Onda Madrid cumple 35 años en plena renovación y sin perder su esencia



Sede de Onda Madrid y Telemadrid

En La Vanguardia leemos que Onda Madrid cumple 35 años inmersa en una fuerte apuesta por mantener su «esencia» de radio cercana y a la vez por modernizar sus sistemas y explorar nuevos formatos, una nueva etapa que sus trabajadores viven con energías renovadas e ilusión tras los duros momentos de años atrás, especialmente durante el ERE.

«Son las seis y media de la mañana. 101.3, Onda Madrid, su onda, buenos días…», deseaba a los oyentes por primera vez Jorge Martínez Reverte, entonces director general de la emisora, un 18 de febrero de 1985, cuatro años antes que naciera su hermana pequeña, Telemadrid.

Aquel primer ‘buenos días’ se emitió desde un edificio compartido con la Delegación del Gobierno en Madrid, en la calle García de Paredes, en un momento en el que la Comunidad -entonces gobernada el socialista Joaquín Leguina- no contaba con ningún medio público regional.

Veinte periodistas, junto con un buen número de técnicos y administrativos levantaron de la nada una emisora que nació con vocación de servicio público y quiso llegar a todos los rincones y vecinos de la Comunidad, aquellos que no tenían cabida en un medio de comunicación privado.
«Era una etapa muy ilusionante, todo el mundo era muy joven», recuerda en conversación con Efe Isabel García Regadera, que suma 24 años en Onda Madrid.

Del corta y pega analógico a emitir contenidos en podcast
Con más máquinas de escribir que ordenadores (y sin internet para documentarse), con cintas para grabar (todo era analógico, nada digital) y con ediciones de sonido que se hacían con el tradicional «corta y pega», los primeros trabajadores de Onda Madrid han vivido en más de tres décadas un cambio «brutal» a nivel tecnológico, sobre todo desde que se mudaron a la Ciudad de la Imagen.

Treinta y cinco años después apenas 70 personas componen una plantilla que a finales de 2012 se enfrentó a un duro Expediente de Regulación de Empleo -afectó solo a tres trabajadores de la radio, pero a 829 de todo el ente Radio Televisión Madrid- y a una difícil etapa en la que la emisión en directo quedó reducida a tan solo 8 horas diarias de lunes a viernes.

Hoy, con la reestructuración de la plantilla y mucho esfuerzo de los trabajadores, se ha vuelto a emitir fundamentalmente en directo (ya son 18 horas diarias en vivo), y se están haciendo incursiones en otros formatos, como el podcast, para llegar a nuevos oyentes.

Porque treinta y cinco años después Onda Madrid quiere estar en todas las aplicaciones y soportes, consciente de que escuchar la radio «por un transistor» ya no es el único -ni siquiera el principal- formato, como explica a Efe el director general de la emisora, Ángel Rubio.

Ángel Rubio llegó a Onda Madrid hace tres años procedente de la radio privada, y en julio de 2018 tomó las riendas de la emisora con la idea de fomentar la emisión en directo, mantener la esencia de la cercanía y la labor social y conseguir llegar «a todos los rincones», dando voz a todos los madrileños y colectivos que no tienen cabida en otros medios.

Rubio encontró una plantilla muy motivada tras unos años difíciles y un ERE que «había decapitado no sólo el factor humano, sino también la ilusión».

Desencuentro con la Administración
Esta renovación de contenidos vino acompañada de una evolución tecnológica aún no completada, pendientes de que la administración regional dé luz verde a una renovación que, aunque no supondrá ningún coste extra para las arcas públicas, nunca llega a autorizarse.

El desencuentro con el Gobierno regional tiene en vilo al Consejo de Administración del Ente Público Radio Televisión Madrid, hasta el punto de que el director general de Telemadrid, José Pablo López, acusó esta misma semana en la Asamblea de Madrid al PP y a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, de «intentar desgastarle».

Ángel Rubio discrepa de la opinión de Díaz Ayuso. «Tenemos claro que estamos para hacer un periodismo objetivo y neutral, sin injerencias», afirma, tras lamentar que esa falta de diálogo se esté traduciendo en el bloqueo de asuntos del día a día tan simples como renovar bajas o mejorar los sistemas tecnológicos.

Con todo, no hay miedo a que el Gobierno cierre Onda Madrid. «Las televisiones y radios públicas tienen una función que desempeñar como servicio público que somos», señala Rubio, que considera que «nadie vertebra como un medio público, que está en todos los pueblos haciendo un esfuerzo por dar voz a todos».

Nuevos formatos para nuevos oyentes
Rubio subraya que el futuro de la radio pasar por estar en múltiples plataformas. Y como ejemplo, avanza que en menos de un mes verá la luz ‘Gatas’, un nuevo espacio en formato podcast que dará el micrófono a colectivos de mujeres que darán a conocer su día a día sin la intervención de periodistas.

«El único relato va a ser lo que ese micrófono capte», detalla Rubio, que avanza que también se está hablando con universidades de la región para crear un proyecto dirigido a los jóvenes.

«Estamos en un momento muy bueno en general; aunque han cambiado los hábitos de consumo, la radio siempre resurge», coincide García Regadera.

58557