RAC 1 habla con Javier Ares y Christian García sobre la serie «Reyes de la Noche»



José María García

A raíz del estreno de Reyes de la noche a Movistar Plus, en «El món a RAC 1» hemos querido recordar la rivalidad que hubo a finales de los 80 y principios de los 90 entre José María García y José Ramón de la Morena. Una rivalidad radiofónica ganado que llegó al terreno personal, con referencias constantes al otro, desacreditación y, incluso, insultos en antena.

Lo hemos analizado con el periodista Christian García, que trabajó con García en Antena 3 Radio, y con el también periodista Javier Ares, que hizo muchas retransmisiones deportivas, sobre todo de ciclismo, junto a García, pero que también ha trabajado con De la Morena. A ellos dos se ha añadido el crítico de televisión Víctor Amela, que en su momento escribió sobre la disputa.

Aunque muchos la recuerdan como una guerra cruenta, «desde dentro no era tan dramático», asegura Javier Ares. Según él, la competencia era normal, lo que pasa es que «otros estaban tapadas y esta era pública», dice. José María García creó escuela y su equipo luchaba «para lo que habíamos sido programados», explica Christian García. De hecho, recordó el día que murió un niño en el antiguo estadio de Sarriá del RCD Español y el presentador les pidió entrevistar al padre del niño: «García quería lo mejor para la audiencia», dice.

«Un 10 de periodista»
Cuando José María García se fue de Antena 3 para irse a la COPE, Javier Ares se puso al frente de la redacción de Deportes y «entender que ese era el juego». Sin embargo, Ares cree que «lo peor es que pagaban justos por pecadores», como las críticas que recibieron Javier Clemente o Ángel María Villar desde la SER por ser confidentes o gente afín a García.

El día que García no podía tener el personaje del día elegía otro tema, aunque fuera menos noticiable, sólo para contrarrestar lo que había hecho De la Morena. Christian García recuerda una comida de la cúpula del COI en el Palau de Pedralbes, que él había seguido. García, en vez de interesarse por las estructuras o por la seguridad, le pidió información sobre qué habían comido, cuánto había costado o que habían bebido. Aunque no lo sabía, Christian García se tuvo que buscar la vida porque «no se me hubiera ocurrido decirle que no», declara.

Javier Ares cree que «lo más triste de la serie sería que se sacaran conclusiones parciales». Para él, García era «un 10 de periodista, lo más importante que ha habido en España» y rebajarlo sólo a las animaladas que cometió sería un error. Christian García también habla bien. Recuerda que los trataba con respeto y consideración, pero, eso sí, «nos hacía dar el máximo para complacer a los oyentes», dice.

64287