Santurtzi Irratia se convirtió en fábrica de EPI



Santurtzi Irratia

Miguel A. Pardo informa desde Deia que los medios de comunicación tienen no solo la capacidad de informar, sino también la posibilidad de unir a las personas. Hace algunas semanas, una costurera de Santurtzi se ofreció a crear mascarillas y se puso en contacto con Santurtzi Irratia para buscar otras personas que estuviesen creando material de protección sanitaria para tejer en red. Esta emisora de radio no solo recogió el guante y anunció la búsqueda de personas que cosieran para crear esa red solidaria, sino que se puso manos a la obra para coordinar esta iniciativa que se ha convertido en un gran éxito. «La respuesta de la ciudadanía está siendo magnífica. Nos ha superado por completo. Nosotros solo somos el vehículo, el nexo de unión de estas personas que están haciendo este material y ponemos nuestro granito de arena», señalan desde Santurtzi Irratia, una asociación de radioficionados santurtziarras que cuenta con más de 40 programas en antena.

Casi de la noche a la mañana se ha creado una auténtica cadena de creación de mascarillas, batas, casacas, delantales, gafas, guantes… Mientras 35 costureras y 17 planchadoras dan forma a algunos diseños, varias impresoras 3D hacen lo propio con otros elementos en los estudios de la radio. Lo que antes era el escenario en el que se hacían algunos de los programas de la emisora, ahora es el centro de creación de una auténtica marea solidaria. Una vez se crean cada uno de los productos sanitarios, se desinfectan y se trasladan a una zona de almacén habilitada en la emisora donde están tres días para erradicar cualquier posibilidad de que los productos y embalajes puedan estar contaminados. Luego llega el momento más gratificante, el reparto de todos los materiales por residencias y centros sanitarios. «Queremos ser discretos. Nuestro único propósito es ayudar y la mejor forma de hacerlo es entregar material en el propio sitio y, a la mayor brevedad posible, ir a otro lugar a entregar más material», apuntan desde Santurtzi Irratia.

Cuando comenzaron a tejer la red de creación de materiales de protección, su propósito era cubrir las necesidades de las personas de riesgo ante el covid-19: residencias y equipamientos sanitarios de la localidad. Pero el proyecto ha ido creciendo hasta tal punto que las mascarillas, delantales… se han llegado a entregar en lugares como el hospital de Basurto. En la actualidad, tienen calculado que entre las seis costureras especializadas en hacer mascarillas podrán realizar unas 15.000. Hay quien pone su trabajo a disposición de la causa y, también hay entidades que están poniendo a disposición de esta red los materiales para crear esos elementos de protección como, por ejemplo, el Dínamo San Juan y el Centro de Formación San Jorge. «Quien quiera ayudarnos, puede hacerlo enviando materiales a nuestros estudios, ubicados junto a la parroquia Reina de los Apóstoles en Santurtzi», desgranan desde la radio santurtziarra.

Esta iniciativa ha hecho mutar los estudios en un almacén y un punto de creación de productos mediante impresoras 3D. «Evidentemente, se ha reducido el número de programas que hacemos, pero nuestro propósito siempre ha sido ofrecer un servicio a nuestro pueblo y, ahora, el mejor servicio que podemos hacer es cooperar con esta red en todo lo posible y ofrecer nuestras instalaciones para almacenar el material», afirman. Las impresoras 3D siguen trabajando al igual que las costureras y lo harán hasta que se les acabe el material o ya no sea necesaria su valiosísima labor en estos tiempos tan complicados.

59422