Andrea Peláez (COPE): “He descubierto el fútbol femenino y ahora no quiero salir de él”

Andrea Pelaez

Andrea Peláez (Zamora, 1992), entrevistada hace algunas semanas en QUÉ! en el segundo capítulo de ‘Un café con…’. Su voz, como periodista y referente en el campo del fútbol femenino, a dado un salto crucial. Pionera con ‘Área Chica‘, su sueño es que la mujer tenga la voz que merece y, porque no, cubrir unos Juegos Olímpicos. Hoy es pionera y amante de las ondas radiofónicas.

– Empecemos por tu pasión ahora, la radio…
– Al principio, no tenía nada claro que medio de comunicación quería abordar. He acabado en la radio por pura casualidad. En mi primer año de carrera hice prácticas en un periódico y en segundo descubrí la radio en Onda Cero Zamora. Me enamoré de la radio. No era un plan que tuviera previsto. Me enamoré de su limpieza y de su inmediatez. Es sin duda el mejor medio para desarrollarte como periodista. Si llegan nuevos proyectos, los valoraré, pero soy muy feliz, ahora en los deportes de la Cadena COPE.

– ¿Cómo es tu día a día en ‘COPE‘?
– Es maravilloso trabajar con la gente con la que trabajo. Es aprendizaje constante. Sentarme en la mesa de Tiempo de Juego es un sueño hecho realidad. Tengo la ventaja de ser la más pequeña. Me cuidan muchísimo, como si fuera su hija. Me hacen todo muy fácil. Lo difícil es llegar hasta ahí.

– ¿De dónde nace ‘Área Chica‘?
– ‘Área Chica‘ nace cuatro meses después de llegar a COPE. Paco González me presenta un proyecto donde, dentro de Tiempo de Juego, el fútbol femenino iba a tener su espacio propio, presentado por mi. Me planteo entonces la posibilidad de no quedarnos en cinco minutos. Estoy encantada de dar voz a las chicas, que tanto lo necesitan. Aprendo más de ellas de lo que parece. He descubierto el fútbol femenino y ahora no quiero salir de él.

– Tu voz, como mujer, empieza a coger mucho peso…
– Es cierto que el periodismo deportivo sigue siendo algo visto desde fuera para hombres, para voces masculinas. Sin embargo, cada vez hay más mujeres que, gracias al trabajo y esfuerzo, se han colocado en puestos “para hombres”. Trabajo con Mónica Marchante, Susana Guasch… y es otro lujo. De todos ellos, hombres y mujeres, a mi solo me queda aprender como una esponja.

– ¿Qué tiene que ocurrir para escuchar más voces femeninas?
– En todos los ámbitos de la sociedad queda mucho campo por recorrer, sobre todo en el ámbito laboral. Es cierto que yo no lo vivo. Nunca he vivido ninguna discriminación laboral por ser mujer, pero es la realidad general. Cada vez somos más las mujeres que estamos dentro. Eso es bueno, porque es desde dentro desde donde hay que cambiar la situación. Las voces importantes deben, y debemos, poner de nuestra parte, para eso la tenemos. Estamos en el camino. Ojalá algún día llegue la igualdad que tanto se busca. Pero que no sea por no intentarlo. El físico, en la televisión, por ejemplo, es muy importante, pero ya no es lo más importante. A día de hoy, vuelve a primar el valor periodístico. Y lo creo de verdad.

– Bufandismo, subjetividad… ¡están de moda!
– No me gusta el bufandismo. Es complicado encontrar periodistas deportivos cuyos colores no traspasen la pantalla o el micrófono. No soy partidaria de dar bola al forofismo. Abogo, y me gusta, por un periodismo imparcial. Ser objetivo debe ser siempre la meta. Mira Manolo Lama, muchísima gente no sabe de que equipo es.

– ¿Por qué periodismo?
– Sin yo saberlo, una parte de mi, desde pequeña, siempre ha sido comunicadora. He dedicado toda mi vida, además, al deporte. Soy como soy por el piragüismo. Un día me planteé ser periodista al tener que elegir entre deporte de alto rendimiento, del que no viven ni Saúl Craviotto ni David Cal, o contar precisamente lo que hacían estos ‘cracks’. Las olimpiadas son la máxima expresión del deporte. Junté mis dos vocaciones. Mi sueño es cubrir unos Juegos Olímpicos.

– La carrera es un desastre, ¿o no?
– Se debería enfocar de otra manera. Hasta que ejerces como tal, uno se da cuenta de que no ha aprendido nada. En algunas universidades más, en otras menos. Es casi una carrera prescindible. El periodismo real empieza cuando pisas una redacción. Deberían haber asignaturas más prácticas. Los alumnos de periodismo deberían gozar de más actividades prácticas.

– ¿Qué consejos le darías que te ve como un espejo?
– Para ser periodista hay que ser un poco cara dura. Sin engañar, hay que ser pícaro. Ganarse la vida con esto merece mucho la pena. Cuando estaba en la carrera, me perdía Ana Pastor, Pepa Bueno… en el campo deportivo mis referentes ahora son mis compañeros. Tengo tanta suerte de estar donde estoy, que no puedo pedir más. El secreto erradica en ser una familia allá por donde uno vaya, dejando huella. En los deportes de COPE somos una familia en todos los sentidos.

53969