Todos los tertulianos de Catalunya Ràdio estaban en contra de la Junta Electoral

Catalunya Ràdio

E-Noticies informa que El Matí de Catalunya Ràdio dedicó buena parte de la tertulia de este viernes 29/3 a hablar sobre la decisión de la Junta Electoral Central de prohibir las expresiones “presos políticos” y “exilio”, pero lo hizo sin ningún periodista a favor de la resolución de la JEC.
Los tertulianos del programa -que este viernes fue presentado por Gerard López- eran Lola García, directora adjunta de La Vanguardia; Anna Serrano, jefa de política de El Punt Avui; Jesús Rodríguez; periodista de La Directe; y Milagros Pérez Oliva, periodista de El País. Toda la mesa, con mayor o menor contundencia, expresó una opinión contraria a la decisión de la Junta Electoral.
Anna Serrano calificó la resolución de “censura” y añadió que “demuestra un poco el nivel democrático del Estado español”. “Este lenguaje se identifica con partidos políticos y por esta misma razón, tal vez, deberían preguntarse si en campaña electoral se podrá decir golpistas o se podrá hablar de tumultos y de masa”, argumentó la jefa de política del Punt Avui .
El periodista de La Directe, Jesús Rodríguez, también tildó el acuerdo de la JEC de “censura” y propuso que “se explicitara con nombre y apellidos qué personas están aplicando esta censura”. “¿Qué ideología tienen los miembros de la Junta Electoral? A mí me gustaría que si hacen este tipo de resoluciones dieran un poco la cara, que lo hicieran en una rueda de prensa”, argumentó.
Milagros Pérez Oliva, en cambio, no habló de censura, pero calificó la decisión de la JEC de una «barbaridad» propia de «la anomalía creciente en la que todos estamos instalados». «Intervenir ahora sobre el lenguaje es extremadamente peligroso», opinó la periodista de El País, al tiempo que lamentaba que la Juta Electoral ingiera «en la vida y funcionamiento normal de la información».
La directora adjunta de La Vanguardia, Lola García, señaló que “no es culpa de la Junta Electoral para Ciudadanos le presenta un recurso y lo que hace es aplicar la ley”. En todo caso, va concluye que prohibir las palabras “exilio” o “presos políticos” es “una intromisión”. “Son los medios, sean públicos o privados, los que tienen que decidir, en función de su reflexión y de su línea editorial lo que consideran que debe ser el lenguaje”, defendió García.

55293