Tony Aguilar: “Después de 28 años de profesión, con Eurovisión soy un novato”

Tony Aguilar

La madre del locutor de Los 40 y presentador Tony Aguilar (Cornellá, 1973) tenía claro que su hijo se iba a dedicar a la música antes de que naciera. A un mes de llegar al mundo, sonaba en la televisión el Eres tú de Mocedades en el Festival de Eurovisión y el pequeño empezó a moverse “muchísimo”. “Ella siempre tenía una sensación de que al niño le iba a gustar mucho la música”, cuenta Aguilar. Y por eso fue la primera persona en la que pensó cuando le ofrecieron presentar en TVE, junto a Julia Varela, el próximo sábado 12 de mayo en Lisboa. Tomando un café en el bar de PRISA Radio, una semana antes de que su antecesor en Eurovisión, José María Íñigo, falleciera, Aguilar desgranó sus sensaciones para un festival que contará con Amaia y Alfred como representantes españoles con el tema Tu canción.

P. ¿Cómo ha sido su relación con Eurovisión?
R. Como aficionado. Somos una familia muy eurovisiva, hay tradición. Mi tía y mi madre, sin ir más lejos, hacen sus propias porras y apuntan los votos que le dan a cada canción. Y en los últimos años más activamente poniendo canciones en la radio. En los últimos tiempos, tanto con Dancing in the Rain, de Ruth Lorenzo, como Say Yai!, de Barei, como Do it for Your Lover, de Manel. O ganadoras como Heroes o Euphoria, son canciones que han sonado y que siguen sonando dentro de nuestros recurrentes de la emisora. Ha habido un resurgimiento en los últimos tiempos del fenómeno eurovisivo.

P. Son muchos años en la radio, ¿qué se le pasó por la cabeza cuando le llegó la propuesta de TVE?
R. Pensé en mi madre y en esa anécdota que ha contado ochenta millones de veces. Me hizo mucha ilusión. Y como reto profesional me pareció brutal, no vacilé. La única duda que tenía era por motivos de agenda, porque precisamente el 4, 5 y 6 de mayo estamos en Los 40 con los espectáculos de Primavera Pop y llevo 12 años presentándolos. Lo único que le planteé a TVE es que me tenían que esperar por favor para poder viajar el día 7, y no hubo problema.

P. Presentar Eurovisión conlleva una responsabilidad…
R. Y un respeto absoluto ir tras grandes maestros de la comunicación como Uribarri o Íñigo. Un respeto, pero también un reto. Después de 28 años en activo en la radio cada vez que viene algo nuevo que hacer me lo tomo muy a pecho, muy pasionalmente. Las cosas cuando las haces con amor y pasión por el trabajo salen. Me he metido de lleno en un mundo que desconocía, que es el de los entresijos del backstage de Eurovisión. Me parece algo absolutamente moderno y rompedor, dese el momento en el que ya te acreditas como comentarista, todo muy moderno, con mucha tecnología.

P. ¿Cómo van a afrontar la retransmisión con su incorporación?
R. Lo que voy a ofrecer lo voy a hacer desde mi naturalidad y dinamismo. Trato de hacer siempre una radio fresca, cercana, familiar, para todos los públicos y eso es un poco lo que vamos a llevar a cabo. Tenemos dos puntos diferentes. Julia Varela [copresentadora también junto a Íñigo en las tres ediciones anteriores de Eurovisión] es diferente como comunicadora a mí. Nos hemos caído muy bien y falta por ver cómo nos compenetramos con un micrófono delante. Yo tengo muy claro que voy allí a aprender. Después de 28 años en la comunicación soy un novato. Voy a empaparme e informarme, eso es lo más importante, llegar informado con lo que vamos a ofrecer al espectador. Y luego, disfrutarlo y tratar de retransmitir esa sensación de lo que es en realidad Eurovisión, una gran fiesta de la música, de la canción y que la gente queda en fiestas para celebrarlo y para verlo con los amigos, con la familia. Tenemos que transmitir ese espíritu.

P. ¿Cómo ha sido recibido por los seguidores de Eurovisión, por ese movimiento fan tan fiel y entusiasta?
R. Bien. Nunca llueve a gusto de todos y hay que saber vivir con ello. Las redes sociales son buenas en un sentido y peligrosas en otro, depende de cómo te lo tomes. Estoy muy feliz, no hay un alto nivel de haters de momento. La gente lo ha tomado con cariño. Pero te prometo que a día de hoy, a poco del festival, solo he recibido palabras buenas, cariñosas, incluso gente que ha sido tan sincera de decir que en un principio les pareció extrañísimo y que no lo veían mucho, pero que están contentos de ver que, como mínimo, estoy ahí involucrándome con toda la gente.

P. Presión por todas partes…
R. Creo que este año volvemos a tener una cosa que ocurrió con Rosa, o con Beth en menor medida, y es tener el fenómeno Operación Triunfo mezclado con el fenómeno Eurovisión, y eso nos va a traer tres públicos. El público eurofan, pasional, que vive todo el año para Eurovisión, la gente que esporádicamente ve Eurovisión y luego los fans de OT, de Amaia, de Alfred, de Aitana, que saben que va a estar allí también apoyando, de Roberto Leal….

P. ¿Y cómo ve a España?
R. No está dentro del top ten de las apuestas, pero estas a veces no tienen la verdad absoluta. Tenemos una dura rival, que es Netta, de Israel, con su estupenda canción Toy. Pero el año pasado teníamos a un italiano que fue convencido de que iba a ganar y al final Sobral se llevó el gato al agua por la magia que creó alrededor de su tema y de la sencillez, que fue apabullante contra toda la posmodernidad del resto de temas.

P. ¿Qué le parece Tu canción?
R. Lo que me gusta hacer hincapié es que es tan verdad lo que hay entre ellos [Amaia y Alfred], que se quieren y que tienen ese momento de verdad cuando se miran y cantan la canción, la disfrutan cantándosela. La verdad es imbatible y, como mínimo, todo el mundo tiene que darse cuenta de que eso es cierto, de que no hay nada impostado. Esa verdad y sencillez debería de primar. No necesitan adornos, solamente que tengan una buena noche, una buena actuación, que las voces se las empasten perfectamente, como lo hacen habitualmente.

P. ¿Y su relación con ellos?
R. Les conocí en la Academia cuando fui jurado invitado en OT. Lo que más me gusta es que son tan sinceros. Amaia es brutal, cuenta las cosas tal y como las siente y no se corta ni un pelo. Una tía real. Y con Alfred he cogido superbuen rollo, además porque tenemos amigos comunes.

P. ¿Cuántas veces ha ganado España Eurovisión?
R. Dos veces, esta sería la tercera, y hace cincuenta años de Massiel, así que creo que sería un año redondo como para volver a triunfar. La segunda vez, con Salomé, fue un empate a cuatro y al final, con un sorteo, no tocó realizarlo en España.

52227