El Senado tumba el impulso a la radio digital DAB+



DAB+

España siempre rezagada en cuestiones tecnológicas, ha rechazado una Ley Marco para digitalizar la radio con el DAB+ a diferencia de nuestro entorno europeo. El Senado ha rechazado la Proposición de Ley de Medidas Urgentes para el impulso de la radiodifusión sonora digital terrestre, lo que permitiría mayor pluralidad informativa y musical, mejor calidad de sonido y una cobertura estatal.Mientras en Europa la radio digital crece a un ritmo anual del 8% y ofrece la programación de casi 1.400 emisoras privadas, en nuestro país llevamos años de retraso, lo que está poniendo en peligro al sector radiofónico.

Europa obliga a incorporar radios digitales en coches y autobuses a partir del próximo diciembre, pero aquí la mayoría del territorio carece de emisoras ni concesiones, a pesar de que en Europa se han vendido casi 60 millones de receptores cuyo precio es a partir de los 20 euros, por lo que es incompresible esta negativa antievolucionista. Aunque España aprobó un Plan Técnico Nacional de la Radiodifusión Sonora Digital Terrestre en 1999, con el objetivo de cubrir el 80% de la población antes de 2006, la radio digital terrestre no ha logrado despegar 20 años más tarde. De hecho, en 2000 se iniciaron emisiones regulares en las redes de cobertura nacional contempladas en el citado Plan Técnico, pero no ocurrió lo mismo con el resto de los servicios de las otras redes autonómicas y locales. Únicamente llegaron a celebrarse los concursos autonómicos de concesiones para la explotación del servicio en régimen de gestión indirecta previstos en dicho Real Decreto en Cataluña e Islas Baleares, aunque tan solo se iniciaron emisiones en Cataluña.

Con un escaso 51 % de cobertura, la ciudadanía no consume radio en DAB porque desconoce su existencia dado que no seha hecho la mas mínima estrategia de comunicación para presentar la nueva programación, la nueva tecnología y las ventajas que esta ofrece al conjunto de los ciudadanos.

«La Directiva europea obliga ya a incorporar radios digitales en coches y autobuses a partir del próximo diciembre y aquí seguiremos sin emisoras, ni concesiones a pesar que en Europa se han vendido casi 60 millones de receptores que cuestan a partir de los 20 euros, por lo que no entendemos esta negativa antievolucionista que nos convierte en isla tecnológica de Europa», ha agregado Mulet.

Veinte años de tropiezos
Aunque España aprobó su Plan Técnico Nacional de la Radiodifusión Sonora Digital Terrestre en 1999, la radio digital terrestre no ha logrado despegar 20 años más tarde.

En este plan quedaban contemplados los elementos esenciales para el desarrollo de este nuevo servicio bajo la norma europea Digital Audio Broadcasting (DAB) y se caracterizaban las distintas redes destinadas a la emisión de los distintos servicios, con gestión directa e indirecta, en los diferentes ámbitos territoriales.

Si bien en 2000 se iniciaron emisiones regulares en las redes de cobertura nacional (FU-E, MF-I y MF-II) contempladas en el citado Plan Técnico, no ocurrió lo mismo con el resto de los servicios de las otras redes autonómicas y locales. Únicamente llegaron a celebrarse los concursos autonómicos de concesiones para la explotación del servicio en régimen de gestión indirecta previstos en dicho Real Decreto en Cataluña e Islas Baleares, aunque tan solo se iniciaron emisiones en Cataluña.

Tampoco se logró alcanzar una cobertura poblacional del 80 % antes de junio de 2006, tal y como se preveía en el citado Real Decreto. La cifra se estancó años antes al llegar al 51 % y fueron las redes de cobertura nacional (FU-E, MF-I y MF-II) las que permitieron alcanzarla.

Por otro lado, la carencia de contenidos exclusivos y atractivos diferenciados de los disponibles en las emisiones analógicas, no motivó el inicio del consumo, ya que la oferta en DAB estaba basada, en su mayor parte, en emisoras que emitían la misma programación en FM. A ello hubo que sumarle que la oferta en los canales tradicionales de distribución de receptores domésticos y para vehículos era escasa, con precios poco asequibles. Lo mismo ocurría con los kits de adaptación para el parque de vehículos existente.

Tras casi dos décadas del inicio de emisiones de radio digital con tecnología DAB, la penetración del servicio seguía siendo prácticamente nula. Por ello, hubo un intento de relanzamiento mediante la elaboración de un plan de digitalización del servicio de radiodifusión sonora terrestre, aprobado por el Consejo de Ministros y publicado mediante Resolución de 13 de julio de 2011 de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información.

A pesar de ello, tampoco se consiguieron los objetivos previstos debido a la falta de ejecución. Además, se redujo transitoriamente la obligación de cobertura del 50 % de la población al 20 %, estableciéndose un plazo de 1 año desde su aprobación para alcanzar una cobertura poblacional del 20 % con tecnología DAB+. Esta cobertura, además, debería ser similar a la cobertura existente en FM (interiores, túneles…), en aquellas zonas en las que se proporcionase.

Sin embargo, lejos de resolver a la migración de DAB a DAB+ y de sentar las bases para un despliegue efectivo, el efecto obtenido fue contrario al perseguido. De hecho, no se llegó a migrar en DAB+ y la cobertura en DAB quedó reducida al 20 % poblacional.

De esta manera, el servicio se deterioró notablemente y lo que era una situación provisional se convirtió en permanente. Se dejó, además, sin cobertura a audiencia muy escasa pero fiel que había iniciado recepción en DAB en todo el territorio nacional, con excepción de las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona que concentran la mencionada cobertura del 20 % poblacional.

Desde entonces, junio de 2011 hasta hoy no se ha producido ningún avance.

61518

loading…

Sé el primero en comentar este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*