¿Que hay que hacer con Ràdio Sabadell? (y3)

Estudio de Ràdio Sabadell

Tercera y última parte de las reflexiones de Jordi Serrano, Rector de la Universitat Progressista d’Estiu de Catalunya, sobre la actual situación de la municipal Ràdio Sabadell publicada originalmente en Diari de Sabadell.
Esta tercera entrega quiere ser propositiva. Antes de contratar un director, un jefe de operaciones y una jefa de publicidad, era necesario arreglar el sueldo de los trabajadores por abajo, ya que están muy por debajo de los del Ayuntamiento. Hay que volver a la programación: “La Caixa de Pandora”, “Esperit de festa” de Jordi Saura y el programa de entrevistas “De bona pell”. Son un gran patrimonio de la ciudad y habría que colgarlos en Internet como un formidable archivo sonoro que da identidad a la ciudad. Encontrarás, por ejemplo, la entrevista de una hora al militante de las JSU, Josep Xinxó, ya fallecido, uno de los primeros en iniciar la resistencia sabadellense tras el fusilamiento de Jaume Girabau 1942.

Recuperar la tertulia y eliminar representantes de partidos políticos

Sería conveniente también volver a poner “A bona hora” y “Tarda de radio”. Recuperar la tertulia por la mañana y eliminar los representantes de los partidos políticos. Creo que habría que sustituirlos por periodistas y ciudadanos que expresaran la pluralidad de opciones ideológicas sabadellenses, buscando pero que funcionen bien en el medio radiofónico: por ejemplo: Josep Mercadé, Núria Aymerich, Jordi de Arriba, Joan Saumoy, Antonio Santamaria, German Palacín , Guillem Fuster, etc. Debe haber debates entre concejales, de hecho ya existía, pero mezclar periodistas y concejales me parece contravenir la información municipal y la opinión. No me imagino en Catalunya Ràdio que los tertulianos sean consejeros de la Generalitat.

Creo que la nueva programación no ha sido una propuesta feliz. Las llamadas “cápsulas” son un fracaso del relato radiofónico. Los oyentes habituales de nuestra radio están desorientados y a punto de tirar la toalla y buscar otras emisoras. Varias personas de mi entorno me lo han hecho saber. Además convendría volver a poner la voz que identifica desde siempre RS, Jordi Boixaderas, nuestro Constantino Romero, una voz grave e inconfundible imprescindible para las cuñas corporativas.
Y también nuestro hombre del tiempo Jordi Carbó, también de la Cadena SER en España, todo un signo de calidad.

El despido de Manolo Guerrero culmina una serie de despropósitos. Ha tocado lo más interno de la radio. La radio no todo son números y funciones, son personas que en los últimos meses han sido sometidas a una presión insostenible. No sé cómo explicar el sufrimiento, horas de sueño imposibles, medicarse para aguantar la situación, en fin, cosas que son propias de la peor multinacional pero que no deberían serlo en una empresa municipal. No entiendo por qué el gobierno ha despedido a Guerrero, todo el mundo sabe que ha sido el alma de la radio y su jefe técnico. Todos los que hemos pasado por la radio sabemos de su entrega y capacidad. Ahora que el consejo administración ya sabe que las razones aducidas para despedirlo no son ciertas que acuerden readmitirlo y, de paso, volver a la programación original.

El consejo consultivo y asesor de Radio Sabadell no se convoca desde el 2013

Hay que rectificar antes de que se derrumbe la radio. Los 12 concejales de ERC, UXC y la Crida, no le quieren despedir. ¿Entonces por qué lo dejan hacer? Carles Rossinyol del PDEcat tiene a su alcance enderezar la radio. La mitad del mandato es en el horizonte: cuatro meses. Juan Berlanga y Matías Serracant sería necesario que se sincera entre ellos. ¿Y si se convoca el consejo consultivo y asesor de la radio? No se convoca desde el 2013. ¿Solamente convocamos consejos cuando aplauden?
Poco se reflexiona sobre la función social, cultural y política de la radio local. RS es efectivamente un instrumento, un local, un presupuesto, unos profesionales, una web y unos programas. La democracia se fundamenta en muchas cosas, pero en una ciudad tan grande, 207.000 habitantes, no basta con métodos como el boca oreja.
Pienso que RS es en sí misma un símbolo de la identidad sabadellense. Pero juega un papel aún más importante: es un gran instrumento para reconocer mutuamente.
Sin RS no podríamos saber de la existencia de tantas asociaciones, de tantas personas, de tantas actividades, de tantas reflexiones, de tantas empresas. Es decir nos ayuda a tener conciencia de comunidad y esto es esencial para tener identidad, por sabadellenquisme. La radio, y los otros medios de comunicación locales, son esenciales para la construcción de la ciudad como república.

“RS nos ayuda a tener conciencia de comunidad y esto es esencial para tener identidad, por sabadellenquisme”

47595