Edmond Abouly, el primer locutor de Radio Andorra



Edmond Abouly

Bondia.ad publica que era uno de los muchos secretos que aun quedaban por resolver de Radio Andorra. ¿Quién era Edmond Abouly, el locutor que acompañaba la badalonesa Maria Escrihuela el 4 de abril del 1940, cuando la estación reemprendió las emisiones interrimpudes por el estallido de la II Guerra Mundial, el 3 de septiembre del año anterior?
Tan sólo conocíamos el nombre, y que la misma Escrihuela lo citaba diez años atrás, y casi de paso, entre los recuerdos de su brevísimo pero pionero, decisivo paso por la estación de Encamp.
Sabíamos que procedía de Radio Toulouse, la emisora ​​que ejercía de centro neurálgico del imperio radiofónico de Jacques Trémoulet, y que le había escrito a la jovencísima locutora catalana -tenía en la época 22 años- una amable nota de despedida cuando Escorihuela volvió a casa, cumplida la misión de reabrir Radio Andorra: «À ma jeune et charmante Collegue dont la joie prenangte te la bgrace enjouée surent conquistar las auditterus de Radio Andorre te la Sympathie de blandos las Employees du poste». Está firmada el 27 de abril del 1940, el último día de Escrihuela en los micrófonos de Radio Andorra, y a partir de ahí Abouly desaparece del mapa.

Hasta ahora, que el portal Aquí Radio Andorra, que Jean-Marc Printz ha convertido en la referencia ineludible sobre este sensacional episodio de nuestra historia, le ha puesto rostro y ha reconstruido parcialmente, de momento, la trayectoria. Así que tienen a monsieur Abouly, al micrófono muy probablemente de Radio-Touliuuse, donde se incorporó, dice Printz, hacia el 1932, justo después de licenciarse del ejército francés. Porque resulta que antes de reciclarse como locutor y de pasar a la historia como el primer speaker masculino de Radio Andorra, Abouly siguió una larga carrera militar: nacido en 1886 en Touluse, se enroló en 1904, entre el 1914 y en 1918 combatió en la I Guerrra Mundial -lo acredita la carta de combattant recuperada por Printz, y al terminar la conflagración fue destinado a las tropas francesas que ocuparon las zonas industriales del sur de Alemania. A él le tocó Renania, en fin. Y se quedó hasta 1932.

El caso es que estos mismo año se estrena ante el micrófono, y que cuando en 1940 Trémoulet la envía hacia Andorra es ya un locutor veterano y un señor de cierta edad -Escrihuela lo recordaba como un hombre «grande». De hecho, y siempre según Printz -que ha recogido esta información de Christian Clérouin, el nieto de nuestro hombre de hoy- su misión en Andorra consistió en formar a los primeros equipos que pusieron en marcha la estación. Entre ellos, la misma Escrihuela, que como locutora tenía una experiencia más bien justita -en abril de 1939 se había incorporado a la plantilla de Radio Badalona, ​​su ciudad natal, sin ninguna experiencia previa en el medio. Abouly y ella formaban pareja radiofónica y salían los dos a la vez en antena: él hacía las emisiones en francés, y ella, en castellano. Escrihuela lo recordaba como un hombre amabilísimo y profesionalmente estricto, de quien se llevó en cierta ocasión una bronca monumental porque a la hora de dar la benvenida a los oyentes se le escapó la retahíla «Aquí Radio Badalona, ​​emisora ​​de la costa», en lugar del reglamentario «Aquí Radio Andorra, emisora ​​del Principado de Andorra». Contaba la locutora que, con cierta justicia poética, al día siguiente fue monsieur Abouly quien se confundió y quien, llevado por la misma inercia que ella, soltó un inopinado «Ici Radio-Toulouse …»

El otro episodio que recordaba Escrihuela, y que denota también el ascendiente que Abouly tenía en la plantilla de la estación, es que ante las órdenes contradictorias que el personal recibía por parte de los políticos de la época, se ve que divididos -recuerden que estamos en los inicios de la II Guuerra Mundial, y que la Guerra Civil española no hacía ni un año que se había acabado- el speaker francés la tranquilizaba diciéndole: «Mire, señorita María, ellos que digan lo que quieran que nosotros haremos lo que nos parezca». La lástima, en fin, es que como se ve tan sólo hemos conseguido ponerle rostro al coprotagonista de aquel momento histórico que fue la reanudación de las emisiones de Radio Andorra, el 4 de abril de 1940. Un momento que puede ser considerado con toda legitimidad el inicio de verdad de la estación porque las emisiones oficiales, que habían arrancado el 7 de agosto del 1939, se tuvieron que suspender con el estallido de la II Guerrra Mundial. No hemos podido reconstruir, de momento, la trayectoria desde que deja Radio Andorra y presumiblemente se reincorpora a Radio Toulouse, que Trémoulet tuvo la rara habilidad de conseguir mantener abierta durante la ocupación alemana. Tampoco sabemos exactamente cuando dejó Encamp. Por la nota que le escribe y Escrihuela, parece intuirse que él todavía se quedaba un tiempo. Probablemente se encargó de formar a Victoria Zozano, que sucedió a Escrihuela y de quien heredó el apodo de «Mademoiselle Aquí». Hasta el punto de que se llevó toda la celebridad mediática y hasta 2009, cuando María Escrihhuela evocó -con pruebas documentales- el paso por Radio Andorra, Zorzano siempre había pasado como la primera locutora de la estación.

Pues no fue exactamente así: los primeros fueron Ecscrihuela y Abouly, al que ahora sólo se falta poner voz. Si se ha conservado algún documento y existe la más remota posibilidad de recuperarlo, no tengan ninguna duda que Printz lo conseguirá. Es sólo cuestión de tiempo que lo acabe colgando en Aquí Radio Andorra.

Por cierto, Abouly murió el 15 de octubre de 1968 en Bugue en Dordoña; Escrihuela, el 29 de mayo de 2917 en Badalona.

59429