‘Intimidad radio’ emitirá el programa ‘El mundo en nuestra antena’ de Arturo Vera



Arturo Vera

La emisora cordobesa ‘Intimidad Radio’, en el 106.4 del dial y a través de internet, acogerá a partir del próximo mes de septiembre el veterano programa ‘El mundo en nuestra antena’, muy conocido dentro del mundillo de la radio-afición. Este programa empezó a finales de los años 80 y desde entonces no ha parado de emitirse y ser punto de reunión para un ‘hobbie’ que hacía furor entonces entre un sector de la población y que ha ido evolucionando desde entonces en cuanto surgían nuevas tecnologías. Se emitirá en Córdoba los miércoles a las 22:00 y correrá a cargo de su presentador de siempre, el ecijano Arturo Vera.

‘El mundo en nuestra antena’ empezó su andadura en 1988 en la comunidad valenciana, y dentro de dos emisoras del grupo Rato que posteriormente se convertirían en Onda Cero. Se trataba de Radio Cristal y Radio Sagunto. Poco a poco el programa incluso se extendió a otros países. Por ejemplo en Venezuela lo emite una emisora de onda media y también se puede oír en Miami, Estados Unidos. Internet por supuesto multiplicó los puntos de escucha mediante webs de descarga o podcast. Por ejemplo aquellos que estén interesados pueden acudir a la página de la Unión de Radioaficionados Españoles o bien a Radio Intereconomía. Sus pilares fundamentales son, como decimos, el mundo de la radio-afición, la banda ancha ciudadana o la tecnología (uno de los puntos fuertes de la radio-afición).

Como explica Arturo Vera, el programa recala ahora en la cordobesa ‘Intimidad radio’ precisamente porque su director, Quino Ceular, es un gran radio-aficionado, y de hecho la propia emisora le presta una gran atención a este tema desde siempre. El propio Ceular es colaborador a su vez del veterano programa, que es el mismo para todos los lugares en los que se emite.

Nuevos radioaficionados
La radio-afición tuvo gran predicamento en los 70 y 80, incluso corría la leyenda de que el rey Juan Carlos I era radioaficionado (igual que motorista en la carretera que socorría a los accidentados). Con la irrupción de internet tuvo desde principios de los dos mil ya una enorme competencia por la inmediatez y variedad de otras posibilidades.

Pero el radioaficionado es muy aficionado, casi se diría que superaficionado, y aunque sean menos que antaño Vera ve en un complemento en la red. «Por ejemplo, tú con un walkie en estos momentos y a través del DMR puedes hablar con un ciudadano de Holanda o Nueva York, ya que se complementan la transmisión por aire e internet».,

Gracias a esa conexión con la red, Vera cree que también se puede introducir a gente joven, y sobre todo gracias a lo que define como «el cacharreo», es decir, todo lo que implica el manejo y funcionamiento del equipo de radio, sea base o walkie. «Puedes además interconectarlo con un PC, y por ahí pueden llegar nuevos radioaficionados».

El comienzo de la radioafición
Arturo Vera se inició en la radioafición de una manera muy curiosa, y se diría que casi cómica. Estaba reparando una radio, pues tenía un taller de reparación, y de pronto oyó a un radioaficionado de Cádiz y a otro de Bilbao. Ni corto ni perezoso, y tras obtener el teléfono del gaditano, se presentó un fin de semana en su casa sin avisarle, de sopetón, tal era su interés.

Además para este locutor y presentador «lo importante al final es contactar con gente que no conoces y llegar a conocerla, como decimos nosotros, verticalmente o bigote a bigote». En ese sentido, para Vera la radiafición «es el primer chat que hubo».

60569

loading…