Gemma Nierga (Ràdio 4): «Estoy experimentando aquella magia de los comienzos»



Gemma Nierga

Inés Álvarez le ha entrevistado para El Periódico y se reproduce por su interés:
Hace tres años expiró repentinamente su relación con la SER, donde presentaba Hoy por hoy (Cadena SER), y se despidió advirtiendo: «La aventura continúa». Y claro que continúa. A Gemma Nierga (Girona, 1965) la vemos actualmente los domingos en Els meus fills (TV-3) y de lunes a viernes, con Cafè d’idees, su programa de Ràdio 4, que ahora ha adoptado formas televisivas y lo emite simultáneamente La 2. Una experiencia muy nueva que vive con ilusión.

  • ¿Contenta con estos retos?
  • Sí, mucho. Son dos registros diferentes. El del programa de TV-3 es un registro en el que me siento más cómoda; más humano, de buscar historias…
  • Y de escuchar. Algo que le pirra y hace muy bien.
  • Aprendí a hacerlo en Parlar per parlar, que fue como un máster. Pero he descubierto que también me gusta hacerlo en el registro más político. Escuchar, preguntar y repreguntar. Además, cuando estás en un medio público, tienes la sensación de que tú representas a quien te ve o escucha.
  • Este año, han cambiado en TV-3 Els meus pares, con famosos, por Els meus fills, con anónimos. ¿No era eso algo arriesgado?
  • No, porque son historias anónimas, pero en las que ha habido vivencias extaordinarias y, aveces, traumáticas. Y se ve cómo los vínculos entre padres e hijos pueden ayudar a superarlo. Y se hacen más fuertes. Nos apetecía indagar este tipo de historia. Como la de Ousman Omar, que cruzó toda África, llegó a Catalunya, una familia le adoptó y ahora tiene dos. Y ha estudiado dos carreras. Gente que puede vivir una vida llena de obstáculos y superarlos.
  • ¿Qué historia le impactó más?
  • La de Àlex Roca, que tiene una parálisis cerebral. Es un ejemplo de lucha, de superación. Ese programa me ha enseñado mucho. Salgo de esas entrevistas siendo mejor persona.
  • Ser padre no es fácil. Y si encima surgen cosas imprevistas…
  • Como la madre a la que le costó digerir que su hija quisiera ser monja. Decía: «Yo no quería eso para mi hija, sino que se casara y tuviera hijos». O el caso de Antonio Pampliega, cuyos padres vivieron la experiencia traumática de tener a un hijo secuestrado por Alqaeda un año. El telespectador puede extraer una lección: que a veces nos quejamos por cosas sin importancia, mientras que ellos han tenido vidas muy complicadas.
  • Y ahora su programa de Ràdio 4, Cafè d’idees ha pasado a la tele. ¿Qué supone eso, aparte de tener que ir siempre arreglada?
  • (Ríe) La tele tiene otro lenguaje completamente diferente al de la radio. Y es verdad que has de tener cuidado de tu look, sino que también estás más atada de manos porque te están viendo. Cuando estás delante de la cámara te sientes muy desnuda. Y sí, es esta cosas transversal de hacer tele mientras haces radio que es un ejercicio muy interesante. Yo estoy experimentado aquella magia de los comienzos. La ilusión de construir un lenguaje nuevo, y un código nuevo con un equipo nuevo. El otro día estábamos entrevistando a Artur Mas y le dimos en directo la noticia de la detención de David Madí. Periodísticamente hemos tenido esas jornadas que te dan músculo. Músculo informativo.
  • ¿Y le está resultando difícil?
  • Me estoy adaptando al doble lenguaje, al radiofónico, que es el que tengo más por la mano por mi experiencia, y al televisivo, al cual no puedes renunciar. Aunque la mirada de extrañeza es algo que creo que debo controlar. Pero, en el fondo, el instrumento y el objetivo son los mismos: no dejar de cuestionar nunca. Y no dejar que el político venga al plató a leerte la consigna del día. A los periodistas, si algo nos queda, es la oportunidad de cuestionar al poder y a los políticos. Nada más noble.
  • Hubo alguna queja de que entrevistara a Carles Puigdemont.
  • Es un personaje de actualidad, que influye en la política de nuestro país y es parlamentario europeo. Por tanto, creo que es un personaje que estés de acuerdo o no con él se debe escuchar. No tengo duda de que en la tele pública se le debía entrevistar.
  • ¿Ustedes acogen al telespectador descontento con TV-3?
  • No, en absoluto. Podemos compartir telespectadores. Entre otras cosas, porque compartimos franja horaria con Lídia Heredia y su equipo, y tenemos mucho en común. Cafè d’idees va a por público nuevo y a por el que hace zapeo. Hay público para todos.
  • ¿Presionan mucho las audiencias?
  • Nuestro director de Sant Cugat dice que de momento no hace falta que las miremos. Porque, claro, son pobres. Pero hay que observar la tendencia: cada día haya un pico un poco más alto. Además, es la tele pública. Es La 2. No tendrá grandes audiencias, pero a mí me parece muy interesante que TVE apueste por una programación en catalán. Hacía mucho que no había tantas horas dedicadas a una programación hecha en Catalunya y en nuestro idioma. Por tanto, démosle un margen de credibilidad, de confianza. Que el proyecto se pueda consolidar. Pero la manera de trabajar no es tan diferente si tienes un 1% de audiencia que un 14% .Hay algo vocaional que hace que el trabajo lo hagas del mismo modo. Porque me gusta mucho.
  • Encima le han regalado un cuarto de hora de de magacín.
  • (Ríe) Te confesaré que cuando diseñaban el programa, pensaba que sería informativo durante las dos horas. Y un buen amigo, Carles Peña, que me conoce mucho, me dijo: «Tú necesitas tener tus 15 minutos de magacín». Y me gustó mucho que me lo dijera, porque tiene toda la razón. Yo puedo hablar de política, pero dame mis 15 minutos de cultura: de cine, de teatro, fútbol, de libros… Es lo que me da todo el espíritu: la cultura… Y en estos tiempos de covid hay que apoyarla mucho.
  • No le pregunto por más proyectos, porque creo que ya tiene suficiente.
  • Me dejo llevar. También hago un podcast con la plataforma Podimo, llamado Conversaciones empoderadas de Marie Claire. Cada semana grabo una entrevista. Desde Ana Torroja a Nadia Calviño. Pero Cafè d’idees me ocupa casi todo el día, y lo poco que me queda me dedico a hacer deberes con mis hijos, porque me gusta estar con ellos.

61561

loading…