Anna Tur (Ibiza Global Radio): “Hay que cuidar Ibiza para que no muera de éxito”



Anna Tur

Anna Tur (Ibiza, 1983) maneja una audiencia que impresiona. Como persona que está al frente de Ibiza Global Radio, se dirige desde la emisora digital a 8,6 millones de oyentes mensuales de todo el mundo; desde la versión offline en FM tiene 1,3 millones de oyentes diarios, repartidos entre Ibiza, Formentera, Mallorca, Italia y Croacia. 30.000 personas en las Pitiüses ven diariamente Ibiza Global TV en TDT. La aplicación Ibiza Global Radio & TV suma más de 120.000 descargas. Esta emisora, que Anna Tur define como «genuinamente ibicenca», se encuentra actualmente entre las cinco primeras estaciones musicales del mundo y, según el ranking de Shoutcast (que analiza más de 10.000 estaciones radiofónicas de internet), es la primera radio de música electrónica del mundo. El 70% de su audiencia está entre los 18 y los 44 años. En un momento de expansión que parece imparable, el próximo 4 de agosto, abrirá estación de FM en Mallorca, con cinco diales, y ocupará los canales de la extinta Ultima Hora Radio. «Teníamos muchas ganas de crecer hacia Mallorca, la isla hermana», confiesa Anna Tur.

El sonido de Ibiza

«Representamos el sonido de Ibiza y lo llevamos a todo el mundo. Desde el logo de las emisoras, una lagartija, hasta todo la música, que en nuestra isla es siempre más del género deep house, la música electrónica es un estilo de vida y la expresión de un sentimiento. Ligada a la diversión, a la necesidad de olvidar los problemas, está pensada y creada para el cerebro, el corazón y el cuerpo se estimulen desde la felicidad «, dice Anna Tur.

Esta ibicenca que asegura que nació entre «cables y micrófonos» como hija de la locutora de radio Maribel Torres y del fundador de Ibiza Global Radio y Prensa Pitiusa, Joan Tur, estudió Publicidad y Relaciones Públicas en Barcelona y, a 22 años, ya dirigía la radio. «No fue fácil, a esta edad, dirigir una radio de seis hombres y con no pocas personas que pensaban que el único mérito que yo tenía era ser hija del propietario. Pero yo me había preparado a conciencia, tenía claro que mi medio era la radio y que haría todo lo posible para liderar la transformación del formato analógico al digital. Me enamoré». Al poco tiempo, ya no había reticencias: «Conozco a fondo todo el proceso y somos una más del equipo», asegura Anna Tur.

Una DJ interpeladora

Alrededor de 2007, Anna Tur sintió la necesidad de «desahogar a través de la música el estrés que me da la radio». Cuenta que se compró un pequeño equipo y se pasó un año aprendiendo sola a pinchar música. Si tenía que ejercer de DJ, lo quería hacer bien. Somos muy perfeccionista», afirma. Así, en 2008, en el Space de Ibiza debutó como DJ. Desde entonces, ha hecho «pasos pequeños pero sólidos» en el camino de convertirse en una de las artistas DJ más solicitadas en todas partes, desde Arabia Saudita hasta Polonia, Israel y Sudamérica. De Anna Tur dicen que tiene un don especial para comunicar con la pista, con la gente. «Sé que me debo al público, y doy gracias cada día por tener tanta gente que viene a divertirse conmigo», confiesa. De su estilo como DJ, dicen que es una artista que interpela. «Procura tener un repertorio grande e improviso según veo como lo pasa la gente. También intento crear una historia y compartirla con el público. Dicen que soy alegre, pero a mí lo que me pasa es que si no siento la música, soy incapaz de pincharla. A la primera que debe inspirar la música que pincho es a mí».

Por si la dirección de Ibiza Global Radio & TV y su trabajo de DJ no fueran suficientes, con su pareja, Jordi Marí, tiene una agencia de representación que da soporte a otros artistas. Además, hace poco que ha fundado un sello discográfico propio, Illusion Music Records. «Me ilusiona todo, pero también me da mucha responsabilidad», asegura.

Una voz crítica

Anna Tur, a pesar del trabajo que hace, es una voz crítica con el actual modelo económico y social de su isla. «No soy yo, ni somos cuatro, es una opinión generalizada de que Ibiza está en un momento muy cercano a morir de éxito. Esto no es sostenible y hay que decirlo: las instituciones públicas y la sociedad en general debemos tomar medidas que faciliten el acceso a la vivienda, que equilibren un precios que están absolutamente descontrolados, desorbitados. No puede ser que nos falte personal en la sanidad. En Ibiza, actualmente, lo que nos falta es clase media, y de ello se resienten los pequeños negocios y también las pistas de baile.
No puede ser que el negocio sea para tan poca gente y destinado a un público millonario, porque la isla no lo podrá aguantar. Hay que cuidar Ibiza, debe desarrollarse un modelo sostenible. Hay otros destinos que esperan que nuestra isla muera de éxito», concluye.

49458