Paco González (COPE): «El periodismo deportivo actual no es que sea de bufanda, es que es ultra, ofensivo con el rival»



Paco González

Gustavo Higueruela ha entrevistado a Paco Gonzalez para la revista Esquire al cumplirse su novena temporada en COPE.
Ni de coña pensaba que esto iba a salir tan bien como está saliendo en COPE. Yo pensaba: “Seremos líderes, meteremos la pata en una Superbowl y nos echarán”. Que nos iba a ir bien sí, pero durar tanto y estar tanto tiempo aquí…
Empecé a trabajar en la SER gracias a unas prácticas de verano, en segundo de Periodismo. Trabajar en la radio era mi sueño. Yo a los 11 años ya narraba partidos imaginarios de fútbol. Tenía un papel pintado colgado en la habitación, con forma de rombo, tiraba una pelotita y según donde daba pues era córner, gol… Y yo lo iba narrando.
Me hicieron director de ‘Carrusel Deportivo’ con 25 años y, para qué nos vamos a engañar, mucho tiene que ver con la suerte. Antonio Martín Valbuena, director de Carrusel, decidió que quería dejar el fin de semana y me dijeron: “Tú”. Creo que habían intentado varias cosas: Matías Prats, José Ángel de la Casa… pero apostaron por la cantera.
En ‘Carrusel’ cambiamos algunas cosas. Empezamos a meter un montón de comentaristas, y era una retransmisión coral. Eso en los partidos sueltos de los sábados. Los domingos, que iban todos a las cinco de la tarde, decíamos los marcadores cada 15 minutos. También fuimos los primeros en meter SMS. Un día estaba en un viaje a un partido y en la MTV en Alemania ponían canciones y yo veía dedicatorias en la pantalla. Dije: “Coño, si se pueden mandar a la tele se pueden mandar a la radio”.
Pepe [Domingo Castaño] lo significa todo para mí. A nivel personal y profesional. Y luego es que me parece el mejor comunicador que yo he conocido en la radio. Luis del Olmo, Gabilondo… ninguno de ellos puede quedarse callado dos o tres segundos y empezar a hablarte de una motosierra y que te quedes enganchado. Eso es comunicar.

El periodismo deportivo actual no es que sea de bufanda, es que es ultra, ofensivo con el rival. Pero es que ahora mismo se factura eso. A mí esa deriva, que ha ido creciendo con los años, no me gusta nada.
En el Mundial de Francia, en 1998, el día antes de jugarse las semifinales tuvimos en El larguero, en directo, a los cuatro jugadores del Madrid que iban a jugar: Seedorf, Roberto Carlos, Šuker y Karembeu. Los cuatro en una habitación. Ahora eso es imposible. No te lo van a aceptar nunca. Bien por el club, bien por el jugador, bien por los agentes…
Manolo [Lama] y yo llevamos toda la vida narrando el FIFA [videojuego], pero no tiene nada que ver con el principio. Antes nos divertíamos mucho. Decíamos: “Este portero canta más que Sinatra”. Ya no se puede decir Sinatra.
En 2010 me acababan de echar de la SER y J. J. Santos me dijo: “Vente a hacer el Mundial de Sudáfrica con nosotros”. Y yo le dije: “Yo solo sé narrar, no sé hacer nada de tele”. “Pues venga, narras”. Tenía dudas, pero lo hice y acabé encantado. Quién me iba a decir a mí que después de toda la vida en la radio me iba a tocar narrar el gol que hace campeona del mundo a España… ¡en la televisión!

El fin de semana es muy esclavo. Otras parejas de nuestra edad quedaban para el aperitivo un sábado, para ir el domingo a la sierra con los niños… Para mí el fin de semana no existía. Había sábados que entraba por la mañana en la radio, de ahí me iba a la tele, salía a las ocho de la mañana por el boxeo, llegaba a mi casa, dormía dos horas, me iba a todo el domingo a la radio, acababa en la tele con El tercer tiempo y llegaba a las tres a mi casa. No veía a mi familia.
Estuve en redes sociales exactamente un día. Me hice una cuenta, puse el primer tuit y, casi al momento, tenía 27.000 seguidores. Entonces me empiezan a llegar preguntas y yo contesto a la primera, a la segunda… y cuando miro cuántas hay veo que hay como 1.600. Dije: “Yo no puedo hacer esto, no haría otra cosa en mi vida. Voy a quedar mal con todos”. Me decían: “Que no, tío, que la gente no responde, tranquilo”. Pero yo quería hacerlo personal. Así que me fui.
¿Escuchar ‘Tiempo de Juego’ cuando me retire? Me dejas una duda muy grande… [piensa]. Depende de quién lo haga. Yo, más que compañeros y amigos, lo que tengo aquí son hermanos. Entonces, si lo hace un hermano, lo escucharé para decirle: “Hermano, esta teclita de ahí tócala”. Consejo que molestará y me dirán: “Vete a tu casa y no molestes”.
Desde que me echaron de la SER me han estado tentando editoriales muy gordas para escribir mis memorias. Me hacían ofertas muy generosas, pero, mira, esto es como cuando visitas el Taj Mahal: puedes decidir sacarte un selfie o disfrutar lo que estás viendo. Yo no me saco selfies. Hay cosas que uno ha vivido que son para uno mismo.

56650