Rafael Pérez del Puerto (COPE) carga duramente contra las tarifas ‘abusivas’ de las entidades de gestión

Rafael Pérez Del Puerto

No es muy pródigo a conceder entrevistas, pero en esta ocasión Rafael Álvarez del Puerto ha roto su silencio y además lo ha hecho en El País y no en ABC como podría esperarse a priori dado el acuerdo que mantienen COPE y Vocento. El consejero Delegado del Grupo COPE ha atendido al diario de Prisa en calidad de presidente de la Asociación Española de Radiodifusión Comercial (AERC) para cargar duramente contra las entidades de gestión que han aumentado hasta en un 150% sus tarifas a las emisoras de radio, algo que consideran ilegal desde las grandes cadenas de radio.

De hecho, el conflicto con estas entidades de gestión fue uno de los asuntos más polémicos que se trataron durante la última Asamblea General de la AERC donde Del Puerto asumió el cargo de presidente. Tras la reunión la Asociación mostró en un comunicado de prensa su preocupación acerca de la situación de desamparo que vivían las emisoras ante las abusivas tarifas que habían impuesto AGEDI y la AIE (Órgano Conjunto de Recaudación de Artistas y Productores) o la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores), unos incrementos que realizaron aprovechando la reforma legislativa reciente y cuyo objetivo era dotar de ‘cierta’ equidad a un mercado monopolista.

Sin embargo, según denuncia Rafael Pérez del Puerto el efecto ha sido el contrario. El directivo de COPE ha asegurado en El País que tras la fuerte crisis económica que han vivido los medios con bajadas de hasta el 50% de sus ingresos publicitarios “las entidades de gestión no solo no han amoldado sus tarifas a la realidad económica, sino que han presentado subidas que oscilan entre el 20 % y el 34 %, en la SGAE, y entre el 60% y el 150 %, en AGEDI-AIE”. En este escenario Del Puerto ha valorado que esos incrementos no cumplen los criterios establecidos por ley.

Y no lo hace al menos en dos vertientes. La primera porque según afirma el presidente de la AERC “la ley establece que la tarifa se calcula sobre los ingresos derivados de la explotación comercial del repertorio, mientras que SGAE y AGEDI-AIE pretenden que sea sobre todos los ingresos, provengan o no del uso de la música.
En cuanto a la manera de computar la música que suena, la ley lo modula en función de qué uso se haga de ella. No es igual que suene una canción sola o que lo haga como música de ambiente por detrás de un locutor. Frente a ello, SGAE y AGEDI-AIE pretenden que se compute toda por igual y al precio más alto. También pretenden cobrarnos por la música de la publicidad”.

Es aquí donde surge otro de los escollos en la negociación entre las emisoras y las entidades de gestión. Rafael Pérez del Puerto asegura que “el uso que se hace en la radio de la música es muy diverso: primer plano, segundo plano (música de fondo), cortinillas, ráfagas, etcétera. Cada una con un peso específico en las parrillas y, por lo tanto, con un valor económico diferente, según nuestro criterio. Tanto la SGAE como AGEDI-AIE pretenden establecer el mismo precio a todo: el máximo, el de música en primer plano”. Así las cosas las entidades agrupadas en la AERC valoran como “inequitativas y desproporcionadas” las tarifas y añaden que en el ámbito de internet -cuando debería existir neutralidad tecnológica- el precio es aún más elevado que el que se aplica en las frecuencias tradicionales.

En la entrevista concedida a El País y referida por PR Noticias, Rosario G. Gómez pregunta a Rafael Pérez Del Puerto:

RGG.- ¿Qué problemas ha habido para la negociación de las tarifas?
RPP.- Venimos de una crisis económica que ha sido especialmente dura en los medios de comunicación, con bajadas en los ingresos publicitarios por encima del 50%.
En este escenario, las entidades de gestión no solo no han amoldado sus tarifas a la realidad económica, sino que han presentado subidas que oscilan entre el 20 % y el 34 %, en la SGAE, y entre el 60% y el 150 %, en AGEDI-AIE.

RGG.- ¿Se cumplen los criterios previstos en la ley?
RPP.- Claramente no. Tanto AGEDI-AIE como SGAE pretenden establecer la negociación en base al modelo anterior a la reforma, modificando el precio al alza sin justificación y concediendo unas bonificaciones revisadas a la baja. Sin embargo, la ley establece que la tarifa se calcula sobre los ingresos derivados de la explotación comercial del repertorio, mientras que SGAE y AGEDI-AIE pretenden que sea sobre todos los ingresos, provengan o no del uso de la música. En cuanto a la manera de computar la música que suena, la ley lo modula en función de qué uso se haga de ella. No es igual que suene una canción sola o que lo haga como música de ambiente por detrás de un locutor. Frente a ello, SGAE y AGEDI-AIE pretenden que se compute toda por igual y al precio más alto. También pretenden cobrarnos por la música de la publicidad.

RGG.-. ¿Las tarifas no se ajustan entonces al uso del repertorio?
RPP.- El uso que se hace en la radio de la música es muy diverso: primer plano, segundo plano (música de fondo), cortinillas, ráfagas, etcétera. Cada una con un peso específico en las parrillas y, por lo tanto, con un valor económico diferente, según nuestro criterio. Tanto la SGAE como AGEDI-AIE pretenden establecer el mismo precio a todo: el máximo, el de música en primer plano. En la radio hablada la música tiene una importancia muy menor. El oyente busca informarse o entretenerse con Carlos Herrera, Pepa Bueno o Carlos Alsina. Se llega al punto de que, en ocasiones, una radio abona más por un programa de radio hablada, que algunas musicales por toda su programación.

RGG.- ¿Son tarifas justas y equitativas como dice la ley?
RPP.- Totalmente inequitativas y desproporcionadas porque gestionan los mismos derechos que hace dos años y no hay ningún hecho objetivo que fundamente una subida.  Sería más equitativo el criterio de uso efectivo del repertorio que el de disponibilidad.

RGG.- ¿Está discriminada a la música en los nuevos soportes tecnológicos y en Internet?
RPP.- La ley establece el principio de neutralidad tecnológica. Pero para Internet, un negocio todavía deficitario, el precio es aún mayor que en la radio por ondas, en torno al 200%.

49240