Un juez da vía libre a la expedición para recuperar la radio del Titanic ideada por Marconi



Titanic

En gizmodo.com leemos que el Titanic no solo era un barco enorme. También era tecnológicamente muy avanzado para su época. Una de esas maravillas tecnológicas era la Habitación Marconi, una sala de transmisiones con una potente estación de radio diseñada por el mismísimo Guglielmo Marconi. Una compañía ha decidido recuperarla.

Cuando el Titanic comenzó a construirse, la radio y la telegrafía sin hilos aún estaban en su infancia. Marconi ya había desarrollado sistemas de radio de alcance transatlántico, y vio en el nuevo barco la oportunidad perfecta para dar a conocer su invento. El resultado fue la Habitación Marconi. La sala de transmisiones era en realidad una diversión ideada para los adinerados pasajeros de primera clase, que podían enviar mensajes a través del Atlántico. El precio de aquellos Marconigramas era equivalente a unos 63 dólares de la actualidad, y fue todo un éxito. En las primeras 36 horas de viaje, los dos operarios de la estación, Harold Bride y Jack Phillips, enviaron más de 250 de aquellos tuits de hace 100 años. Poco podían imaginar que apenas tres días después, estarían enviando un mensaje de socorro rogando por sus vidas.

Solo Bride sobrevivió. Su testimonio no solo elevó el invento de Marconi a la categoría de leyenda y a su creador a la categoría de héroe. Además impulsó la Radio Act de 1912, una ley que revolucionó las comunicaciones marítimas y profesionalizó el trabajo de los operarios de radio a bordo de los barcos. Bride y Phillips eran dos jóvenes de 22 y 24 años que trabajaban directamente para la compañía de Marconi. Ni siquiera formaban parte oficialmente de la tripulación.

El caso es que la radio del Titanic se hundió con el resto del barco aquel fatídico 15 de abril de 1912, pero una compañía llamada RMS Titanic ha presentado un proyecto para salvarla. La empresa no es para nada una novata en estas lides. Desde 1980, sus vehículos submarinos teledirigidos desde la superficie han recuperado más de 5.000 artefactos del navío siniestrado.

Recuperar la radio de Marconi era otro asunto. Para empezar existe una ley, vigente desde el año 2.000, que prohibe abrir agujeros en el casco del pecio. Para continuar, la Administración Nacional Océanica y Atmosférica (NOAA) y otros grupos conservacionistas se oponen a la recuperación de los restos del Titanic argumentando que el barco es el lugar de reposo de cerca de 1.500 personas que fallecieron durante aquel naufragio. El asunto de la radio llegó a los tribunales y finalmente un juez de Virginia ha decidido autorizar la operación. La razón es que el casco del Titanic se está deteriorando visiblemente por la acción de las bacterias y la corrosión, y se teme que partes del pecio puedan colapsar, llevándose consigo para siempre cualquier artefacto que haya bajo ellas. La jueza Rebecca Beach Smith ha tenido en cuenta todos los factores y ha decidido que en este caso la importancia cultural del artefacto hace que merezca la pena su recuperación.

Recuperar la radio podría ser más sencillo de lo que parece. La Habitación Marconi estaba situada en el nivel superior del puente, y los vehículos de RMS Titanic ya han llegado hasta allí con anterioridad. En unas declaraciones a Business Insider, el presidente de la compañía de salvamento Bretton Hunchak explicó que probablemente ni siquiera sea necesario cortar el casco y se pueda aprovechar alguno de los agujeros ya existentes como cía de acceso a la sala de transmisiones. El plan es introducir uno de los pequeños sumergibles en la sala, cortar los cables que aún puedan anclar el equipo de radio y sacarlo. Todavía no hay una fecha concreta para la expedición, pero el tiempo juega en contra de RMS Titanic. Puede que cuando llegue allí ya no haya nada que recuperar.

59903