Recuerdos de Radio Juventud de Murcia



Manuel Segura Verdú

Manuel Segura Verdú ha publicado este artículo en La Verdad:
Cuando recientemente se conmemoró el Día Mundial de la Radio, reparé en que este año se cumplirán cuarenta desde que un verano me dejé caer por Radio Juventud de Murcia pidiendo una oportunidad, como aquellos novilleros que sueñan con alcanzar la gloria. Pedí ver a su director, Adolfo Fernández, ya por entonces leyenda de las ondas, quien me dejó hablar desde el día siguiente por los micrófonos, en los estudios de Isaac Albéniz, junto a él y otros profesionales como Diego Pedro López Acosta, Luis Fernández, José María Imbernón, Martín Noguerol, Enrique López, Carmen Romero, Jacobo Fernández, José María Vaquero, Mercedes Navarro, Toño Criado, Alberto Castillo, Andrés Garrido y tantos otros radiofonistas, hermosa palabra, tristemente en desuso. En la década prodigiosa y trepidante de los ochenta, tuve la oportunidad de conocerlos y convivir con estas y otras gentes del oficio, de algunas de las cuales aprendí cuanto sé.

Sin embargo, mi espejo siempre fue Valentín Contreras, y lamento no haber tenido la oportunidad de trabajar a su lado. En aquel tiempo, dirigía los informativos regionales de la SER, nuestra competencia, y yo admiraba su voz, sus contactos y su puesta en antena, pues era todo un referente informativo. Pero si hubo alguien que me impresionara y causara respeto ese fue José Antonio Cuevas, redactor también de Radio Murcia. Solía cubrir información sociolaboral, aunque era un erudito del teatro, con ese aspecto de galán de los cincuenta y su bigote inseparablemente unido al inconfundible olor de sus puritos. Nos hicimos amigos entrañables, a pesar del tramo generacional que nos separaba.

Otro caso fue José Freixinós, de Radio Nacional, quien confió en mí desde el primer día. Pepe me llegó a encargar una serie de entrevistas, para la ‘Hoja del Lunes’, con los 45 alcaldes de la Región. Y me propuso para presentar al gran Joaquín Soler Serrano, como pregonero de los nacientes festejos de Moros y Cristianos en Murcia, algo bastante inusual para un principiante.

También disfruté en aquellos años junto a Antonio González Barnés, en nuestra extinta Radiocadena. Era un excelente narrador de partidos de fútbol y me captó para hacer la línea de vestuarios, en las retransmisiones de la vieja Condomina. Me recuerdo entrevistando a Mario Alberto Kempes, al borde del terreno de juego, en la última jornada de la Liga 83-84, cuando el mundialista argentino me obsequió en directo con una somera radiografía de lo que había supuesto aquel campeonato, que por cierto ganó ‘mi’ Athletic por segunda temporada consecutiva.

Fueron años en los que forjamos nuestras ilusiones quienes soñábamos con dedicarnos al oficio. Aparte de los mencionados, aun a riesgo de dejarme a alguien en el tintero, siempre recordaré a pie de micro en ese periodo a Pity Alarcón, Fernando Alonso, Amalia Romero, Paco García, Nicasio Solís, Estanis Alberola, Paco Guzmán, Pepe Rocamora o África Huerta, de Radio Nacional; a Gerardo Aguilar, Isabel González, Mariano Gómez Olmos, Trini Fuentes o Joaquín Boj, de la SER, y a Antonio Abril, Tomás Sarabia o José María Ferrandis, de Radio Popular, compañeros y amigos con los que tanto compartí. Con ellos y con los técnicos de sonido, esos grandes olvidados sin los que nada sería posible. En Murcia, la radio a comienzos de los ochenta eran apenas cuatro emisoras de onda media, con una frecuencia modulada eminentemente musical que se circunscribía a nuestra pionera e irreverente RJ2 y a Los 40 Principales.

Felizmente, hoy la radio sigue siendo un medio tan caliente como enigmático. Y sí, yo también sospecho, como le ocurriera a mi padre, que en el Cielo se podrán escuchar sus programas. Quizá por eso, un día le pidió a mi madre que le pusiera un transistor en el bolsillo cuando fuese a emprender su último viaje. No sé si ella accedió a tan insólita petición, pero confieso que, a veces, sueño con que me oye desde allá arriba.

58646