Primera reunión en 12 años para decidir el futuro de lo que queda de Radio Liberty en Pals



Radio Liberty

Diari de Girona publica que el 5 de marzo de 2007, la Generalitat y el Gobierno español acordaron un protocolo de colaboración para gestionar y decidir el futuro de las antiguas instalaciones de Radio Liberty en Pals, adquiridas un año antes por el gobierno socialista. Una tarea que tenía que desarrollar una comisión técnica creada expresamente. Los miembros de esta comisión, sin embargo, no se llegaron a encontrar nunca.

Hasta noviembre pasado, cuando, casi 12 años después de aquel acuerdo, se reunieron por primera vez para analizar la situación actual de este icónico espacio que está abandonado y en un avanzado estado de degradación.

Según confirmó el Departamento de Territorio y Sostenibilidad en Diario de Mallorca, el esperado encuentro se produjo el 22 de noviembre, cuando, por primera vez, se convocó la Comisión Técnica de Coordinación y Seguimiento. Una reunión que, según Territorio, sirvió para establecer un calendario de reuniones con el objetivo «de impulsar un proyecto de derribo de los edificios» y la «restauración ambiental del lugar».

Y que llegó justo después de que el 13 de septiembre, el diputado del PSC-Unidos Rafel Bruguera entrara en el Parlamento tres preguntas sobre las acciones realizadas por la Generalitat para revertir el estado de abandono del espacio y sobre la situación en la que se encuentra la concesión solicitada en 2016 por la Fundación Mar para rehabilitar estas instalaciones.

Preguntas que también sirvieron para romper un silencio institucional de más de diez años, cuando el actual conseller de Territorio, Damià Calvet, en respuesta parlamentaria, especificó que una vez se haya ejecutado el proyecto de demolición y adecuación de los edificios y la restauración del espacio, la Generalitat se hará cargo de los gastos de mantenimiento y vigilancia de las instalaciones.

En definitiva, ninguna novedad respecto al protocolo de colaboración de 2007, en el que el Ministerio ya se comprometía a derribar algunas edificaciones y ceder los que quedaran en pie a la Generalitat, que se encargaría de mantener y vigilar el equipamiento.

Este protocolo, acordado un año después de la demolición de las antenas de radio -el 22 de marzo de 2006-, también establecía que las dos administraciones debían redactar convenios para concretar qué edificaciones había que derribar y como se haría la consecuente restauración ambiental. Deberes aún pendientes de que la Comisión Técnica deberá resolver si hay un segundo encuentro.

Pendientes de Costas en Girona
Por otra parte, Calvet sí aportó novedades sobre la concesión solicitada por la Fundación Mar para hacer el parque temático Aquam, relacionado con temas medioambientales. Según el consejero, el 25 de julio se trasladó al Servicio de Costas en Girona la documentación aportada por esta organización sin ánimo de lucro y se está a la espera de la evaluación del proyecto.

De hecho, el pasado mes de septiembre, Miquel Ventura, uno de los responsables de la Fundación, aseguró a Diari de Girona que el proyecto Aquam está «muy bien definido» y que «casi no tiene impacto ambiental» y que seguían esperando que la Generalitat publicara «las bases de la licitación del proyecto para que se pueda presentar quien quiera». Según el proyecto, el centro tendría salas de acuarios, espacios oceanográficos, talleres y exposiciones interactivas, un espacio dunar real o un vivero de empresas, entre otras instalaciones. Lo que también tiene es el primer detractor: la entidad ecologista Salvem Platja de Pals, que está recogiendo firmas para evitar que se haga.

Y todo ello, el mismo año que se cumplen 50 años del inicio -el 1959- de las emisiones que Estados Unidos hacían para los países comunistas y que terminaron en 2001.

57958