‘Santuario’ un podcast de ficción de Manuel Bartual y Carmen Pachecoal



Santuario

Paloma Abad escribe en Vogue: Imagínense escribir un guion sobre una catástrofe climática, con todo el mundo llevando mascarillas porque el aire no se puede respirar y que, de repente, llegue la realidad, te pida que le sujetes el cubata y se saque de la manga una pandemia, un confinamiento global y las UCI atestadas. En realidad, lo que podría parecer un pitch (un poco malo, discúlpenme) de una ficción distópica, es lo que les pasó a Manuel Bartual (Valencia, 1979) y a Carmen Pacheco (Almería, 1980) con su primer podcast conjunto, Santuario.

Esta (ciencia) ficción sonora, que se escribió en 2019 y se grabó -con las maravillosas voces de Aura Garrido, Melina Matthews o Manolo Solo, entre otros- durante la desescalada del año pasado, llega ahora a la plataforma sonora de Amazon, Audible. Como dirían en Galicia, non foi sin tempo. Por el medio, un coronavirus descontrolado, un hotel de campaña en un centro de convenciones, un confinamiento general… nada que no pudiera formar parte de esa historia imaginada a cuatro manos por dos amigos.

“De la primerísima idea [que Manuel Bartual propuso a Amazon para el lanzamiento de Audible en España] ha quedado sobre todo la estructura, y algunos giros de guion. Pero los temas fueron surgiendo de forma muy orgánica entre los dos, pensábamos en todo momento en hacer algo que fuera emocionante y que nos enganchara”, recuerda ahora el director, guionista, escritor y viñetista (entre otras cosas). “Era la primera vez que escribía ciencia ficción con alguien, y creo que ha sido lo mejor que he sacado del proyecto. Por ejemplo, Manuel tenía una idea de estructura, y sobre eso fuimos construyendo e introduciendo determinados temas que nos parecían interesantes. También nos centramos mucho en las motivaciones de los personajes; teníamos unos hitos en esa estructura, pero había que hacerlos creíbles y que no se movieran por exigencia de la trama, sino porque tenían esa motivación”, continúa la escritora y publicista Carmen Pacheco. Cada uno se encargaba de un capítulo y luego se editaban mutuamente los trabajos. “Fue muy guay, porque me gustaban mucho los cambios que me hacía Manuel, igual que a él le parecían bien los que hacía yo. No recuerdo que tuviésemos ninguna desavenencia, y a mí me ayudaba mucho, porque cuando escribes una novela, te obcecas y te encuentras con muchos callejones sin salida. De esta forma, no había callejones sin salida, porque cuando uno se metía en uno, el otro lo sacaba, y viceversa”.

Crisis climática, gestación, feminismo y desigualdad social. Esos son, según Pacheco, los grandes pilares sobre los que se sustenta Santuario. Esta ficción sonora, primorosamente elaborada (créanme, no tiene nada que envidiar a aquellas que llegan del otro lado del Atlántico), comienza cuando Pilar, una mujer embarazada de tres meses entra en lo que se denomina un santuario, un lugar que es como una cápsula que elimina el aire tóxico de la atmósfera y permite que los embarazos se lleven a término en la mejor de las condiciones. La doctora Valle es quien la recibe, le hace el primer tour por las instalaciones y le presenta a otras gestantes. Fuera, el gobierno plantea un referéndum sobre si volver a permitir o no la gestación libre. No es nuestra intención hacer spoilers, pero en los doce capítulos de los que está compuesto este thriller sonoro, aparecen subtramas relacionadas con la tecnología, la inteligencia artificial, la huella digital, el feminismo, la crisis climática, etc. “Lo chulo de la ciencia ficción es que puedes imaginar mundos que no son en el que estás viviendo, pero con los que puedes tocar temas actuales. Eso te permite ponerte en otro lugares y plantearte cosas a las que, de un modo menos filtrado por la ficción, no llegarías”, explica Bartual. Por su parte, Pacheco alude al libro El vientre vacío, de Noemí López Trujillo como punto de partida para algunas de las reflexiones: “Me hizo recapacitar mucho sobre la maternidad y preguntarme quién podrá permitirse tener hijos en el futuro. Parece que sea una decisión individual, pero en realidad la gente retrasa la edad de tener hijos porque no puede alquilar una casa con una habitación más. Con este podcast, quería generar una pregunta en el oyente que le haga replantearse los temas que va a escuchar más adelante”.

La pandemia puso la guinda de complejidad en este pastel. “De las cosas más distópicas que ocurrieron fue el primer día en que grabamos, y el estudio de grabación estaba en obras. Había cables, cosas de obra… Ni siquiera estaba amueblado, estaba todo blanco. Entré cuando Manuel estaba grabando, y era todo blanco y todos llevaban mascarilla. Era exactamente como nos imaginábamos el santuario”, rememora Pacheco. A lo que Bartual, en un ágil peloteo que podría remitir a los momentos en los que desarrollaban el guion, añade: “Fue justo en la desescalada, y era la primera vez que me juntaba con unos humanos que no fueran mi novia y mi hijo. Fue un momento muy extraño”.

Probablemente tomando como trampolín la actual fiebre de los podcasts (especialmente los centrados cuestiones de humor, divulgación y entrevistas), Pacheco y Bartual han dado un salto cualitativo: han apostado por la ficción sonora para generar entretenimiento que se puede consumir mientras se pasea al perro, se teje o se va a hacer la compra. ‘¡Es como tener las imágenes en tu cabeza!’, ‘¡Es como si fueras ciego y vieses una superproducción de Netflix!’, les dicen quienes ya han escuchado algunos capítulos. “Sabíamos que podía ser el primer podcast de ficción que algunas personas escucharan, y por eso queríamos hacer un buen uso del formato, y que la gente que lo probara por primera vez quisiera repetir», concede Pacheco. “La gente tiene una idea de la ficción sonora más relacionada con la radionovela, y no creo que esto sea algo similar. El diseño de sonido es mucho más complejo, es muy inmersivo”, apuntala Bartual.

A punto de coger vacaciones, ambos aseguran que dedicarán parte del tiempo a escuchar otras ficciones. Pacheco, que enviará todos los sábados del verano su refrescante newsletter OLA, acaba de empezar con Red Frontier, de Gimlet para Spotify. Por su parte, Bartual (el hombre orquesta que en 2017 logró convertir un misterioso hilo de Twitter sobre sus vacaciones en trending topic mundial y que el verano pasado estrenó el podcast Biotopía), se va a sumergir en When you finish saving the world. “Está narrada en tres tiempos, con una estructura que parece muy interesante; y he oído que tienen pensado hacer una película, así que está bien escuchar antes de qué va”. Quién sabe, igual ya está pensando en su siguiente distopía.

65134