Iñaki Gabilondo defiende el oficio de periodista e invita a reflexionar sobre la necesidad de implantar un Estatuto Jurídico del Periodismo



Iñaki Gabilondo

Lacronicadesalamanca.com publica que el periodista Iñaki Gabilondo invitó este jueves a reflexionar sobre la necesidad de implantar un Estatuto Jurídico del Periodismo y aprobar un mínimo de catálogos compartidos entre los profesionales, que incluyan los derechos laborales de la profesión en aras de garantizar a la sociedad lo que los periodistas representan respecto a sus derechos fundamentales de estar informados

ICAL. “Necesitamos muscular la herramienta jurídica que tenemos en la Constitución. Somos gestores de un derecho social, independientemente de dónde trabajemos. Tenemos un compromiso con la sociedad porque gestionamos un derecho público”, reivindicó para señalar que los periodistas son aquellos que aportan a la sociedad los elementos de juicio que necesitan tener para poder ejercer su condición de seres humanos con derechos reconocidos.

Gabilondo participó en el Congreso Internacional Miguel Delibes, organizado por El Norte de Castilla y la Fundación a la que da nombre el escritor. Consideró que la batalla por la credibilidad en el periodismo del futuro es fundamental y marcará el devenir de la profesión, ya que la sociedad se ha percatado de su importancia.

En su opinión, los periodistas deben pactar con la sociedad algo que debe ser sagrado y es el respeto al oficio, y consideró que las herramientas para salvaguardar el periodismo, como podría ser el Estatuto Jurídico del Periodismo, son temidas por “los empresarios que les inquieta por presentar a los periodistas como un ejército amenazador; por los políticos a los que les aterroriza lo mismo; y a los propios periodistas porque creen que cuando algo se define, se acota y se delimita acaba domesticándoles en territorios en contra de su propia libertad”.

Para Gabilondo los medios de comunicación sufren una “gran sacudida” y el “papel”-refiriéndose a la prensa escrita- está en vías de colocarse en el tiempo futuro. Entre tanto, agregó, la prensa escrita busca “atajos por mimetismo”, que están relacionados con las redes sociales, que nada tienen que ver con el ejercicio de informar. “Con motivo de la crisis se buscan atajos como las simplificaciones, los escándalos, los colorines que tienen el peligro de que pueden alejarnos del sentido central de la actividad”, avisó.

Por ello, para él, la profesión debería de reflexionar sobre la terminología de su actividad, ya que es un término «muy polisémico», ya que periodistas son muchos que hacen cosas distintas unos de otros.

En este sentido, abogó por incluir el término paraperiodismo a actividades legítimamente desarrolladas y relacionadas con la comunicación, pero no relacionados con el periodismo en el sentido literal de la palabra, ya que éste no puede seguir “únicamente” la búsqueda de lo que el público quiere, sino, y sobre todo, de lo que el público tiene derecho a conocer.

En este sentido, ejemplificó su propuesta con lo que años atrás hicieron los farmacéuticos que para optimizar resultados iniciaron la venta de productos no medicinales y crearon la parafarmacia, pero tuvieron cuidado de preservar su identidad como expendedora de productos medicinales.

“Hay que tener cuidado de que en estos tiempos de pánico financiero y supervivencia de entrar en territorios que nos alejan del periodismo e irrumpir todos en el paraperiodismo. Debemos evitar jugar a ese juego, por lo menos, sin conciencia”, destacó, para insistir en la necesidad de apostar por la credibilidad.

El periodismo, es según Gabilondo, el mecanismo “imprescindible” para que la sociedad sepa qué ocurre y pueda discernir y ejercer tus derechos. “Somos imprescindibles para que la democracia no sea una broma. Debemos tener conciencia de lo que somos”, insistió.

Asimismo, alentó a las nuevas generaciones de periodistas a no caer en la desesperanza, a pesar de que, reconoció que después de cumplir más de 50 años al servicio de la profesión y a punto de cumplir 79 años, estaba “cansado y escéptico”. «Cuando perdáis la fe apoyaros en la esperanza, y cuando dudéis de vuestras fuerzas contad con la fuerza de los demás», les animó.

A pesar de los tiempos convulsos, garantizó que él deposita en las generaciones venideras su confianza, ya que el periodismo tiene “un gran porvenir” porque la sociedad ha detectado que es necesario. “Ser cada día mejores profesionales y luchar por la independencia. Tendréis que defender vuestra conciencia moral, política y la de vuestro oficio y que no os desanime el tiempo presente porque no se sabe lo que depara el futuro. No te obceques con el presente porque no dura demasiado”, pronunció.

Es por ello, que alentó a los futuros periodistas a sujetarse a los principios fundamentales de su profesión y condición ciudadana, y les invitó a reflexionar sobre cómo operar en la sociedad, ya que no está definido. “En ese territorio complejo, donde aparece la política ocupándolo todo siempre con su bulimia insaciable, que siempre quiere más, se va a producir la aventura y la batalla a la que estáis llamado a trabajar. La sentencia no está dictada, está en vuestras manos”, concluyó.

66186