Jofre Llombart se despide de RAC 1



Jordi Basté y Jofre Llombart

Darío Porras publica en elnacional.cat que este martes 6 de julio no ha sido un día cualquiera para uno de los periodistas más respetados y queridos de la radio de Catalunya. Este martes, una persona que llevaba diez años en RAC 1 ha entrado por última vez en aquella redacción y en su despacho. Porque este martes, el hasta ahora subdirector de la radio privada catalana, líder absoluta después de un nuevo EGM que se ha sabido hoy mismo, se va. Día agridulce en la emisora. Dulce porque esta mañana han salido del horno unos nuevos datos que catapultan a todos sus programas una vez más como los más escuchados de Catalunya, y agrio porque dice adiós una de las personas más carismáticas de la cadena, Jofre Llombart.

Quién durante mucho tiempo fue la mano derecha de Jordi Basté, y desde hace dos años años, el número 2 de la emisora, deja su cargo con RAC 1 en el punto más alto. No se va a ninguna otra radio de la competencia, ni a Catalunya Ràdio, destino que sonó, y donde ya estuvo muchos años antes de aterrizar al otro lado de la Diagonal. El Govern de la Generalitat lo acaba de designar como Secretario General de Difusión, cargo que publicará mañana el DOGC, dejando automáticamente de ser trabajador de RAC 1 y RAC 105.

Un día lleno de emociones y donde Llombart ha tenido que escribir el mensaje «que más me costará enviar» a toda la plantilla, de los muchos que ha tenido que escribir todo este tiempo. La carta que ha enviado este mediodía a los que hasta día de hoy han sido sus compañeros, y en muchos casos, amigos o «queridas y queridos», como encabeza la misiva. Después, no es difícil imaginárselo entre lágrimas y escribiendo cosas como «Ya sabéis que me cuesta muy poco enrollarme y emocionarme. Simplemente os quiero dar las gracias por estos diez años maravillosos que siempre estarán en la zona insobornable de mi memoria».

Llombart menciona especialmente a dos personas, Jordi Basté y el director Jaume Peral, «por la confianza que en su momento depositaron en mí. Y eso me lleva directamente al equipo del Món a RAC 1, que más que un equipo es como una segunda familia». El periodista agradece a todos los equipos y departamentos de la casa, desde gerencia hasta recepción, desde técnica hasta deportes. Pero Llombart se marcha con la modestia y el talante que todo el mundo siempre le ha atribuido, pidiendo disculpas «por el poco tiempo con el que he avisado y sobre todo disculpas por si en algún momento de esta década no he estado a la altura, he cometido algún error u os he ofendido. Si eso ha pasado habrá sido por incompetencia o por ignorancia, pero nunca desde la mala fe».

Un adiós en cargo y presencia, pero no en espíritu, «seguiré siendo oyente y Secretario General del club de fans de RAC 1 y RAC 105, cargo del que nunca dimitiré ni me cesarán. Seguiré teniéndoos en el transistor de la cocina, en el de la ducha, en la app y en el coche», con alguna licencia que toca la fibra: «Pero donde realmente estaréis sintonizados –perdonadme la ñoñez- es en el corazón, donde siempre seréis líderes: sois mi radio favorita. Lo sois porque tenemos las mejores personas y los mejores profesionales haciendo la mejor radio del país. Y no hace falta que ningún EGM lo demuestre. No dejéis nunca de serlo ni hacerlo. Hoy empiezo a echaros de menos. Os quiero mucho. Jofre».

De entre las muchas respuestas que ha generado su despedida, una, la de quien se sentó a su lado durante muchos años cada mañana, y a quien sustituía cuando no estaba, Jordi Basté. El presentador ha querido acabar los «apuntes imprescindibles para ir por el mundo» de este martes en El món a RAC 1 con un recordatorio: «Estos diez años se ha ganado el respeto y la estima personal y profesional de toda la emisora, del primero al último lo echaremos en falta. Sólo él sabe hasta cuándo, pero como amigos y compañeros sólo podemos celebrarlo y apoyarle en esta nueva etapa. Además, mañana faltará un día menos para que vuelva».

Basté, sin embargo, no ha desperdiciado para dedicarle una colleja, con cariño, y decir en voz alta, y a ritmo del Boss, lo que piensa mucha gente que lo conoce, a raíz de una pesadísima pasión suya: «Mucha suerte amigo… y allí donde vaya… que lo aguanten con el Bruce Springsteen… Que lo aguanten, por favor».

65023