Radio Guiniguada cumple 35 años en antena



Radio Guiniguada

Felipe García Landín en eldiario.es publica que la emisora nació un primero de mayo de 1985 como un proyecto de la Asociación Cultural Guiniguada. Surgió con la intención de dar voz a los que casi nunca son protagonistas en los medios de comunicación de masas y contribuir al desarrollo y mejora de la sociedad. Si algo está demostrando esta crisis provocada por la Covid-19, es que el mejor muro de contención frente a la pandemia es un sistema público de salud y también una información objetiva y veraz complementada con voces autorizadas y diversas. En este sentido, la radio no ha cejado en la defensa de lo público y de un periodismo social.

Hace 35 años, España firmaba el Tratado de Adhesión a la UE y la industria española entraba en una reestructuración y modernización que provocó rechazo y conflictividad social. Al año siguiente, la tasa de desempleo se situaba por encima del 21%, lo que suponía que el número de parados inscritos estaba en algo más de tres millones. Hace 35 años los ordenadores domésticos comenzaban a venderse de forma natural, solo había dos canales de televisión y la prensa lucía las primeras portadas a color. Es el año en el que Joan Manuel Serrat le ponía música a El sur también existe de Mario Benedetti, y Luis Eduardo Aute llenaba la plaza de toros de Madrid. El poeta Ángel González recibía el Premio Asturias, Gonzalo Torrente Ballester el Cervantes y nuestro Agustín Millares Sall el Premio Canarias. Taburiente cantaba A Tara que marcaría un cambio musical en su trayectoria y el CCPC editaba el disco Nueva Canción Canaria, que daba a conocer al Taller Canario de la Canción con el tema Endecha en lengua guanche.

1985 es el año de la campaña contra la permanencia de España en la OTAN y la popularización del monólogo La maleta de Pedro Lezcano. Se realizan conciertos solidarios con África en los que participan U2 y Queen en Londres y Madonna, Mick Jagger y Tina Turner en Nueva York. En agosto de ese año la fuerte sequía que afectaba al continente africano se instala en Canarias, agravada por las altas temperaturas y la calima. En octubre, una especie de mariposa africana con nombre de folclórica — la Vanessa de los cardos– crea alarma entre los agricultores isleños aunque sin incidencias en los cultivos. Los cines proyectan con éxito de público y crítica El color púrpura, de Steven Spielberg, Memorias de África de Sydney Pollack y La rosa púrpura del Cairo, de Woody Allen.

Hace 35 años un grupo de personas comprometidas con la información y la formación decidieron navegar por las ondas del Guiniguada. Eran jóvenes como la mayoría de la población del Archipiélago que en ese momento contaba con tan solo el 8,59% de personas mayores de 65 años. No llegábamos al millón y medio de habitantes y el presupuesto general de la Comunidad era de 69.594.557.438 de pesetas. Se destinaban a la cultura 1.813.208.965 de pesetas, el 2,60% del presupuesto. Sin embargo el presupuesto dedicado a Educación constituía el 56,84%, una cifra ciertamente importante ya que había que construir un sistema educativo y una red de centros. En enero de ese mismo año se inauguró el I Festival Internacional de Música de Canarias que costó 30 millones de pesetas, un 1,65% del presupuesto de cultura.

Mucha agua ha corrido por los barrancos de la Isla desde que Radio Guiniguada abriera los estudios en el barrio de Lomo Blanco. Las radios comunitarias se han implantado en todas las comunidades autónomas pero también en el mundo — desde Australia a Argentina, desde Sudáfrica a los Estados Unidos de América–. Todas tienen en común la conexión con el tejido asociativo del lugar en que están insertas y todas, sin ánimo de lucro, son espacios de participación de los múltiples y diversos colectivos de la sociedad. Son al mismo tiempo un lugar de experimentación y formación además de un espacio para la cultura y el ocio. Hace 35 años las primeras emisiones apenas llegaban a todos los barrios de Las Palmas de Gran Canaria. Hoy emite desde su sede en Vegueta por la F.M. 89.4 y puede ser escuchada en toda Canarias, en el Sáhara, Madeira y Cabo Verde. Aunque el haber incorporado las ventajas que ofrecen Internet y las redes sociales hace que la radio no tenga fronteras para seguir fomentando un periodismo social, comunitario y participativo.

Las radios libres y comunitarias fueron pioneras y adelantaron formas de comunicación y participación ciudadana que ahora con Internet resultan habituales. Siguen siendo herramientas muy valiosas para el activismo social y se han configurado como espacios que dinamizan la participación ciudadana. 35 años de vida y miles de oyentes convierten a Radio Guiniguada en un bien de interés cultural y humano. Felicitaciones.

59982