Más sobre el affaire de COPE y sus conciertos solidarios

Festival de Cadena 100

José Antonio Abellán destapaba la caja de los truenos acusando a la Cadena COPE / Cadena 100 de irregularidades a la hora de hacer las liquidaciones en los conciertos benéficos que organiza. Ahora ha sido Alfredo Pascual quien ha profundizado en el tema para El Confidencial.

El jueves 2 de febrero de 2015 se celebró un concierto solidario en Madrid. En el Palacio de los Deportes, ante 7.000 espectadores, la mitad del aforo del recinto, actuaron Rosendo, Amaral, Víctor Manuel y otra decena de artistas en favor de los enfermos de esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Los artistas no cobraron ni hubo patrocinadores. Con las entradas entre 35 y 45 euros, se entregaron a Fundela 91.483 euros.

Dos meses después, en el mismo escenario, se celebró otro concierto solidario. Como había sucedido en anteriores ocasiones, ‘La noche de Cadena 100’ colgó el cartel de ‘sold out’ al poco de poner las entradas en venta, a partir de 35 euros. Más de 15.000 personas abarrotaron el recinto para ver a David Bisbal, Juanes, Paulina Rubio o Marta Sánchez en beneficio de Manos Unidas. Fue emitido en directo por Divinity, de Mediaset. Y, pese a que el concierto estaba patrocinado por empresas del tamaño de Repsol, Verti (Mapfre) o Visionlab, se entregaron 31.641 euros, un tercio de lo que recaudó Fundela con la mitad de público. Se activó, además, una fila cero, promocionada intensamente desde Cadena 100, que registró una sola donación de 60 euros.

La diferencia entre estos dos conciertos es que el primero es benéfico y el segundo no. “Partimos de un error conceptual: los conciertos de Cadena 100 no son benéficos, sino a ‘beneficio de’, en un caso de Manos Unidas y en el otro de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)”, explican desde Grupo COPE, propiedad de la Conferencia Episcopal. COPE, a través de su filial Cadena 100, organiza dos conciertos solidarios cada año que se han convertido en referentes a nivel nacional.

El de marzo, ‘La noche de Cadena 100’, para recaudar fondos para Manos Unidas, y ‘Por ellas’, centrado en el cáncer de mama y cuya beneficiaria es la AECC. En teoría, un concierto benéfico dona todo lo recaudado a una causa, mientras que uno ‘en beneficio de’ se permite más licencias, como que el beneficiario apenas reciba un 10% del importe de las entradas.
Los medios de COPE promocionan con intensidad los eventos durante las semanas previas, siempre con la cantinela solidaria por delante. Los músicos, la mayoría con importantes cachés, acuden a la cita sin cobrar. Y el público responde llenando una y otra vez el Palacio de los Deportes a sabiendas de que su dinero irá destinado a una buena causa. Y, sin embargo, la cifra que finalmente llega a las ONG no sobrepasa los 40.000 euros, una cantidad ridícula para la magnitud del evento. Por ponerlo en perspectiva, es menos de lo que recauda un concierto de abogados al que acudieron 1.400 personas o la mitad de lo que se saca en un recital de viejas glorias en Torremolinos. Incluso El Corte Inglés, que patrocina el concierto contra el cáncer de COPE, dona 300.000 euros, 10 veces más que el concierto, vendiendo ‘merchandising’ solidario entre sus empleados.

COPE solo explica que se trata de conciertos ‘a beneficio de’ cuando se le pregunta directamente; el resto del tiempo, a través de sus diversos canales, afirma que son conciertos benéficos en los que se dona toda la recaudación. Incluso el impulsor de uno de los eventos, el periodista Javi Nieves, sostiene en televisión que se trata de un “concierto benéfico” que dona “los beneficios” a la AECC. La convocatoria para este año es igual: “La noche de Cadena 100 reúne, un año más, a los mejores cantantes y grupos nacionales e internacionales en Madrid para una noche de diversión, sorpresas y música sin parar. Es un concierto benéfico que, un año más, donará su recaudación a Manos Unidas para llevar a cabo este proyecto solidario”. Esto significaría que, descontados los gastos (los músicos, la partida más abultada, actúan gratis), el concierto deja limpios solo 30.000 euros.

Un promotor musical que ha llenado el Palacio de los Deportes en varias ocasiones se muestra extrañado con las cuentas: “Un evento nacional que llene el Palacio puede generar una taquilla en torno a 400.000 euros. Si descontamos el caché del músico y los ingresos por patrocinios, que varían mucho, es fácil sacar 150.000 o 200.000 euros limpios por evento”, dice. “No sé de qué manera te pueden quedar 30.000 euros de beneficio, desde luego a mí solo me pasaría una vez; a la siguiente me cambio de sector”, comenta. Más allá, un reciente informe de KPMG para el Palacio de los Deportes desvela que un concierto puede generar hasta 900.000 euros entre las ventas de entradas, comida y ‘merchandising’. COPE se niega a publicar las cuentas del evento.

Nadie sabe nada

Lo que los espectadores no saben, porque no se ha publicado nunca, es que COPE no destina los beneficios a las ONG, sino que les otorga una cuota fija: “Donamos tres euros por cada entrada vendida. Como es lógico, hay compromisos con patrocinadores y no se venden las 15.000 localidades”, dicen desde la radio de los obispos. Según sus cuentas, venden poco más de 10.000 tiques por evento y, con las entradas a una media de 35 euros, la Conferencia Episcopal estaría recibiendo más de 350.000 euros y entregando solo el 8% de la recaudación. Este porcentaje, el único que termina sirviendo para la causa benéfica, es incluso menos del habitual 10% que se lleva la empresa que vende las entradas. “Además, damos mucha visibilidad y hacemos gran promoción de las ONG, con las que tenemos firmados convenios”, dicen desde COPE. “Ambas partes estamos muy contentas con esta colaboración, que ya se alarga durante bastantes años”, continúan.

En efecto, Manos Unidas y la AECC se muestran satisfechas con la colaboración, “ojalá tuviéramos más al año como estas”, aunque no se quieren meter a hacer números. En Manos Unidas, también gestionada por la Conferencia Episcopal, no han escuchado hablar de la teoría de los tres euros: “Nosotros tenemos un convenio firmado con COPE por el que se nos donan los beneficios obtenidos en el concierto una vez descontados los gastos. Hay que tener en cuenta que COPE paga por el alquiler del Palacio unos 70.000 euros”, explican. Preguntados, los responsables del Palacio de los Deportes, hoy rebautizado como Wizink Center, no confirman el precio, pero sí el tipo de tarifa que se aplica a estos eventos: “Nosotros solemos ceder gratis el recinto para conciertos benéficos… Este no es el caso”.

Desde la Asociación contra el Cáncer van más allá: “No tenemos firmado ningún convenio con Cadena 100 o COPE ni, por tanto, ninguna obligación contraída. Lo que nos dan es una donación anual después de un evento en el que colaboramos con ellos”. Tampoco habían oído hablar de los tres euros por entrada, como Médicos del Mundo, cuyo nombre surgió en la convocatoria del concierto ‘La noche de Cadena 100’ en 2016. En teoría, los fondos de ese concierto iban a ir para que Manos Unidas y Médicos del Mundo colaborasen para la creación de un hogar para mujeres en Benín.

Pero en Médicos del Mundo no saben nada: “Desconocíamos que se nos hubiera relacionado en estos conciertos, debe ser un error. Nunca hemos recibido fondos ni se colaboró con Manos Unidas, con la que no solemos coincidir en aspectos tan importantes como las medidas de contracepción y natalidad en el tercer mundo”, explica Celia Zafra, de Médicos del Mundo. “Es verdad que estuvimos en 2016 en Benín apoyando a la delegación suiza de Médicos del Mundo por un brote de fiebre lasa, porque antes ni teníamos presencia en el país. Fue una misión de un mes financiada con fondos de cooperación suizos, nada que ver con Manos Unidas”.

El cheque de COPE no es el único ingreso que reciben AECC y Manos Unidas de los conciertos. También se benefician de una fila cero en la que los oyentes del Grupo COPE pueden realizar sus aportaciones cuando se agotan las entradas del evento. La AECC recibe los ‘royalties’ del disco que se edita después del concierto a través de las discográficas, cuyo importe oscila entre los 3.000 y los 9.000 euros. Más crudo lo tiene Manos Unidas que, a pesar del bombardeo mediático sobre su fila cero, en 2015 solo consiguió un donante de 60 euros, en 2016 dos (120 euros) y el año pasado 2.235 euros entre 43 donantes.

52464