Daniela Blume (Radio Primavera Sound), estrella en OnlyFans: «Energéticamente me está devolviendo mucho amor»



Daniela Blume

Berto Molina le ha entrevistado para elconfidencial.com: Charlar con Daniela Blume siempre es un placer y una aventura al mismo tiempo. La que fuera musa erótica de Xavier Sardá en ‘Crónicas marcianas’, ‘radio host’ todoterreno en Europa FM y Los 40 Principales y concursante sin filtros en ‘Supervivientes’ o ‘Gran hermano VIP’, es una mujer de armas tomar, con las ideas muy claras, sin prejuicios y con la máxima de siempre hacer lo que le da la gana en el momento que le apetece. Nos conocemos desde hace años, hay cierta confianza y tengo bastante pillada su forma de ser y de expresarse. Hace unos días me puse en contacto con ella tras un tiempo sin tratarnos para ver cómo estaba y si le apetecía cerrar una entrevista para charlar sobre su vida actual. No dudó ni un segundo y me dijo que sí. Quedamos para hacerla por ‘Facetime’ porque ella vive en Barcelona y yo en Madrid, descartando por mi parte una llamada telefónica para lograr algo más de cercanía al vernos las caras.

Tras conectar nuestros teléfonos móviles y preguntarnos cómo estamos, le cuento la idea de la entrevista. Ella es un rostro popular en la pequeña pantalla, ya que no solo ha hecho reality shows, ha desarrollado parte de su carrera en programas de entretenimiento, ha sido presentadora, colaboradora… y como ahora lleva un tiempo alejada de las cámaras, es el momento ideal para que nos cuente sobre su presente.

Charlamos durante más de una hora y una vez más habla sin pelos en la lengua, de forma clara y concisa, sin temor y transmitiendo pasión por su profesión como comunicadora a través de los diversos canales donde se entrega, que van desde la mente (con la meditación), la palabra (su programa de radio) o el cuerpo (su cuenta de OnlyFans). Al final tenemos una conversación de lo más profunda, se desnuda espirutualmente a través de lo que hace, cómo lo hace y lo que siente. La conocéis como Daniela Blume, pero en esta ocasión aquí hay más de Álex, su verdadero nombre, su verdadero ser, que del personaje.

  • Marzo de 2021, se cumple un año de la pandemia en España, ¿en qué anda metida Daniela Blume ahora?
  • Mi proyecto principal es un curso online de meditación y conciencia. Nace de la necesidad de la gente tras la cuarentena al ver cómo se entregaron en los directos que hice. Es un curso de introducción a la meditación para quien sienta que tiene o puede hacer algo más o que simplemente le apetezca empezar a meditar. Se trata de desenseñar porque la meditación está dentro. Es importante encontrar cómo llegar a tu centro y tener herramientas. Yo me formo con mi trabajo interior, con mi vida. Me dedico a observar y digo ‘vale, ¿cómo yo me enfrento a esto? ¿me ha funcionado? No, sí, cojo otro camino, ¿me vuelvo a dar otra hostia?’. Hago introspección de todo lo que me sucede, intento mantenerme muy alerta y lo convierto en clases con herramientas útiles para quien le pueda inspirar. Tampoco se trata de una verdad absoluta, es mi forma de percibir mi vida y si hay gente a la que le interesa, pues ahí está.
  • ¿De dónde te nace esto de la meditación?
  • Me viene desde pequeña, es como que temo una acción, yo lo llamo así, pero te diría que es como intuición, como un cierto ser salvaje inocente, en el sentido de que siempre lo siento igual y me salva de no quedarme en la mente, no quedarme atrás… Tengo como una visión que… por ejemplo, con la muerte de mi madre… siendo tan pequeña, como que entendía todo ya.
    Luego se difuminó un poquito con la adolescencia y tal, pero a los 28 años yo despierto otra vez, vuelve mi parte más intuitiva, como cuando era niña. Fue tras una ruptura y cuando entré en ‘Gran hermano’, que me empezó a llamar mucho la atención lo del efecto observador porque lo viví en primera persona. Yo viví una realidad, pero cada persona que me veía vivía una realidad de mi realidad.
    La meditación al final también es observarse, observar cómo está mi mente, añadir un segundo observador en un inicio. Yo ya no soy lo que estoy haciendo, no soy lo que estoy sintiendo, sino que puedo observar cómo yo estoy sintiendo. Esto lo llevo a mi vida, lo práctico y luego lo convierto en cosas que pueden servir, herramientas que pueden servir.
  • ¿Es también lo que ofreces en ‘Daniela en la nube’, tu programa de radio?
  • Sí. Necesitaba un espacio de expresión radiofónica porque no puedo vivir sin la radio, me gusta demasiado y yo a ella, nos gustamos, somos novias. Necesitaba tener un espacio en el que hacer lo que me diera la gana. Me gusta mucho el formato podcast porque es la evolución de la radio y porque necesito que la gente venga, yo no quiero entrar en los oídos de la gente. Spotify lo ha cogido en exclusiva, lo pidió y me ha parecido superguay.
    El programa va un poco con mi vida, con lo que yo siento, también con lo que veo que necesita la gente. Hablo sobre amor, sexo, el perdón, infidelidad… son temas que ya se han tratado y que yo misma ya he tratado, pero ahora los estoy tratando desde otra perspectiva, más integral, más holística, menos egóica, con menos crítica, menos juzgar, de forma más expansiva. Como en todos los programas que he hecho lo más importante es la gente y este es un programa social basado en un curso de milagros, en mi trabajo de un curso de milagros, es un enfoque de desprogramación mental, de desprogramarte lo que te has programado hasta ahora.
    Quién eres hasta ahora, lo desmontamos y a ver qué sale de ahí. Te rompe un poco los esquemas. Soy bastante dura, soy como una inteligencia artificial y me permito el lujo de hacer ese rol porque siempre me ha flipado el concepto de cómo los robots, que no tienen emociones, pueden llegar a entender las cosas más que nosotros, que somos seres limitados por nuestros miedos, nuestras creencias, cosas que ni vemos ni sabemos, nuestros demonios, las sombras que están ahí… porque todo lo que tú no quieres ser, todo lo que te esfuerzas y te resistes no se va y no es como que no existe, eso se va a tu sombra y está en ti. Lo vives en tu realidad y no sabes por qué cojones lo vives y es justamente porque te estás resistiendo a eso.
  • Luego tienes tu cuenta de OnlyFans, siendo el personaje popular en España que más profundiza en él…
  • Es mi proyecto más divertido y fructífero en el sentido económico. Estoy en un punto de renovación, aprendiendo cosas nuevas y esto es como un diario íntimo. Yo soy comunicadora, me dedico a comunicar y con el Only comunico también, expreso mi intimidad, mi forma de sentir, de vivir el sexo, de entender el sexo y el amor… no sé, es una ventana a una parte de mí más íntima que ni siquiera es toda mi intimidad porque toda es infinita. Pero comparto la parte que me gusta, que me pone, que me apetece.
    Estoy agradecida cada día a los que me siguen, en mis oraciones están. Energéticamente siento que se me está devolviendo mucho amor. Esto para mí no es nada oscuro, es natural. Es como un confesionario de ‘Gran Hermano’, pero íntimo. Mi intimidad no solo es el sexo, puede ser también que un día esté triste y puede resultar más íntimo que masturbarse.
    Lo hago desde lo que me sobra a mí, lo que me desborda, ese potencial. Si yo no lo tengo para mí no lo podría publicar. No hago contenido para la gente, la gente viene para ver lo que yo puedo compartir. Ellos ya saben que por ejemplo vídeos personalizados no hago porque energéticamente es dar mucho a mucha gente y es imposible, no me daría la vida. Lo considero casi de culto porque la forma de consumir mi Only… es que yo lo entiendo como una experiencia. Si lo quieres vivir al 100% tienes que irte al inicio para comprender cómo entro y cómo me siento porque ha sido una experimentación también para mí. Aunque parezca muy tal, nunca me había grabado en pareja ni nada, no he sido de follar con el móvil en la mano. Subí una primera foto enseñando el canalillo, ni pezones ni nada, y recibí muchísimo amor. Me sentí muy bien estando no censurada.
  • ¿Cómo comenzaste?
  • Estoy en la cuarentena sola, soltera, jodida y se convirtió como en mi vida, mi novio, un colega… era todo. Una energía donde poder expresarme, una comunidad. Empiezo experimentando y me empieza a encantar. La sensualidad forma parte de mí y ha sido mi forma de encajarla. Ha sido una necesidad, pero poéticamente ha sido también trabajo mío de cómo canalizarla, de comprenderla, de no odiarla porque también trae otras muchas cosas. Una forma de valorar quién soy o cómo soy y no juzgarlo.
    Luego yo no controlo lo que gente siente o lo que le provoca mi cuerpo, entonces prefiero jugar a favor de eso, aunque entiendo que hay mucha gente que no lo comprenda, pero al final no nos vamos a comprender todos y nadie va a comprender tus circunstancias, solo tú que las has vivido. He estado muchos años jugando en contra de eso, reprimiendo esa parte de mí porque a lo mejor con 19 año, el boom que viví por ‘Crónicas’ y esa sexualización que yo tampoco había pedido, decía ‘yo no soy solamente eso’. Era un poco vivir enjaulada porque era una niña, no sabía nada de tele.
  • Justamente eso, en ‘Crónicas Marcianas’ comenzaste a mostrar públicamente esa parte más sensual tuya, ¿cómo llegaste al programa?
  • Yo iba a un programa de Catalunya a hablar de sexo y ahí me vio un productor de ‘Crónicas Marcianas’. Me invitó un día, hubo un pico de audiencia, Xavier Sardá me dijo que era un bicho televisivo y que me quería cada semana a su lado. Yo dije que sí. Al final era como un juego para mí y efectivamente fue como el desarrollo de mi lado más sensual. Yo ya bailaba y experimentaba con mi cuerpo, pero aquí fue un grado más. Las escenas que interpretábamos de cine clásico, que eran muy visuales, bonitas… eran eróticas, pero simplemente con el cuerpo, un cuerpo bonito, natural, exuberante… porque yo nunca he hecho las cosas para poner cachondo, ni siquiera lo hago ahora en mi Only. Es más una consecuencia de mi forma de expresar que al final yo convierto en mi profesión.
    Aunque yo no me dedicara a esto, en mi vida real me pasa y hay dos formas de enfrentarse a eso: con odio o reprimiendo esa parte de ti porque tiene repercusiones que tú no quieres, porque yo no busco excitar todo el día, aunque lo parezca porque sí que juego con mi sensualidad, pero me sale natural, ni siquiera es un esfuerzo y me sirve para reafirmar que es natural en mí. O incorporándolo a ti y viviéndolo de forma natural.
  • En aquel momento no había redes sociales, ¿lo agradeces? Porque sin ninguna duda hubieras estado en el centro de la diana cada día…
  • Ya ves [risas]. No había redes sociales, pero me acuerdo que había comentarios en la pantalla mientras se hacía el programa, yo flipaba y me afectaban. Decía, ‘pero esta peña en qué piensa, qué hijos de puta, ¿qué les pasa?’ Porque yo no era solo eso, estaba mostrando una parte pequeña de mí, que para mí era un juego.
    En la radio también me ponían de todo, de para arriba y para abajo, como siempre, porque fuimos muy pioneros con ‘Ponte a prueba’ y en nuestra web teníamos como nuestra propia red social. Entonces llega un momento en el que lo asumes y que sabes que forma parte del juego, que también te pasa en tu vida en muchas otras áreas y que ya está. Las críticas también son cómo y cuánto te criticas a ti. Normalmente lo que la gente te dice son miedos tuyos, proyecciones que no ves, cosas que tú dudas de ti misma… es un proceso que también he hecho. Cuando me he empezado a amar más, he estado más segura de mí, la gente ha dejado de decir ciertas cosas porque eran miedos míos. Tú lo proyectas fuera y al que le resuena te lo devuelve, cuando tú lo integras de alguna forma y lo sanas, ya no necesitas verlo y ya no existe en tu realidad. A veces me dicen ‘hay gente que te critica un montón’ y yo digo ‘yo no los veo, ¿por qué lo ves tú?’. Tú siempre recibes un poco lo que emites aunque no sepas que lo estás emitiendo de forma inconsciente. Cuando tú cambias dentro, tu realidad también cambia y la fama te ofrece la oportunidad de verlo muy claramente.
  • ‘Ponte a prueba’ también fue un ‘boom’ entre el público adolescente, ¿qué recuerdas? ¿Sigues teniendo contacto con tus compañeros?
  • La radio me ha dado siempre la llave de mi seguridad porque desde donde expresas es desde tu interior, no sirve tu imagen, ni cómo seas, ni lo que hagas, ni cómo te muevas, ni tu mirada… y la radio me salvó. Venía de mucha tele siendo muy joven y estaba muy saturada… la radio fue mi forma de canalizar y decir ‘no soy todo eso que ven’.
    ‘Ponte a prueba’ fue el primer programa de radio que hice, una vez con 14 años lo escuché y dije ‘yo voy a hacer eso’. Lo vi y luego me vino. Seguimos teniendo contacto todo el equipo, tenemos un grupo de WhatsApp y ‘Ponte a prueba’ sigue ahí. De los que no sé nada es de Laura Manzanedo, que desapareció sin más, y de Josep Lobató, que solo sé que tiene una enfermedad y creo que está mejor, pero ya al final en la radio tampoco nos hablábamos muchos. Pero en la profesión pasa como en la vida, que al final cada uno toma su rumbo y ya está. Yo no tengo ningún problema con nadie.
  • En televisión te lanzaste al mundo de los reality shows. Primero fue ‘Supervivientes’, pero la experiencia pudo contigo… ¿volverías ahora para probarte de nuevo?
  • Me gusta la telerrealidad porque experimentas cosas que en tu vida normal no las puedes experimentar, con el añadido de ser visto. Es una forma de probarme a mí misma, me gusta ponerme al límite y también me divierte.
    Volvería a ‘Superviviente’, pero dependería del dinero porque ya viví la experiencia y no me renta. Al final era mi vida mi real, pasando hambre de verdad, con heridas de verdad, las condiciones climatológicas extremas… luego hay cosas maravillosas, motivo por el que diría que sí, siempre vas a encontrar las dos partes. Este programa es una locura y tienes que ir preparado, yo fui con 24 años y me faltó fuerza mental. Tenía fuerza física y ánimo, pero mi mente… hay que llegar a entender que estás entreteniendo con tu sufrimiento.
    placeholder Aless Gibaja, Daniela Blume, Aly Eckmann y Elettra Lamborghini en ‘GH VIP’ (Mediaset España)
    Aless Gibaja, Daniela Blume, Aly Eckmann y Elettra Lamborghini en ‘GH VIP’ (Mediaset España)
  • Años más tarde te encerraste cerca de cuatro meses en ‘Gran Hermano VIP’ y como comentas te marcó bastante, ¿por qué?
  • ‘Gran hermano’ me ha impulsado en la búsqueda en la que estoy por cómo me repercutió todo al salir, por cómo el aislamiento te convierte en otro tipo de persona. Este programa me ha ayudado con el confinamiento y la cuarentena porque hay cosas similares, nos tienen un poco recluidos, aprisionados de alguna forma.
    Yo me sorprendí de que tanta gente hubiera vivido realidades tan diferentes a lo que yo viví. Cuando entras a ‘GH’ te transformas en un autómata donde el ‘súper’ te dice todo lo que tienes que hacer, hay que realizar unas pruebas y tú te callas porque si no sufres. Si no puedes saber nada, mejor que no preguntes. Es muy heavy, pero muy guay. También te digo que es una experiencia que no es para todo el mundo. Es bastante peligrosa cuando es para gente anónima y se ha podido comprobar que muchos lo han pasado mal porque te puede pasar que te encantes o que veas cosas de ti que no habías visto nunca, que la gente te juzgue mucho por algo que ni se te pasaba por la cabeza. Puedes nutrirte bastante de ella y es lo que siento que me pasó a mí.
    Cuando entras sufres un proceso de adaptación porque como digo te haces constantemente preguntas que nunca van a ser contestadas, hasta que te desacostumbras a ser quién eres y te convierte en otra persona. En ‘Supervivientes’ también es así porque las herramientas que usas en tu vida ya no te sirven. Y cuando sales, que ya estás adaptado a ese nuevo medio, te cuesta vivir fuera, algo que está pasando ahora con la pandemia. Yo ahora estoy en vida social y me siento rara porque llevamos mucho tiempo haciendo vida en casa de ‘a las 22:00 horas en casa’, es como ‘¿hola?’.
  • ¿Has llegado a ganar mucho dinero en televisión?
  • Sí, pero no solo con la tele, antes también ganaba mucho dinero. Me falta ser un poco más equilibrada en mi vida económica, pero siempre he tenido la facilidad de crear dinero o de que venga. El dinero para mí es una consecuencia de hacer lo que te gusta. Es un lema que siempre me ha funcionado, no hago las cosas para conseguir dinero, ni siquiera el Only, por eso el enfoque no es así y repito, aunque haya gente que le cueste creerlo, eso ya no es mi problema. Sé que ahora pueden decir ‘no todo el mundo puede hacer lo que quiere’ y claro, sí, hay muchos factores, pero siempre hay un enfoque holístico, un poquito más abierto y siempre hay una oportunidad de decidir, de buscar un poco más allá y de experimentar a ver cómo yo puedo crear mi vida porque al final estamos en una creación. Luego al final te mueres y ‘ciao’. Tengo muy presente la muerte porque mi abuelita ha muerto en la cuarentena y para mí lo más importante es ser íntegro con lo que sientes.
  • Para finalizar, ¿qué piensas del futuro?
  • Para mí el futuro es el presente sin cambios. Valoro mucho mi presente y trato de que sea lo mejor, a veces lo es y a veces no lo consigo, pero trato de hacerlo porque ese va a ser el futuro. Me planteo si me gusta mi realidad, mi presente, si estoy cómoda, porque ese será mi futuro. Vivimos en una sociedad que vive en el pasado o vive en el futuro y el pasado es depresión y el futuro es ansiedad y yo no quiero vivir en ninguno de esos. Temporalmente puedes transitar por alguno y aunque suene a tópico, en el presente inmediato, como me gusta llamarlo, hago todo lo posible para que sea la mejor experiencia. Si tú quieres que tu futuro sea diferente cámbialo aquí, no lo esperes cambiar en tu mente, ni lo digas, ni lo escribas, todo eso puede ayudar, pero cámbialo aquí porque es el presente. El tiempo en realidad no existe, es una creación de la mente para poder vivir en tercera dimensión, lo necesitamos para situarnos, pero en realidad tu futuro está aquí ya.

63334