Paco González (COPE): «Sueño con dar paso a un campo y que esté lleno»



Paco González

Ha hablado con Gonzáles Enrique Yunta y lo ha plasmado en ABC: Donde antes había goles, no hace tanto aunque parezca un siglo, ahora hay cifras frías y crueles. Donde antes había palabras de jugadores, alguno aún habla pese a los permanentes recortes de voz, ahora hay epidemiólogos que tratan de ofrecer algo de luz a la pandemia del coronavirus, que tiene al planeta en vilo y al deporte completamente paralizado. No hay tripletes de Messi, regates de Benzema ni paradones de Oblak y hoy se habla con sanitarios de anticuerpos, tratamientos y de los deseados tests, en esas está España. Sigue colándose, marca de la casa, el chasquido de las latas de Coca-Cola que consume compulsivamente Paco González, quien sigue amenizando las tardes del fin de semana con la gente de «Tiempo de juego», a pie del cañón desde hace seis semanas pese a que no hay competiciones ni apenas alegrías que contar. Faltan, pues, los ingredientes básicos del programa habitual, pero se imponen tres mandamientos innegociables: informar, acompañar y entretener. También con el coronavirus se puede pasar un buen rato de radio.

«Preguntamos a la cadena si querían que el programa, en estas circunstancias, lo hiciera la gente de Deportes y ellos nos dieron a elegir», desvela Paco González. «Dijimos que sí, que queríamos acompañar a la gente. Y que lo hacíamos entero, ocupando la franja completa. Consideramos que, teniendo un grupo muy grande de oyentes, iban a agradecer que estuviéramos ahí. No podíamos quedarnos en casa con una excusa tan barata como que no hubiera fútbol, la radio es más importante que el fútbol».

Son más de 16 horas de radio entre sábado y domingo, fraccionadas en diferentes temáticas para oxigenar. «La primera obligación es informar y la segunda es entretener y acompañar como se pueda. Al principio, añadíamos un mandamiento más, el de concienciar. Metíamos a muchos deportistas que decían a la gente que se quedara en casa y demás. Eso quedo atrás y ahora seguimos con las obligaciones de informar, acompañar y entretener. Queremos que todas las horas del programa sean interesantes para el oyente, que le contemos cosas que le afectan, que le interesan o que le despiertan curiosidad. Y, si encima se puede evadir con algún tramo que sea más liviano, de cachondeo o de información deportiva no muy estresante, pues mejor», añade González, quien incluso ahora a sus compañeros les pide brevedad cuando les da paso. «Hay mucho tiempo de originalidad ya que, si no son voces nuevas, queremos que no sean voces muy quemadas. Queremos que sea entretenido, distinto, visiones nuevas… Y me alegra mucho que se reconozca a este equipazo».

Ante lo desconocido, González se sentó con su gente y planeó un programa acorde al escenario actual, sin miedos por tener que hablar de algo que se escapa de su especialidad. «Es que nuestra obligación es hacer radio. Si tenemos que informar de un Real Sociedad-Valencia, pues lo hacemos. Si la actualidad es un país encerrado a la espera de datos y de la evolución de una pandemia, pues tendremos que contar eso».

Hay momentos divertidos, ronda de corresponsales y a las ocho se conecta con los redactores para aplaudir con el resto de españoles. En estas vive el país y también «Tiempo de Juego», nostálgico de goles. «Echo de menos lo que significaba. Es decir, la normalidad. Podía haber un partido aburrido, de 0-0, y no me daba cuenta de lo bonito que era que la gente tuviera sus trabajos y no las preocupaciones de ahora. Eso es lo que echo de menos y no tener que estar esperando el conteo de muertos, contagiados o recuperados. Éramos tontamente felices y no lo sabíamos».

Se especula, todo en condicional, con las fechas del regreso al ayer, imposible imaginar la vida como se conocía porque ya nada volverá a ser como antes. Y González también fantasea con la rutina, por norma denostada injustamente. «Ahora mismo, sueño con dar paso a un campo y que estuviera lleno. Sé que va a tardar mucho. Que haya fútbol puede darse dentro de poco, pero que un campo esté lleno… Me cuesta visualizarlo, no sé ponerle una fecha a ese “sueño”».

59428