Recordando cuando María Teresa Campos (Radio Juventud de Málaga) quiso ser diputada



Maria Teresa Campos

Antonio Romero escribe en Diario Sur: La popular periodista fue de número tres al Congreso en las elecciones generales de 1977 en la lista por Málaga de Reforma Social Española, un partido que se presentaba como «socialista-democrático» y fue fundado por aperturistas del régimen franquista.

María Teresa Campos es popularmente conocida por su faceta de estrella del mundo de la comunicación, primero en la radio y luego en la televisión, y protagonista de la crónica rosa. En las hojas de su amplio y variado currículum vital también hay una página de su paso, breve, por el mundo de la política ya que la malagueña nacida en Tetuán en 1941 quiso ser diputada en el Congreso.

Fue en las elecciones generales del 15 de junio de 1977, las primeras que se celebraron en libertad en España desde 1936 y tras la muerte de dictador Franco. En aquel clima de efervescencia política y ansias de democracia fueron numerosos y variados los partidos que se presentaron a los comicios. Unos traían una larga historia detrás y otros se crearon al calor del momento. De estos últimos fue Reforma Social España (RSE), una formación fundada por antiguos integrantes del régimen franquista, especialmente provenientes del ‘ala azul’ falangista, y con mentalidad aperturista.

En la provincia, RSE presentó una candidatura al Congreso formada por el abogado y periodista Manuel Cantarero del Castillo como cabeza de lista, seguido por quien había sido procurador en las Cortes franquistas Rafael Merino García, y Mary Tere Campos -así aparecía su nombre en los carteles electorales- en el tercer puesto. Como aspirante al Senado por la provincia iba José Antonio Bustos López, que fue concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de la capital.

En aquellos comicios, que en Málaga ganó el PSOE con el 42,6% de los votos, Reforma Social Española obtuvo un discreto resultado ya que cosechó 7.049 votos, el 1,62%, siendo el sexto partido más votado en la provincia tras los socialistas, UCD, PCE, Federación de Partidos AP, PSP-US (Partido Socialista Popular-Unidad Socialista) en una cita con las urnas donde catorce formaciones buscaron escaño por Málaga.

«Voy en la candidatura de RSE que encabeza Manuel Cantarero del Castillo porque conociendo por mi profesión los problemas de la mujer del campo, sé que su programa ofrece las soluciones más apropiadas», decía María Teresa Campos en un cartel electoral donde aparecía su sonriente imagen delante de un micrófono. Y es que en aquellos años era una estrella de la radio en Málaga y tuvo una participación muy activa en actos en aquella campaña.

¿Pero cuáles fueron los motivos que le llevaron a dar el paso al mundo de la política? Campos no suele hablar de este asunto. Este periódico ha hablado con periodistas y políticos que vivieron aquella época para conocer cómo se gestó su inclusión en una candidatura. La opinión coincidente es que lo hizo porque era «un gancho» electoral dada su popularidad desde las ondas de Radio Juventud -era la principal emisora de la provincia- y su relación con algunos integrantes de Reforma Social Española, en especial con José Antonio Bustos. Éste, a su vez, era amigo del entonces director de Radio Juventud, Juan Fernández Lozano, según las fuentes consultadas.

Familiares de Bustos consultados por Diario Sur explican que aquel partido estaba formado por amigos que ponían sus propios medios personales a la hora de hacer la campaña y confirman que una de las hijas de este intendente de mercantil y asesor fiscal compartía colegio con Terelu, la hija mayor de María Teresa Campos.

Otras fuentes apuntan a que el hecho de que Radio Juventud fuera la cadena perteneciente al Frente de Juventudes -la sección juvenil de la Falange- y que Manuel Cantarero del Castillo, fundador de RSE, había creado años atrás la agrupación de Antiguos Miembros del Frente de Juventudes propiciaron el escenario idóneo para que Campos se involucrara en la lista electoral de Reforma Social Española.

Un partido que, como el propio Cantarero definió en uno de sus escritos, era un proyecto que se inició en 1964 sobre la base de la Agrupación de Antiguos Miembros del Frente de Juventudes, que se oponía a «la perpetuación del espíritu de victoria excluyente de los vencedores de 1939» y pretendía una evolución del régimen «en una dirección democrática y socialista». El periodista Joaquín Bardavío, en el obituario que escribió en 2009 a la muerte de Cantarero, escribió sobre Reforma Social Española: «Su ideología, resumida de manera elemental, se basaba en una vía socialista hacia el falangismo, que bien podría enunciarse al revés, sin alterar el producto».

En el anuncio electoral publicado en la prensa del momento, RSE se presentaba como partido «socialista-democrático» y marcaba sus cuatro grandes objetivos políticos: «El entendimiento definitivo de todos los españoles, dentro de un orden democrático en el que se acepten las decisiones de la mayoría y se garanticen los derechos de la minoría. El fin de cualquier clase de privilegios y de los abusos de poder por parte de una clase o grupo en detrimento de los demás. La lucha contra todas las formas de corrupción e inmoralidad en la administración y la gestión pública. Y la racionalización de la economía y de la organización de nuestra sociedad».

«Reforma Social Española no sólo te ofrece su programa, sino también una candidatura compuesta por personas en las que puedes confiar y sólo cuentan con tu ayuda», rezaba uno de sus lemas electorales.

Mitin con Isabel Pantoja
En el libro ‘1973-1983. Crónica de un sueño. Memoria de la Transición democrática en Málaga’, en el segundo capítulo, los periodistas Juan de Dios Mellado y Rafael Rodríguez analizan los partidos que concurrieron a los comicios de 1977: «Manuel Cantarero del Castillo, tras girar hacia postulados socialdemócratas, después de coqueteos fallidos con el PSOE y con lemas como ‘Ni franquismo ni antifranquismo: solidaridad esencial entre todos los españoles’ acude con su Reforma Social Española. La sorpresa está en la inclusión como número tres, y como claro gancho electoral, de María Teresa Campos, la popular locutora de Radio Juventud. El resto de miembros, en su mayoría, procede del Ayuntamiento de la capital y del sindicalismo vertical».

El mitin central de RSE en aquella campaña electoral tuvo lugar en el cine de verano La Fuente, ubicado junto a la Alameda de Capuchinos, y allí María Teresa Campos, que ponía voz en la radio un programa musical, presentó la actuación de una joven tonadillera que en esos momentos empezaba a despuntar en el mundo del espectáculo: Isabel Pantoja.

El miércoles 15 de junio de 1977, los españoles votaron y Reforma Social Española no tuvo ninguna representación. Al poco tiempo, se disolvió y sus miembros se terminaron integrando en las filas socialistas y otros, como el propio Cantarero del Castillo, en las de Alianza Popular, donde fue diputado por Guadalaja en la legislatura de 1982 a 1986. María Teresa Campos volvió a centrarse únicamente en la radio y en 1981 dio el salto a Madrid para, con el tiempo, convertirse en una estrella del mundo de la comunicación, dejando atrás, como una anécdota en el libro de su historia personal, su paso por la política y su sueño de ser diputada.

61985

loading…