Chema Fernández (ex Radio Juventud de Zaragoza): «A los 17 años ya hacía programas de radio y pinchaba en bares»



Chema Fernández

Antón Castro le ha entrevistado para heraldo.es:
Las memorias musicales de Chema Fernández, de Producciones Antípodas, no tendrían precio: sería la mejor historia del pop y del rock y de las músicas del mundo en las últimas cuadro décadas en Aragón y en España. ¡Cuánto ha visto y oído! ¡Cuánto ha conversado! Ha estado detrás de Luna Lunera, de la programación de la Expo-2008; ha sido decisivo en la movida zaragozana de los 80 y ha promocionado, y promociona, a numerosos grupos, organiza conciertos, programa en la Casa del Loco y, ahora, entre otras cosas, coordina Música al Raso en el Jardín de Invierno. También ha sido músico, guitarrista (y no deja de arañar las cuerdas) e incluso crítico musical.

  • ¿Cómo será su verano tras la pandemia? ¿Tiene muchos viajes aplazados?
  • Mi verano en pandemia, que ahí seguimos, será de trabajo, tantos conciertos como pueda organizar: por ejemplo, estoy con la coordinación de Música Al Raso en el Jardín de Invierno, con un festival en Sos del Rey Católico, preparando fechas para La Casa del Loco… ¿Viajes? Ahora solo pienso en buscar más trabajo.
  • ¿Qué significa el verano para un programador y productor musical?
  • En años anteriores había tratado de trabajar más en invierno y menos en verano. Éste es diferente: han sido demasiados meses sin poder hacerlo y ahora que nos dejan no me puedo despistar.
  • ¿Dónde veranea? ¿Es de playa, de montaña, de ciudad o de pueblo?
  • Soy urbanita. En ocasiones puedo ir a la playa o a un pueblo en la montaña pero como realmente disfruto es conociendo ciudades.
  • ¿Qué fue primero: la música o la organización de conciertos?
  • La música. Desde que conseguí mi primer transistor con 10 años, no la he dejado. Lo otro fue un simple aprovechamiento de las circunstancias que se transformó en mi trabajo, afortunadamente.
  • ¿Cuál ha sido el viaje de verano de su vida?
  • Fue en verano, pero verano austral en…. Australia. Nací allí de padres españoles emigrantes y le debía una visita. En 2008 tras trabajar un par de años sin parar organizando la parte musical de la Expo mi mujer Ana y yo hicimos un largo viaje que paró en Australia en diciembre: la barrera de coral, el mágico desierto, Sydney…, pleno verano allí. Inolvidable.
  • El verano está asociado a la infancia y a la adolescencia, a los ritos de paso, a los primeros amores. ¿Hay algo especial para recordar?
  • Recuerdo especialmente el primero en el que no me fui de vacaciones con mis padres. A los 17 años andaba ya haciendo programas de radio (*) y pinchando en bares, así que cuando, con la excusa de no poder dejarlo, conseguí quedarme solo en la ciudad un par de meses los aproveché a fondo…
  • ¿Tiene algo de especial el verano para la música? ¿Se oye mejor, invita a vivir más? ¿Es Zaragoza una ciudad de música?
  • Más que el verano yo diría que el aire libre. Aunque yo soy muy fan de las salas de conciertos, hay mucho que disfrutar con la música al aire libre, sobre todo si el entorno acompaña. Zaragoza es una ciudad de músicos. Desde que yo recuerdo jamás han faltado grandes grupos, cantantes, compositores…. lo que suele faltar es un mayor porcentaje de público habitual de conciertos entre la población.
  • ¿Qué tipo de lecturas realiza estos días?
  • Sin ánimo de sorprender diré que siempre leo libros sobre música. Ahora estoy con una historia de la música Soul. También novela: algo de Eduardo Mendoza recientemente.
  • ¿Qué películas están asociadas a un verano inolvidable?
  • De nuevo, poca sorpresa. Solo se me ocurren películas de festivales en verano: Monterey Pop festival, por ejemplo, predecesor del llamado ‘Summer of love’ en California.
  • ¿Cuáles serían los discos y las canciones de verano de su vida?
  • Anglófilo que es uno y aunque solo sea por el título: ‘Here comes the summer’ de los Undertones (versionada por Siniestro Total: «Viene el verano»). Y por alguna razón, The Monkees.
  • ¿Cuál ha sido el gran personaje de esta época del año? ¿A quién o quiénes recuerda de manera especial?
  • Para mi los personajes del verano han sido y son mis compañeros de trabajo: los músicos, los técnicos, los promotores, el personal de producción… Mis mejores recuerdos están asociados a los festivales donde he pasado más tiempo: todos los años que he trabajado en Luna Lunera de Sos del Rey Católico, en Pirineos Sur, en la Expo del 2008, que solo ocurrió una vez pero fue muy intensa…
  • ¿Internet y los móviles han hecho mejor mejores las vacaciones? ¿Las han cambiado de alguna manera?
  • No especialmente. Nunca los necesité, ahora los uso pero puedo pasar sin ellos.
  • ¿Cuáles serían los conciertos de su vida? Los que ha organizado y los que ha visto.
  • De los cientos que me he desplazado a ver, destaca Tom Petty & The Heartbreakers en Junio de 2012 en Lucca (Italia). Entorno perfecto para uno de los artistas que me han acompañado desde adolescente, que moriría unos pocos años después sin haber tocado nunca en España. De los ‘míos’, habría tantos sueños cumplidos que es difícil elegir: estar cerca de Dylan, charlar con Elvis Costello, Paul Weller, Fito Páez o Patti Smith… quizás el concierto de Leonard Cohen en Zaragoza en 2009 fue aún más especial…
  • ¿Cuál es la más extraña o sorprendente anécdota veraniega vinculada a su profesión?
  • Miles… Siempre me acuerdo del día que estábamos con Amaral en Córdoba y Dylan se acercó a saludarla… o del día que me di una vuelta por la Expo como cicerone del gran Rubén Blades, o del día que acabamos tocando con los Fleshtones en mi local de ensayo, o de cuando casi traigo a tocar a Springsteen a Zaragoza en 2013…
  • De este mundo de la farándula, ¿quién o quiénes le han deslumbrado por su talento o su profesionalidad?
  • Hay pocos artistas tan rigurosos y entregados como Santiago Auserón pero hay que reivindicar a esos profesionales que están detrás del telón, los que el público no ve y sin los que NADA sería posible. Pienso en el técnico de sonido José Manuel Glaría o en el jefe de Producción Joaquín Barceló como personas de las que aprendo cada día, y pienso en promotores locales tan valientes como Víctor Domínguez, creador de festivales como Slap o El Bosque Sonoro.

(*) Radio Juventud de Zaragoza de febrero de 1981 a julio de 1982 y Radio Antena del Ebro en 1983.

65225