Rechazo profesional y sindical al pacto para renovar la CCMA

Catalunya Ràdio

El acuerdo entre Junts per Catalunya, ERC, Ciudadanos y PSC para renovar el consejo de gobierno de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales ha recibido varias muestras de rechazo y reacciones en contra por parte de organizaciones profesionales y sindicales.
El Colegio de Periodistas de Catalunya considera que el reparto en el nombramiento de sus miembros es una “burla democrática” y una “perversión de la ley”. La entidad ha mostrado su “indignación y decepción por el mercadeo” de cargos después de que los partidos se comprometieran en el Parlamento a reformar la Ley de la CCMA.
“Es inadmisible que las posiciones de responsabilidad a los medios sigan siendo moneda de cambio entre los partidos políticos y, como se ha visto, sin nada de respeto democrático por la ciudadanía, y no hace falta decir que para todos los profesionales que trabajan”, espeta la junta de gobierno del Colegio, que vuelve a exigir la desgubernamentalización y despartidización de los medios públicos.
El CPC reitera que las injerencias políticas “son inaceptables” y que seguirá “luchando por erradicarlas”. En esta línea, reclama de nuevo que sus responsables “se escojan a partir de criterios profesionales y no partidistas, y que su elección esté desligada de los ciclos electorales. Los cargos directivos de los medios públicos no pueden ser motivo de subasta entre las fuerzas políticas”.

El Consejo profesional de TV3 admite que el acuerdo de JxCat, ERC, Cs y PSC “cumple formalmente” los requisitos de una mayoría parlamentaria calificada para renovar el órgano de gobierno de la CCMA, pero considera que “una vez más, se aleja del espíritu de la ley y de los compromisos de los propios partidos”.
Los profesionales de TV3 critican que el nombramiento de los miembros de la Corporación se haga “como una subasta” que llega hasta los directores de los medios y los fines de informativos, en un “sistema de reparto cremallera” (entre JxCat y ERC) que en su juicio debilita los medios.
“No presuponemos aptitudes ni ineptitudes. Pero … no sería más sencillo, comprensible, lógico y transparente que el consejo, una vez constituido, busque profesionales para pilotar sus medios, en lugar de encontrarse les sobre la mesa al llegar?”, señalan al respecto.
La sección sindical de CCOO en TV3 (que acaba de revalidar su mayoría en el comité de empresa) señala que los cuatro grupos parlamentarios “sobre el papel cumplen una parte” de las mociones y resoluciones aprobadas en los últimos años durante los años pasados (la renovación con mayorías cualificadas), pero encuentra que los nombres propuestos “vuelven a tener un marcado perfil de partido y vinculados a posiciones políticas muy significadas”. Como ejemplo cita Eladio Jareño, propuesto por Cs, y su “conflictiva etapa” en TVE.
Para el sindicato, el acuerdo “es decepcionante y no resolverá los problemas de funcionamiento que tiene la Corporación debido al bloqueo entre poderes políticos internos y por la prolongada falta de financiación estable y suficiente”.
Según CCOO, “la asignatura pendiente” de los partidos políticos es la concepción que tienen sobre los medios públicos: “Los ven como un instrumento de partido o de Gobierno y no como lo que en realidad deben ser: un servicio público plural, abierto a toda la ciudadanía y una potente industria que debe garantizar la producción de contenidos audiovisuales de Catalunya”, afirma.
Por su parte, el Sindicato de Periodistas de Catalunya califica el acuerdo de renovación el consejo de gobierno de la Corporación de “vergüenza partitocrática” y “estafa”. La organización subraya que, aparte de los dos grupos que forman el Gobierno, la “maniobra” cuenta con “la complicidad de dos de los partidos más críticos con la gestión, la programación y la información de TV3 y Catalunya Ràdio“.
Como el consejo profesional de TV3, el SPC también considera que con su pacto JxCat, ERC, Cs y PSC “traicionan el espíritu y la letra de la ley”, así como las diversas mociones y resoluciones parlamentarias para reformar la normativa o volver al consenso.

54224