Vador Lladó (ex RAC 105): “En mi último día en TV3 me encerré en el camerino a llorar”

Vador Lladó

Vador Lladó (Mataró, 46 años) es un hombre de radio que durante 22 años hizo levantar a Catalunya haciendo programas-despertador. Desde septiembre se ha arriesgado haciendo sólo TV. “La Tarda oberta” que parió con Jaume Roures para las tardes de TV3 cayó de la parrilla con los recordes de TV3 a la producción exterior. Desde hace pocas semanas dirige y presenta “Los infiltrados” en Gol cada jueves y viernes a las 12:30 del mediodía. Elnacional.cat le ha entrevistado.

¿Qué es Los infiltrados?
Una locura. Hacemos humor sobre el mundo que se mueve en torno al deporte, no sólo de fútbol, y siempre con un tono frívolo y divertido

Lo primero que sorprende es que, como el programa se emite para toda España, lo tiene que hacer en castellano.
Este cambio era el que me daba más respeto. Lo primero que hice fue ir a ver a una logopeda de español. Le hablé en castellano y me dijo que no tenía problemas de acento. Me pasé un mes hablando sólo en castellano con todo el mundo. Mi hijo se pensó que me había vuelto loco.

Además del acento, ¿tenéis que disimular que sois culés?
Esta asignatura la tengo pendiente. No nos tenemos que hacer perdonar ser del Barça pero tenemos que saber que hacemos un programa para que todo el mundo se sienta cómodo. No podemos crear rechazo. El mundo del fútbol es más frívolo que el del corazón. No hablamos de vidas de personas sino de un juego, con jugadores que ganan fortunas. Y sacar la parte cómica de los deportistas les va en el sueldo.

¿Por qué el nombre de Los infiltrados?
Es un doble juego de palabras. Infiltrado jugará Busquets en la Champions y nosotros nos infiltramos dentro de un mundo que no es el nuestro.

Y se emite en GOL, una cadena minoritaria.
Me encuentro con gente que me dice: “Yo me lo miraría pero como es de pago”. Y no, es un canal abierto, en la TDT y temático de fútbol. En un horario poco futbolero (de 12:30 a 2 del mediodía) pero daremos el sorteo de Champions y lo petaremos de audiencia. Lo que no haremos son reportajes de cocina.

Oriol Dalmau, Alan Lillo, Clara Piera o Ares Teixidó le pasan la pelota al centrocampista Vador para hacer audiencias que superen la media de la cadena. De momento, rondan el 1% pero la misión es posicionarse.

¿Traerías invitados del Real Madrid para hacer un show de contrarios, como hacen Pedrerol o El Rondo?
No. Hacemos un programa de humor en positivo, intentar no ofender a nadie. Hicimos un gag sobre monoplazas con una protección en forma de triángulo y pusimos un tanga en la cámara para mostrar qué ven los pilotos. Eso no puede molestar a nadie.

¿Invitarás a famosos?
En el Fricandó de RAC 105 aparecía Jan Laporta y el primer día invitamos a Toni Elías a Los infiltrados. No sé por qué tiene que ser tan complicado invitar a jugadores del Barça. Lucharemos por tener a grandes deportistas.

Hablando de RAC 105, no está lo bastante explicado el salto que das de la radio a la TV.
Nada explicado. Haciendo el Fricandó, después de 11 años Mediapro me propone hacer un proyecto para las tardes de TV3, hacemos varios brain storming y el proyecto caló. Lo que acabó saliendo en TV3 difería muchísimo del proyecto inicial, pero las bases las pusimos hace ahora un año. En un momento me dicen que no podía hacerlo compatible con la radio. La TV era una salvajada: Cuatro horas en directo. No podía hacer bien las dos cosas. Y tuve vértigo. Estaba en situación de confort y todo el mundo me aconsejó: “Tírate de la moto que el tren pasa una sola vez”. Lo que no sabía es que el tren iba a una vía muerta. Me exigían dos cifras de audiencia y al final Tarda oberta se canceló por circunstancias ajenas a la audiencia.

Que el IVA obliga a reducir gastos queda claro, pero ¿por qué se decide que de entre todos los programas de TV3 el que se cancela es el vuestro?
Porque era el más caro. No por minutaje sino en términos absolutos. Y como TV3 estaba preparando un programa similar para los mediodías, escogen la opción menos arriesgada. Se ha demostrado que ha funcionado. Ahora veo que creamos un programa de tarde donde convivían muy bien información y entretenimiento y que TV3 hace lo mismo. Me siento como si hubieran adoptado a un hijo mío, pero no me hago mala sangre. Me sabe mal por el equipo que quedó fuera del proyecto.

Los oyentes del Fricandó están perplejos con lo que ha pasado con el matinal de RAC 105, que echó a tu sustituto después del primer EGM. ¿Qué ha pasado allí?
Soy muy poco objetivo en eso. Allí recaían todos mis vicios. Para mí hacer el Fricandó era más fácil que decidir qué comía. ¿Si bajó de audiencia?, se tiene que dar tiempo a todo. Tarda oberta también hacía audiencias de un dígito la primera semana. Si el matinal de RAC 105 sufrió severas bajadas de audiencia, paciencia. Fueron listos haciendo un formato de Fricandó diferente. Intentaron cambiar el programa y no salió bien. Poco tengo que decir.

¿Ahora que sólo haces TV dos días la semana tienes la tentación de compatibilizarlo con el retorno a la radio?
No. La intención es hacer crecer esto. No cierro puertas a nada y lo acabo de vivir. ¿Quién me diría en septiembre que en abril haría un programa para toda España en GOL? Como los jugadores de fútbol que son de un club y fichan por otro, hoy me debo a esta casa, hacerla grande e intentar hacer programa cada día. Los cinco meses en TV3 me han hecho aprender mucho de TV. Ahora, en un formato más pequeño estoy regaladísimo, encantado. Eso es un juguete.

¿A quién querrías parecerte de la TV?
De joven me fijaba en Xavier Sardà, Andreu Buenafuente, Miquel Calçada o Toni Clapés. Este humor fresco, estimulante y de aquí. Pero hoy hay mucha gente que hace bien TV. Es un gusto hacer tele con Ares Teixidó que sabe aportar. No tengo ningún referente televisivo. Formatos sí.

¿De qué depende que Los infiltrados crezca?
Pueden ayudarlo a fidelizar emitiéndolo cada día y en mejor horario. Ahora es cómodo, va bien dentro de los números de la cadena. No hay que ir a las 12 de la noche, cuando se acostumbran a emitir algunos espacios deportivos. Es un programa blanco, para toda la familia. Incluso ponen cortes en el Zona Zàpping de TV3. Invita a los que les gusta el fútbol y a los que no.

¿Crees que cancelan Tarda oberta para evitar que vuestra influyente tertulia política quedara en manos de presentadores externos y de una productora ajena a los Servicios Informativos de TV3?
No me lo había planteado nunca así. Dejé la parte más política del programa porque no era mi perfil. Lo decidimos también para protegerme y dejar a Ruth Jiménez con un perfil más periodístico y ponerme a mí con un perfil más de entretenimiento en la parte final. No es que no me sintiera cómodo. Estar debatiendo según qué y después reirme de todo… quedaba extraño.

Acertasteis el cocktail cuando os cerraron el bar. ¿Cómo fue el final?
Cuando me enseñaron el vídeo final con todo el equipo me di cuenta de que aquello se acababa y fui al camerino a llorar como una magdalena. Aquello era Tarda oberta, una redacción en que en los momentos más convulsos de la historia del país nadie gritó. Éramos cómplices y al ver el vídeo me cayó el mundo al suelo. Y al apagarse las cámaras me abracé con todo el que encontraba. El equipo de TV3 y de Mediapro tuvo una sinergia brutal.

Para ti, que Tarda oberta se cancelara fue…
Una putada. Y querría añadir también que una oportunidad.

51849