Blas Herrero (Kiss FM) quiere hacerse con Zalacaín a precio de saldo tras el fracaso para hacerse con Prisa



Agustín Marco informa desde El Confidencial que Zalacaín decidió en noviembre cerrar sus puertas víctima del covid-19. El primer restaurante tres estrellas Michelin, renovado completamente por Susana García-Cereceda, dueña de La Finca, bajó la persiana tras 50 años debido al desplome de los ingresos por las restricciones de la pandemia. Pero varios empresarios se resisten a la caída de uno de los principales templos gastronómicos de España, por lo que se han reunido con la empresaria para sondear qué precio pide por el traspaso de cara a una nueva apertura cuando la vida recupere su normalidad.

Entre ellos está Blas Herrero, propietario de Kiss FM, que en las últimas semanas ha sido protagonista por presentar ofertas para comprar Duro Felguera y, sobre todo, ‘El País’ y la Cadena SER, los medios de comunicación del Grupo Prisa. En ambos casos, las propuestas económicas del empresario asturiano fueron rechazadas por los respectivos consejos de administración de la compañía de ingeniería y la de prensa por considerarlas muy bajas. Incluso despectivas, por lo bajas que eran, para el supuesto valor de los dos negocios.

Pero Herrero continúa buscando oportunidades para invertir su fortuna, gestionada principalmente por su hijo, Blas Herrero Vallina, que es el que analiza los números para ver si los arrebatos del padre tienen sentido. Además, cuenta con el asesoramiento de Alberto Ruiz-Gallardón, el que fuera ministro de Justicia, alcalde de Madrid y presidente de la comunidad autónoma madrileña, que actúa de abogado de cabecera, que a su vez tiene a su vástago, Pepe Ruiz-Gallardón, de mediador con su homólogo.

Según han confirmado fuentes financieras, Blas Herrero pidió recientemente una reunión con la familia García-Cereceda para saber si estarían dispuestos a venderle Zalacaín. Susana, la hija que gobierna el patrimonio de los Cereceda, envió a la comida a Jorge Morán, el exdirectivo del Santander que supervisa todos sus movimientos y que se había convertido en uno de los principales comerciales del reconocido restaurante. La reunión, según estas fuentes, fue afable y distendida y concluyó con la disposición del empresario radiofónico a presentar una oferta formal.

Pese al interés, otras fuentes muestran dudas sobre las pretensiones reales de Herrero, que apenas suele poner dinero encima de la mesa y, cuando compra activos, suele hacerlo a precios de saldo aprovechando una situación excepcional, como ha pasado con Duro Felguera y con Prisa. Su hijo es el que racionaliza las ideas de Herrero y el que está mirando las cifras de Zalacaín, que contaba con una plantilla próxima a las 60 personas.

Su chef, Julio Miralles, y la histórica responsable de la sala, Carmen González, ya han encontrado nuevos destinos. El primero se ha ido a Tatel, el grupo de restauración propiedad de Rafa Nadal, Pau Gasol, Cristiano Ronaldo, Enrique Iglesias y Abel Matutes hijo, que sí tiene planes de expansión. La compañía va a abrir un nuevo local en Los Ángeles (Estados Unidos) y otro en Dubái (Emiratos) para sumar a los que ya tiene en Madrid, Ibiza y Miami. Su emblemático local del paseo de la Castellana volvió a la actividad el pasado 30 de octubre tras varios meses cerrado por el covid y tras una reforma para adaptarlo a las exigencias sanitarias.
Foto: Cierra Zalacaín, el primer restaurante de España en conseguir tres estrellas Michelin.

Zalacaín había conseguido dar la vuelta a los números rojos, con una facturación de más de seis millones anuales. Especialmente porque había vuelto a ser la referencia del mundo de los negocios y de los turistas de alta capacidad económica, dispuestos a dejarse ver por un lugar frecuentado por nombres como Florentino Pérez o Ana Botín y pagar 120 euros de media por comensal. O el rey emérito Juan Carlos, un habitual de sus salones privados. Pero el restaurante arrastraba aún una deuda de unos nueve millones de euros, que fue lo que inyectó Susana García-Cereceda para sanearlo en 2017. Un préstamo que, tras un deterioro por parte de la familia, ahora se ha convertido en participativo.

De momento, la sociedad ya ha presentado concurso voluntario de acreedores. Además de dirigirse a los todavía dueños, cualquier interesado tendría que preguntar ya al administrador concursal, el despacho Partners Corporate Recovery.

62378

loading…