Un juzgado anula la sanción de la Ertzaintza contra un periodista de Hala Bedi Irratia

Hala Bedi Irratia

Un juzgado de Vitoria anula la multa contra Mikel Saenz de Buruaga, el reportero de la radio Hala Bedi que grabó una actuación policial. El Gobierno Vasco deberá pagar las costas del juicio.

Las cosas no siempre salen según lo previsto. Hay veces que no basta con mostrarse duro e indemne a las críticas: en algunas ocasiones –no siempre-, acabas perdiendo. Así lo acaban de comprobar en las muy vigiladas oficinas del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco: a pesar de sus intentos denodados por mantener una sanción –vía Ley Mordaza- al periodista alavés Mikel Saenz de Buruaga, un tribunal acaba de fallar que la actuación administrativa no fue ajustada a Derecho. Así de claro. De todo ello ha informado Danilo Albín desde Público.
Este caso, uno de los más polémicos en torno a la Ley Mordaza en Euskadi, nació sobre el pavimento húmedo de Errekaleor, un barrio okupado y autogestionado ubicado en Vitoria. En aquella lluviosa mañana del 18 de mayo de 2017, los Antidisturbios de la Ertzaintza se desplegaron en el lugar junto a los operarios de Iberdrola que, siguiendo órdenes del Gobierno Vasco, se disponían a dejar sin luz a las 150 personas que allí vivían.

Sáenz de Buruaga había acudido a Errekaleor como periodista de la radio Hala Bedi. Cuando los ertzainas empezaron a cargar contra varios jóvenes, el reportero –que estaba acompañado por otro miembro de la emisora- sacó su móvil y lo grabó. Al percatarse de que eran filmados, uno de los Antidisturbios empujó y golpeó al periodista. Su móvil acabó reventado contra el suelo.
La actuación policial incluyó además una multa de 602 euros contra Sáenz de Buruaga, vía Ley Mordaza. Tras conocerse estos hechos, la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) llevó el caso ante el Defensor del Pueblo. Hala Bedi, por su parte, anunció que pelearía «hasta el final» para denunciar este ataque a la libertad de información. Así se llegó al juicio del pasado 2 de abril, que despertó el interés de distintos medios y estuvo acompañado por una concentración fuera de los juzgados de Vitoria.

En las últimas horas, la emisora anunció el desenlace de esta historia: finalmente, el juzgado ha anulado la multa contra el periodista, remarcando que la actuación administrativa no fue «ajustada a derecho». Además, ha decretado que el Gobierno Vasco deberá pagar los gastos del juicio.

«Defendimos nuestra inocencia»
La noticia sorprende a Sáenz de Buruaga de vacaciones. «Por un lado, la valoración hemos conseguido que el juzgado nos dé la razón», comenta a Público en una conversación telefónica. No obstante, también quiso recordar que este proceso marcó su vida durante un buen tiempo. «Hemos estado dos años defendiendo nuestra inocencia. Dos años en los que hemos tenido que dejar de hacer otras cosas para volcarnos en todo esto», afirmó.
“Hemos estado dos años defendiendo nuestra inocencia. Dos años en los que hemos tenido que dejar de hacer otras cosas», asegura Sáenz de Buruaga
En esa línea, el periodista de Hala Bedi quiere creer que su caso valdrá para que otros periodistas no tengan que pasar por lo mismo. Lo cierto es que la Ley Mordaza continúa vigente y que en el País Vasco, a pesar de las declaraciones del PNV en Madrid en contra de esa normativa, se sigue aplicando a rajatabla por el Gobierno de Iñigo Urkullu. «Van a Madrid con palabras bonitas, diciendo que van a derogar la Ley Mordaza, pero en su propia casa siguen aplicándola», remarcó.
Cerrado este capítulo, Sáenz de Buruaga no olvida un detalle: aquella lluviosa mañana de mayo, los Antidisturbios le golpearon y rompieron su teléfono. «Lo que aquí ocurrió –subraya- es que fuimos agredidos y no se nos dejó hacer nuestro trabajo». Ningún agente fue sancionado por ello.

55587