El principal accionista de Prisa recrimina a Juan Luis Cebrián los malos resultados de Prisa Radio



Según informa El Español, el presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián, salvó un áspero consejo de administración de su compañía celebrado este viernes 24 en el que recibió las críticas del accionista mayoritario, Amber Capital. Cebrián consiguió, con el apoyo de la familia Polanco y de sus alianzas con Telefónica y la banca, que el consejo le aprobara las cuentas de 2016 que serán presentadas en pocos días, según fuentes del accionariado de Prisa. El consejo también acordó seguir adelante con la venta de la editorial Santillana.

Dos fueron los puntos en los que se centraron las críticas en una sesión que comenzó al mediodía y terminó casi a las cinco de la tarde. Por un lado, Joseph Oughourlian, principal accionista de Prisa (19,29%), afeó la gestión, sobre todo por los malos resultados del negocio radiofónico. Los representantes de la banca, en cambio, estaban más interesados en la venta de Santillana, operación anunciada en noviembre de 2016. Varios analistas consultados por El Español destacaron la duración de la sesión para ilustrar las profundas discrepancias que hay en el seno del accionariado.

El francés Oughourlian, fundador del ‘hedge fund’ Amber Capital, le ha tomado la delantera a Inversiones Rucandio, la sociedad de la familia Polanco, y ha ido ganando fuerza en el accionariado. Hoy tiene casi un 20% de la compañía fundada por Jesús Polanco, cuya familia se ha quedado con un 17,5%. Es justo este inversor el que está moviendo la silla a la actual cúpula directiva que encabeza Juan Luis Cebrián y exige un cambio radical de la gestión.

El hundimiento de la radio

La principal crítica a la gestión de Cebrián en este momento es la situación de Prisa Radio. Casi una cuarta parte de sus ingresos han desaparecido en los últimos seis años. Mientras en 2010 estos eran de 395 millones, en el ejercicio 2014 apenas llegaron a 297 millones, su punto más bajo. En 2015 se recuperaron hasta 307 millones, pero en 2016 volvieron a pinchar. Las cifras de ingresos hasta el tercer trimestre de 2016, cuyas cifras definitivas se conocerán la próxima semana, sólo sumaban 205 millones, faltando sólo un trimestre para cerrar el año.

La crítica sobre la mala administración de esta división afecta especialmente al consejero delegado, José Luis Sainz, mano derecha de Cebrián, un hombre que inició su carrera como gestor en Prisa en la Cadena SER. Tras la sesión de ayer, Sainz continuará pese a las críticas de Oughourlian, porque el resto del consejo le ha respaldado.

La fuerte caída de los ingresos ha obligado a un masivo recorte de gastos pese a que la plantilla aceptó una reducción voluntaria de salarios en 2014 que aún está en vigor. A finales de 2016, la dirección anunció que habría nuevos recortes debido a que los resultados del ejercicio habían quedado por debajo de sus expectativas. Como parte de este proceso de ajuste, encargó a la consultora Avance Group un informe para optimizar su plantilla. Un proceso similar se realizó en Radio Caracol de Colombia, propiedad de Prisa, que se tradujo en la eliminación de puestos de trabajo.

En España, el comité intercentros de Prisa Radio, que aglutina a Cadena SER y las cadenas musicales, interpuso hace pocos días una demanda contra la empresa porque considera ilegal el traspaso de 157 trabajadores desde Prisa Radio a Prisa Gestión de Servicios a contar del 1 de febrero. La dirección ya había advertido que la decisión afectaría a los departamentos de administración, recursos humanos, gestión, servicios generales e informática. Los sindicatos han considerado desproporcionada la operación ya que afecta a más del 15% de la plantilla.

47845