autocensura que, en su opinión, dejan todavía ciertos temas y cuestiones al margen del debate público, o que el diluyen considerablemente hasta desnaturalizarlo. La situación y el futuro de la banca, decía el ex jefe de Gobierno. Pues bien, al hilo de esto recordaremos hoy el caso de la locutora francesa Joelle Minier (Rouen, 1956 – Bastia, 2021), fallecida el 3 de septiembre. Jean-Marc Printz mujer noticia en Aquí Radio Andorra del breve pero intenso paso por la estación de Encamp. Tenía veinte añitos, era su primer trabajo y no llegó a durar un año entre nosotros. La culpa la tuvo, dice Printz, una canción de cuna, «Berceuse pour un petit loupiot», que Jean Ferrat acababa de publicar y que la locutora tuvo el coraje de emitir en la sesión, el espacio matinal que presentaba. La dirección -tàndem que desde 1975 y hasta la clausura de la estación, en 1981, ejercían los hermanos Gilles y Jean-Louis Marquet- la defenestraron sin contemplaciones.

¿Por una nana? Pues por algo más que eso, por decirlo con propiedad. Estamos hablando de Jean Ferrat, uno de los grandes de la canción protesta a la francesa, reglamentariamente comunista y quizás un escalón por debajo de Brassens, pero que en esta Berceuse juega en la misma liga que el Pete Seeger de Little Boxes. Resulta que bajo una melodía aparentemente inofensiva que toma como vuelta un verso que ha hecho dormir generaciones de francófonos (“Fais, dodo, Colas mon petit frère, fais dodo… mon petit loupiot”) colaba un mensaje abiertamente anticapitalista que disparaba del derecho a las grandes multinacionales del momento, desde Guigoz y Bledine, dueños y señores de la alimentación infantil, hasta Hachette, Peugeot, Esso, Dassault y la industria farmacéutica así, en general. Todas ellas «s’engraissent sur le dos du peuple», dice el cantautor sin manías. Como acto de rebeldía juvenil estaba bien. Y como síntoma también de cierta inconsciencia de la jovencísima locutora (20 años!) Pero aquello fue demasiado para los cabecillas de Radio Andorra: algunas de las casas que Ferrat se daba el gusto de acusar de vampirizar los trabajadores eran también honorables anunciantes de la estación. Y acabó pagando el eslabón más débil, como siempre. Así que, mademoiselle Minier, ya sabe donde tiene la puerta.

Podía haber supuesto el final de su carrera radiofónica, pero no fue así: la locutora volvió a París para terminar los estudios de periodismo, y en 1979 se enroló en France Inter, dice Printz, como ayudante de producción de Le temps de vivre, el programa que en la época presentaba Jacques Pradel, uno de los tótems de la radiodifusión francesa. Tres años después desembarca en Córcega y participa en el lanzamiento de Radio Balagne -Radio Andorra ya había estallado, dulce venganza!-, y en 1998 ficha por Radio Corse Frecuence Mora, la radio pública de Bàstia, ahora ya como Joelle Orabona. Se quedará veinte años, hasta la jubilación, en 2018.

66532