Iratxe Celis (Onda Vasca): “Nos gusta hacer radio con el folio en blanco, contando lo que está pasando”



Iratxe Celis

El 14 de noviembre Iratxe Celis cumplirá dos años en Onda Vasca. Conduce ‘Euskadi hoy magazine’. Su mirada profesional siempre está ligada a un micrófono y como no podía ser se otra forma Rosana Lakunza lo cuenta en Deia.

La clave del programa de Iratxe Celis es la cercanía, una cercanía que va a ser literal porque el equipo de Onda Vasca del programa va a salir a la calle de forma más intensa que la temporada anterior. Para empezar, el martes, Euskadi hoy magazine estará en Balmaseda en el día de las putxeras para festejar al patrón, San Severino. El 26, la cita será en Arrigorriaga en la semana de alimentación saludable y el 29 el escenario será Gernika para dar cuenta de lo que ocurra en el Último Lunes de Octubre.

– Segunda temporada en las mañanas de Onda Vasca, supongo que ya no hay nada que la sorprenda.
– Siempre habrá cosas que me sorprendan. Estoy más ubicada, tengo menos vértigo, aunque el vértigo sigue. Hay pocas novedades, aunque sí una importante, no tengo un compañero y es necesario dar con las claves adecuadas para mantener la frescura que conseguimos la temporada pasada. También saldremos de la emisora para acercarnos a aquellos lugares en los que hay un evento o una celebración. Estaremos a pie de calle en los ambientes en los que se mueven nuestros oyentes.

– ¿Alguna novedad además de la ausencia de Julen Arriandiaga a su lado?
– La esencia del programa es la misma, al final son dos horas de radio en directo en una franja horaria en la que lo habitual es que pasen cosas. Nosotros tratamos de contar lo que pasa en el momento en el que pasa, seguimos trabajando casi sobre folio en blanco, no somos de producir en la distancia. Somos como los pronósticos del tiempo, no somos de largo plazo;vamos al día, como mucha anticipación a la víspera, pero en materia de contenidos y secciones nos agarramos a la actualidad.

– Dos años en Onda Vasca, ¿podría hace su balance particular?
– Cumpliré dos años el 14 de noviembre. El balance es satisfactorio y no lo digo por decir o quedar bien. Primero, no me esperaba estar tanto tiempo, yo llegué para cumplir una baja y estoy aquí dos años después. Dicen que a veces hay que estar en el lugar adecuado en el momento indicado y parece que eso ocurrió conmigo. En estos dos años, he tenido la oportunidad de trabajar con diferentes compañeros, personas que no conocía. Comencé con Forki por la tarde, después con Begoña Beristain y la pasada temporada con Julen Arriandiaga y Aintzane Juaristi.

– Con Juaristi aún sigue usted.
– No sabes cómo lo agradezco. Afortunadamente, el no cambio es que sigo teniendo a Aintzane Juaristi a mi lado. Es una de las personas con más años en Onda Vasca, y si el año pasado era mi mano derecha, este año es mi mano derecha y mi mano izquierda. Esa tarea silenciosa de la producción sin una persona en la que confías y con la que compartes criterios, sería más difícil con un equipo tan reducido. Tener a Ain-tzane a mi lado me hace tener las cosas mucho más fáciles.

– Y sigue su romance radiofónico con Javier Vizcaíno.
– Se perpetúa, ese romance no va a menos. Mi jornada comienza a las diez de la mañana en ese tramo final de Euskadi hoy. Además, es el momento en el que disfruto de esa coralidad que a mí me gusta en los programas, soy la que me mantengo en el segundo plano, pero me voy calentando. Es una forma de llegar a las once de la mañana con el precalentamiento hecho. Estoy encantada de seguir compartiendo horas de radio con él, trabajar con Vizcaíno es un lujo.

– ¿Pesan mucho esas dos horas en solitario?
– Pesar no es la palabra. Lo noto, sabes que el hecho de que haya menos personas en el equipo supone una carga extra de trabajo, pero no es lo que me preocupa. Lo que sí me preocupa es no perder la frescura que tienes cuando a tu lado hay una persona que te lleva, que termina tus frases el día que no estás muy espabilada…

– ¿Huérfana?
– Sería exagerar, diría que noto la diferencia. Pero es verdad que he hecho radio muchas veces yo sola;tablas tienes, pero el vértigo ese del que te hablaba está ahí, se mantiene y piensas que no puedes ir a menos de lo que anteriormente tenías respecto a tus oyentes.

– ¿Miedo a perder los referentes anteriores?
– En la temporada pasada tuvimos buenos datos de audiencia, conseguimos ese programa que buscábamos, eso que decimos todos los que trabajamos en Onda Vasca, somos una radio artesana y buscamos sobre todo cercanía por lo que contamos y por cómo lo contamos. Lo que espero es no aburrir a nadie en mis largas parrafadas que tengo que meter yo sola. Ese en uno de los miedos que tengo y que mantendré hasta final de temporada.

– Un final de temporada que será muy electoral.
– A mí eso me preocupa menos, será Vizcaíno el que tenga esa carga. Me libro de esa parte, ahí soy oyente.

– Así que no va a sufrir daños colaterales por las elecciones.
– Sí que tenemos un plano más de política local y de alguna manera nos podemos ver salpicados, pero no mucho. Yo me dedico a otras cosas y lo mío es como más llevadero, lo que nosotros contamos no va tan pegado a los debates que puede haber en cuestión política.

– ¿Le gusta el mundo de la información política o prefiere mantenerlo al margen?
– Prefiero mantenerlo al margen, pero todo depende de por dónde te lleve la profesión. He hecho informativos y me ha tocado cubrir informaciones políticas igual que de otros ámbitos. Empecé haciendo programas en formato más de magazine y la política nunca ha sido uno de los ingredientes de mi trabajo. La política es uno de esos temas, que si me tocara abordarlo, no sabría cómo hacerlo. Soy una persona informada, pero a la hora de hacer periodismo, dame otro tipo, no me apetece meterme en esos berenjenales.

– Periodismo en clave social, ¿no?
– De alguna forma sí, va en mi ADN, no lo puedo evitar. No sé si periodismo social o periodismo de servicio, a mí lo que me gusta es contar cosas que le resulten útiles al oyente. Algo que a ellos les preocupe y yo me ocupe de ello, eso está dentro de mí. No tienen que ser los grandes temas, me gustan las historias personales, es lo que me llena. Me convence el tú a tú con las personas.

– Veo que la pasión por los micrófonos sigue en alza.
– Sí. Desde que salí de mi anterior casa estuve año y medio sin estar ante el micrófono…

– Supongo que tendría síndrome de abstinencia.
– Yo me dediqué a ser madre, fue algo maravilloso, acababa de tener un niño y fue un tiempo magnífico. Cuando me llamaron de Onda Vasca ese mes de noviembre de 2016 y regresé al micrófono, fue cuando me di cuenta que tenía un hambre voraz de estar frente a un micrófono. Me apasiona, pero insisto, me sigue poniendo muy nerviosa la tarea diaria, pero ese tiempo en la radio es como una extensión de mí misma, no sé qué haría sin esas horas de radio.

53665