Rep. Dominicana: Radio Santa María cumple 65 años



Radio Santa María

Acento.com.do publica que hay que darle crédito a la visión de ese humilde sacerdote Jesuita, ignorado y olvidado, que fundó lleno de sueños a la “Radio Emisora Santa María” como fue bautizada.

Tengo la gran dicha de tener a mi madre conmigo. Tiene noventa y nueve años, camino a los cien si Dios lo permite el próximo abril.

Estoy haciendo un máster acompañándola en la Santa Misa, Santo Rosario, Prédicas, Adoración al Santísimo y documentales católicos. He visto innumerables vidas de santos. Creo que de ésta, podré decir como hace tantos años una compañera de clases al pasar frente a mi casa y en la acera del frente me gritó “soy casi monja, trabajé pa’ cien” luego de salir del examen de religión.

Dentro de mis rutinas para con mi mamá vimos el pasado jueves la Santa Misa que fue celebrada desde el Santo Cerro con motivo del sesenta y cinco aniversario de la fundación de Radio Santa María. Tuve un motivo más que especial para quedarme mirando la celebración. Escuché con suma atención la homilía, los comentarios, las oraciones y todo lo concerniente a la ocasión.

Algo llamó mucho mi atención y no es la primera vez. Pero parece que en los anales de los Jesuitas, en las memorias de la emisora, cuenta que ella nació sola, parece que no tuvo fundadores. ¡Qué pena que una institución religiosa que tiene tradición de organización, de inteligentes!, porque antes de pertenecer a esa Congregación se necesitaba casi tener un alto nivel intelectual y un índice de inteligencia casi de superdotados. Esa era la creencia.

El mejor ejemplo que tenemos es Francisco, nuestro papa.
Aunque no aparezca nadie como fundador quiero hacer una anotación. Radio Santa María nació del sueño y la visión de un sacerdote Jesuita, el padre Wenceslao García, para lo cual se auxilió de mis padres, Agustín Guzmán y Elsa Rincón de Guzmán, quienes eran profesores en el Pre Seminario Padre Fantino en el Santo Cerro, además de la Sra. Marina Miniño, dama capitaleña que tenía su residencia de veraneo allí.

Ellos tenían una activa participación en la misma. Es más, recuerdo que en una oportunidad el Padre García quiso que yo leyera un cuento para los niños radio oyentes, en esa oportunidad el cuento narraba la vida de Cipi, Cepe y Cipitón tres cerditos juguetones. Me parece escucharme siendo una niñita muy adelantada para mi edad y ya alfabetizada por mi madre.

66638