La Generalitat Valenciana legaliza radios municipales antes de que firmen convenios con À Punt

Empar Marco con represenrantes de las emisoras municipales

La Generalitat Valenciana ha comenzado a legalizar por goteo desde el pasado mes de diciembre el casi medio centenar de emisoras municipales repartidas por todo el territorio de la Comunidad Valenciana. Desde el pasado 12 de diciembre, el Diari Oficial ha ido publicando las «habilitaciones definitivas» de estas radios que han sostenido la información pública de proximidad desde el cierre de Ràdio 9 en muchas comarcas valencianas. «No estaban regularizadas y había que darles seguridad jurídica», explican desde la Secretaría Autonómica de Comunicación del Consell.

Sin embargo, esta habilitación -a la que se comprometió el Gobierno del Botànic- ha llegado coincidiendo en el tiempo justo con el comienzo de las emisiones de À Punt Radio. La colaboración del nuevo ente con las radios locales y comarcales era uno de los argumentos recogidos en el proyecto de la directora general, Empar Marco.

De hecho, Marco quiso ratificar esa voluntad con los representantes de la Red de Emisoras Municipales Valencianas, creada en abril de 2017 a través de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP).

Estas emisoras emiten desde principios de la década de los 90 sin tener plenamente reconocido su derecho. Obtuvieron las primeras autorizaciones, se les fue asignado un dial pero sus expedientes quedaron en un cajón durante 20 años a la espera de completar el proceso. Durante todo ese tiempo se han movido en la alegalidad. Algunas incluso han desistido y, con la crisis, dejaron de emitir.

La posibilidad de llegar a acuerdos con À Punt les abre un nuevo horizonte que podría ponerse en entredicho de no contar con la «habilitación definitiva». Fuentes oficiales aseguran que cualquier colaboración dependerá de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC), pero entienden que la legalización aporta solidez jurídica a los acuerdos, sobre todo si implican algún tipo de intercambio de servicios.

Cómo colaborarán la red de emisoras municipales y la radio autonómica es algo aún por definir. «Hemos hecho un esfuerzo por normalizar de forma definitiva nuestra situación y hemos remitido una propuesta de acuerdo marco sobre la que aún no tenemos respuesta», aseguran fuentes de la Red.

Las posibilidades son varias, desde mancomunar programas a cursos para los trabajadores o dotación técnica. Sin embargo, el primer paso puede ser la emisión de los boletines informativos que arrancan hoy en À Punt. Muchas de estas emisoras conectaban cada hora con Ràdio 9, algo que se plantea como una opción para ampliar la difusión de la nueva radio.

Aunque À Punt ha recuperado todas las frecuencias de la antigua RTVV, hay zonas del territorio donde la cobertura aún no es 100% efectiva. El acuerdo con emisoras comarcales les permitiría llegar a más público al tiempo que establecer lazos con profesionales locales que podrían, en caso de ser necesario, facilitar un intercambio de información.

Esta colaboración entre emisoras cumple con la legalidad y no puede considerarse una «emisión en cadena» al tratarse de conexiones que ni tienen una producción compartida ni atentan al principio de pluralidad. «La Ley hace otra definición de cadena. Esta cooperación lo que les permite es ahorrar costes», resumen fuentes de la secretaría de Comunicación.

Las emisoras municipales recientemente terminadas de legalizar son:
En Alicante: Alfàs del Pi (107.9), San Miguel de Salinas (107.4), Monóver (107.9), Petrer (107.2), Cocentaina (107.9), Novelda (107.3), Sant Vicent del Raspeig (95.2).
En Castellón: Benicarló (107.3)
En Valencia: Marines (107.0), Albal (93.7), Alaquas (102.7), Sedaví (105.0), Manises (105.7).

Emisoras sin ánimo de lucro y en valenciano

Por otra parte, el Gobierno Valenciano está a punto de dar luz verde al nuevo concurso para adjudicar 31 licencias para emisoras de radio comercial en la Comunidad Valenciana que se basará en tres criterios básicos: permitir el acceso al concurso de entidades sin ánimo de lucro, de empresas de comunicación que apuesten por emitir en valenciano y mantener como premisa la garantía de pluralidad informativa.

El concurso para otorgar estas 31 licencias llegará cuando se cumplen dos años desde que la Secretaría Autonómica de Comunicación anulara el convocado por Alberto Fabra en noviembre de 2011, pocos meses después de asumir el poder tras la dimisión de Camps. Las bases preveían entonces la adjudicación en seis meses, pero el Ejecutivo ‘popular’ no firmó el reparto a pesar de que se había cumplido prácticamente toda la tramitación. La resolución estuvo tres años sobre la mesa del Consell, hasta que tras las elecciones de mayo de 2015, el nuevo Gobierno de Ximo Puig heredó el expediente.

No se completó por la convicción del Botànic de que el panorama de las empresas comunicativas había cambiado mucho desde 2011 y por la aparición de algunos vicios en el proceso que hacían necesario, en su opinión, convocar un nuevo concurso con ‘nuevas reglas’ que corrigieran situaciones que entendían discriminatorias, como que las entidades sin ánimo de lucro pudieran optar.

Antes de este proceso de 2011, la Generalitat, entonces gobierna por el PP, ya tuvo que anular el mismo concurso convocado en febrero de 2007 porque se detectaron irregularidades en al menos 50 de las ofertas presentadas para optar a las licencias.

51519



2 Comments

  1. La nueva radio autonómica valenciana ya está emitiendo, con informativos. Faltan los tertulianos.
    Falta la nueva televisión autonómica valenciana, dibujos en valenciano. Concursos, cursos de valenciano para exámenes oficiales.
    Se está haciendo eterno, muy lento, lo de la televisión.
    En honor a Bonifaci Gerrer, a la guerra de sucesión de 1707.

  2. En honor a Bonifaci Ferrer, el traductor de la Biblia del latín al valenciano.
    Un documental sobre la Guerra de Sucesión de 1707. El gran tabú en España.

Los comentarios están cerrados.