Entrevista a Julio Ruiz sobre su carrera y la crisis del periodismo musical



Julio Ruiz

Entrevista publicada por muzikalia.com:
El pasado 18 de junio, Julio Ruiz se despedía de los micrófonos de Radio 3 dejando un vacío que antojamos difícil de llenar, no solo por seguir siendo un espacio con una vigencia necesaria, sino porque no mostraba síntomas de agotamiento.

Disco Grande (Premio Ondas 2013 al mejor programa de radio musical), hizo historia esta misma primavera al cumplir nada menos que 50 años en antena. Todo un hito en la información cultural patria, que veía cómo un espacio con el que tantos hemos crecido, descubierto a cientos de bandas y aprendido de música y de este oficio, llegaba a esa esa cifra redonda. Un aniversario agridulce, pues poco después la emisora obligaba al periodista a abandonar su puesto en una jubilación forzosa que también afectaba a sus compañeros José Miguel López y Javier Tolentino y estos días ha incluido a Manolo Fernández y su Toma Uno.

A Julio le debemos mucho, no solo por hacer siempre gala de esa humildad, o por su empeño en dar voz en su programa a grandes y pequeños, enseñarnos y hacernos disfrutar con lo conocido y lo desconocido, y por haber sido uno de los altavoces más notables del fenómeno indie, ese movimiento que desde hace tres décadas ha ido transformándose y asentándose en nuestro país con testigos y padrinos como él.

De ello hablamos en esta interesante charla, en la que también ahondamos en algunos aspectos de su trayectoria y en la difícil situación de la prensa musical española.

  • Por fin podemos hablar, estás muy solicitado.
  • La verdad que no me imaginaba que este año que no tenía agenda, he tenido que terminar haciéndomela solamente para esto. Pero ya bajará la espuma de la cerveza, hace un mes que pasó lo que pasó y sigue la resaca de la historia… pero como te digo, todo terminará volviendo a su ser.
  • Tiene que ser bonito tener ese reconocimiento en vida, que parece que solo nos acordamos de la gente cuando ya no está.
  • Cuando empezó a rumorearse que esto de la jubilación iba a ser inevitable y que a mediados de julio saldríamos Tolentino, José Miguel López y yo, intenté prepararme para ello. Pero no sé si fue no querer asumir la situación, que no fui consciente hasta que estaba en el mismo mes de julio. De hecho en junio me fui a Málaga de festival, estuve allí con La Habitación Roja haciéndoles una entrevista y quedaban quince días.
    En esa época tuve una reunión con notables seguidores del Atleti de mi quinta, Almudena Grandes, Juan Luis Cano, Pancho Varona, Petón… y el otro día repetimos, se unió el compañero Juan Pedro Valentín de Mediaset y responsable de Nius, que nada más verme me dijo: “Julio, ¿tú sabes la que has organizado? Es absolutamente insólito ser trending topic y estar acaparando tanta atención por algo como lo que te ha pasado a ti. Algo blanco, bueno en tu caso rojiblanco” (risas). Y es que realmente cuando se tiene esta repercusión suele ser con historias de bastante mal rollo, no porque el pueblo llano y los músicos se hayan volcado para reconocerle a uno su trabajo. Estas cosas tan bonitas que se han dicho…
  • Es que eres referencia para jóvenes y para no tan jóvenes. Los que rondamos los 50 llevamos escuchándote toda la vida.
  • La verdad que sí. Te das cuenta de que estás llegando a gente que tenía una determinada edad cuando empezó a relacionarse con la música o cuando arrancó el tan denostado indie y a lo tonto, han pasado casi treinta años. Eso me hizo terminar el programa así, podría haber puesto algunas entrevistas con Oasis, Blur, PJ Harvey, The Cranberries, Radiohead, Björk… pero al final digo no, quiero recordar los artistas maqueteros que han sido los mejores de cada año para los oyentes del programa. Ahí había 30 años de historia y ya ves el podio de los ganadores. En la recta final uní a tres granaínos, Apartamentos Acapulco por hablar de uno de los últimos, Cecilia Ann para mencionar a algunos de los primeros y Los Planetas, que al fin y al cabo son los que siempre han estado ahí.
  • Que ganaron dos veces seguidas.
  • Sí, puse “Brigitte”, de su segunda maqueta. Y unos días después tocan Fuerza Nueva en el Jardín Botánico, estoy hablando con J que la verdad estuvo muy cariñoso y de repente aparece una chica y me dice: “Julio, ¿sabes quién soy? Brigitte…”. Bueno, eso fue la anécdota total. Una chica a la que se le dedicó una canción por parte de Los Planetas en el año 93 que entonces tenía veintipocos años y hoy, pues como tú, unos 50… Así es la vida.
  • En mi caso recuerdo Disco Grande desde que entró en Radio 3 que fue en el 92, pero juraría escucharte un año antes retransmitiendo el concierto de Siouxsie & The Banshees en el Pabellón de los Deportes del Real Madrid. ¿Puede ser?
  • Claro, lo recuerdo perfectamente. Me estoy viendo ahora mismo saliendo de ese concierto y volver en coche con mi amigo Tanis, por entonces vecino de Aluche, que creo que no había creado ni Jabalina.
    Hay una particularidad, ese concierto lo retransmite Radio Cadena Española, todavía no estaba en Radio 3.
  • Otro recuerdo mítico que me viene, aparte de cientos de entrevistas, fue una retransmisión de Glastonbury que hiciste junto a Paco Pérez Bryan.
  • Sí, Glastonbury… banderas galesas ondeando, totalmente embarrado y Cerys Matthews de Catatonia se baja del escenario y me presento con ella en antena. Paco flipando “¡pero si acaba de bajarse del escenario!”. Y es que a Cerys ya la conocía de uno de esos primeros FIB del Velódromo. No sé si fue una jornada de presentación y quizá no habían sacado ni el primer disco. Ella había estado en Barcelona trabajando de jovencita cuidando a niños y había aprendido español. La he entrevistado varias veces y me hubiera gustado hacerlo en estos últimos tiempos. Estuve persiguiéndola desde que está trabajando en la BBC 6 pero la agente me dio largas y no insistí más. También anda metida en algo llamado cooking and singing, que cantaba y cocinaba a la vez, algo en teatros que me parece muy curioso o al menos, diferente. Si pasado mañana hago un podcast, vuelvo a intentarlo.
  • Otra cosa característica de Disco Grande que me parece increíble son las GATO -Grabación a Traición Original-. ¿Conservas ese archivo?
  • No, ese archivo lamentablemente (o maravillosamente) pertenece a Radio Televisión Española. Hay una cantidad ingente de grabaciones que he suministrado a la casa. Y ojo, que encantado de haberlo hecho porque yo he defendido siempre orgullosamente la camiseta de Radio 3 treinta de los cincuenta años de mi programa. Se han quedado ahí multitud de archivos de los artistas que venían al programa y les invitaba a tocar. Esas grabaciones están llenas de auténticas joyitas. Hace algunos veranos las utilicé para recuperar parte del archivo no solo nacional sino nacional. En los podcast pueden escucharse muchas de ellas.
  • Con lo bien que se han tratado en la BBC las Peel Sessions de John Peel, que había hasta un sello que las editaba… ¿Cómo no recopilar eso de alguna manera o sacar las 20 mejores al menos en digital?
  • La casa llegó a tener el sello Radio Televisión Española y no sé por qué no se utilizó eso en su momento. Un material tan goloso que quizá algún grupo hubiera tenido alguna reticencia por el sonido o lo que fuera, pero la mayoría habrían accedido. No sé por qué como radio pública y viendo lo que comentas de la BBC, que siempre hemos tratado de tenerla como referente, haber hecho algo con ellas, pero no. Y ojo, estamos hablando de las grabaciones en mi programa, pero en otros programas como Discópolis de José Miguel López que ha estado recuperando sesiones tesoro estos últimos meses, también tiene un archivo muy interesante.
    Hay muchos músicos que te llaman sorprendidos por no haber vuelto a escuchar esas grabaciones y seguro que tendrían interés. Con el tiempo, si la casa o alguna otra emisora pública o privada quiere recuperar eso, tendrá que recurrir al maravilloso archivo que poseen. Yo estoy orgulloso de haber podido ampliarlo con esas GATO.
  • ¿Tú que tienes tanto bagaje que has vivido fenómenos como la Movida y demás, pensabas que el indie iba a durar tanto?
  • Sí, la Movida dura unos diez años, empieza a finales de los 70 y a finales de los 80 empiezan a atropellarles los indies, que es cuando desaparece. Yo no pensaba que el indie fuera a durar tanto, ha sido tan denostado, ha tenido tan mala prensa… pero ahí sigue, a pesar de no estar muy considerado. Y eso que la gente que no entiende mucho habla del indie pensando que es un estilo, no como la Movida que más o menos fue un movimiento madrileño y radialmente se contagió que si en Málaga Danza Invisible, que si en Barcelona Loquillo, Los Burros o Los Rápidos, en Galicia Siniestro Total… Antes de empezar todo eso, a finales de los 80 cuando yo ponía a los Vancouvers a Sex Museum, Surfin’ Bichos… ya empezamos a llamarles indies como abreviatura de independientes, porque veíamos en el New Musical Express y en el Melody Maker que salía la lista de los indies, de los sellos independientes. Pero qué os voy a contar de hasta qué punto se ha manoseado y pervertido el término indie.
    El indie tiene dos etapas, la inicial noventera con supervivientes como Los Planetas, Sr. Chinarro y demás y la de los 2000, con nuevos referentes como Love Of Lesbian, Vetusta Morla etc.
    Esta segunda remesa ha tenido mucha más suerte porque ya estaban los cimientos puestos. Quitando a la gente que eran muy buenos, que es lógico que pasados 30 años ahí sigan como Los Planetas, Chinarro… Alfaro y sus bandas, que aunque están con un pie a finales de los 80 les situaría más en lo 90… Estos que sobreviven tenían que hacerlo porque había material. Otros quedaron en el camino y llegaron donde pudieron, porque eran demasiados. Todo está sedimentado y quizá para otros grupos ha sido más fácil que se articulara ese mainstream indie donde ahora están asentados Love Of Lesbian, Vetusta Morla y todos estos grupos que están ahí arriba.
  • También el indie ha evolucionado, al principio todos los grupos querían sonar a The Jesus & Mary Chain, Pixies, Sonic Youth… Si Nacho Vegas da el salto a cantautor a principios de los 90, quizá hubiera pasado desapercibido.
  • Seguramente, aunque lo de Nacho fue una evolución, él tiene ya 30 años de carrera y tiene mucha calidad. La gente le ha seguido porque su propuesta era interesante y hay una fidelidad a los viejos conocidos. Mira dónde ha llegado Nacho Vegas desde ‘Actos Inexplicables’ a hoy o el propio Antonio Luque, que hace pocos años enlazó tres discos impepinables. Por no hablar de Los Planetas, que de vez en cuando cogen y dicen “Venga, le vamos a dar una golosina a los indies, dejamos un poco el flamenco y recuperamos las guitarras de antaño” y sorprenden a los que tienen una edad y empezaron con ellos.
  • El indie ha evolucionado, por no hablar de la industria de los festivales que nació a la par y hoy en día está totalmente asentada.
  • Siempre he pensado que los que cogen el ladrillo y ponen la primera piedra, son los que tienen el mérito. Ese mérito que tuvo el grupo que salió de cualquier provincia de España y se puso a hacer algo que nadie hacía; el sello independiente que se gasta todo lo que tiene en sacar la música que le gusta… me estoy acordando por ejemplo de Vizcaíno y Grabaciones en el Mar, cuando lanzó a sus amigos de El Niño Gusano, o de Tanis con Iluminados o de Luis y a Montse de Elefant con los primeros grupos que ficharon… y luego evidentemente, quien tiene la valentía, en este caso los hermanos Morán, de hacer lo que hicieron con el FIB. Aún recuerdo contándome en la barra del Maravillas “Julio, ya no vamos a que tener que ir a Glastonbury ni a Reading, porque vamos a hacer nuestro propio festival”. Hay que tener valor para eso. Y a lo mejor, y no me gusta el autoincienso, también hace falta valor para coger y darle cancha a todos aquellos grupos con maquetas de sonido mejorable, pero que rascando nos advertían que lo que se apreciaba por debajo merecía la pena.
  • Volviendo a Disco Grande, como seguidor, como periodista… qué bien te preparas y documentas los programas siempre.
  • A ver, lo que sé, lo sé por viejo y pellejo (risas). No tengo que documentarme o leer que Iggy Pop trepó por la cucaña de la barra del Rock-Ola, porque lo he visto con mis propios ojos. O cuando Spandau Ballet tocaron en mitad de julio y los cortinajes esos de los nuevos románticos que llevaban estaban empapados de sudor, porque también lo he visto… o qué pasó en ese primer FIB o cuando en los 70 Sandy Denny se mete en el camerino a llorar porque está tocando en acústico en la sala MM de Madrid y la gente no le hace ni puto caso porque se oye más el ruido de los hielos de los cubatas. Son 50 años de programa y ha pasado mucho agua debajo del puente, hay documentación que no hace falta buscarla porque ya la tienes y luego hay otra que tiene que ser obligación de todo periodista, aunque te toque hablar con un australiano de segunda división que viene a tocar a una sala de 100 personas. Lo que pasa es que estamos muy mal acostumbrados a escuchar algunos desastres tipo: “así que es vuestro tercer disco”, “no, es el segundo”… esto me parece lamentable. El periodista tiene que tener la suficiente documentación sobre la persona con la que va a hablar o el tema a tratar. Algunos programas de Radio 3 tienen un equipo detrás que se encarga de eso, yo siempre he sido hombre orquesta y me sentiría muy raro teniendo que interpretar la documentación o los datos que me dieran.
    Es necesario cuidar las entrevistas, a pesar de que al periodismo musical le hayan condenado en este país a ser género menor durante tantos años.
  • Ese tema nos persigue. El periodismo musical está estancado en una crisis permanente, qué difícil es vivir de ello…
  • Totalmente. Si a mí algo me da rabia de tenerme que ir a casa no es que me jubilen y mi hueco vaya a ser para alguien joven que vaya a aprobar una oposición, sino que de los cincuenta años de Disco Grande solo he vivido de mi programa y de otras actividades similares, apenas doce. Que fue cuando hubo un acuerdo laboral parecido al de ahora con el que después de llevar un montón de tiempo como colaboradores, nos integraron en la plantilla mediante contrato. Llevaba 23 años como colaborador en Radio Televisión Española y en 2007 me hicieron fijo. Entonces el acuerdo fue favorable y ahora ha sido desfavorable.
    Disco Grande desde 1971 a 2021 ha sido hobbie, hobbie, hobbie mínimamente remunerado… en los primeros tiempos he buscado publicidad de una academia de idiomas, de una tienda de electrónica de la calle Barquillo… hasta que por fin me contratan. Con el segundo sueldo más bajo de Radio 3, por cierto.
    Que mucha gente pensaría: “Julio Ruiz, Disco Grande, la hostia, los indies…” pero llegaba a fin de mes siendo periodista deportivo en Marca durante trece años, en el diario El Sol desde que nació hasta que murió, La Información de Madrid desde que nació hasta que murió o haciendo guiones para la tele… hasta el año 2007 tuve que tener una ocupación prioritaria como periodista, para poder vivir de ella y permitirme poder seguir haciendo Disco Grande.
  • Aquí llevamos 21 años, cientos de miles de lectores y sobrevivimos con más pena qué gloria…
  • Es loable pensar que medios como el vuestro se mantengan sabiendo que al final, lo único que estáis haciendo es alimentar vuestra pasión. Que es lo que hemos hecho muchos durante mucho tiempo. Que al final, por desgracia el periodismo musical da para lo que da. “Anda, que Bob Dylan cumple 80 años”, entonces se acuerdan de nosotros para que lo contemos. Pero como no sea que haya un aniversario o un suceso lamentable, no existimos. El periodismo musical aquí es de tercera división.
    Qué te voy a contar la envidia que sentimos de los compañeros ingleses o franceses, que cruzas la frontera ves lo bien considerados que están allí y se te cae el alma a los pies…

65263