Pedro Pérez, recién jubilado de COPE: «Nadie conoce la otra vida de Encarna Sánchez»



Iker Gurpegui le ha entrevistado para elcierredigital.com:
Pedro Pérez dice adiós a la COPE tras 43 años de profesión. El productor de ‘Encarna de noche’, ‘Directamente Encarna’ o ‘La noche de COPE’ hace balance en elcierredigital.com de su trayectoria profesional tras jubilarse y nos recuerda sus años de gloria junto a Encarna Sánchez. Pasen y lean.
Dice Pedro Pérez que al productor le tiene que gustar mucho la radio, por aquello de que no descansa ni figura en los títulos de crédito. Y él, maestro de la producción radiofónica tras 43 años en las emisoras episcopales (Radio Miramar, Radio Popular y COPE), nos hace balance de su profesión y de su trayectoria tras haberse jubilado.

Con Pérez, que se muestra orgulloso de haber sido la sombra profesional de la mujer que se abrió hueco en un mundo dominado por los hombres, Encarna Sánchez, hacemos repaso de cómo ha cambiado la comunicación en estas últimas décadas.

  • ¿Cómo empiezas en la radio?
  • Yo entro en Radio Miramar, posteriormente integrada en COPE, en 1978 cuando cursaba segundo de Periodismo en el Campus Bellaterra de la Universidad Autónoma de Barcelona. En aquel tiempo comencé a realizar prácticas en el área deportiva de la emisora barcelonesa justo antes de que la empresa fichase a Encarna Sánchez.
    Todavía recuerdo que me llamó Marcelino Rodríguez de Castro, director de Radio Miramar, y me dijo, «chaval, he fichado al que va a ser un fenómeno en la radio de España: Encarna Sánchez». Ella venía de América, donde había triunfado durante más de una década en México o Los Ángeles, y quería impulsar un programa de cuatro horas que se emitió entre las doce de la noche y las cuatro de la madrugada.
    «Necesito que le ayudes a coger el teléfono y redactar noticias», me dijo Rodríguez de Castro. Y allí empezó una bonita relación profesional que arrancó con un programa de servicio público, ‘Encarna de noche’.
  • En aquellas madrugadas arrasaba José María García. Sorprende la apuesta tan potente de Radio Miramar en una franja que estaba controlada por los deportes de la SER.
  • La verdad es que fue una apuesta muy valiente de José María Ballvé, presidente de Radio Miramar, y del propio Rodríguez de Castro. Ellos querían revitalizar la noche de Radio Miramar, que tenía una antena muy potente que abarcaba a Barcelona y a casi toda Catalunya.
  • Y llega Encarna…
  • Y llega Encarna y rompe todos los moldes. Ella diseñó un programa dirigido a los transportistas, taxistas, insomnes, personas que trabajan de turno de noche, enfermos, etc. Y revolucionó Barcelona con un programa de servicio público que ayudaba a la gente. Hay que recordar que en aquella España de 1978 los servicios sociales no eran demasiado robustos, en líneas generales.
  • Algunos ingredientes del programa recuerdan un poco al ‘Ustedes son formidables’, que triunfó en la SER en la década de los sesenta con peticiones de ayuda a la gente que lo estaba pasando mal.
  • ‘Encarna de noche’ era diferente porque tenía unos valores humanos muy reconocibles y fue un programa muy adelantado a su tiempo: premiaba a centros de drogadicción que habían restaurado a jóvenes, hablaba de la soledad de la vida moderna, daba cancha a las madres solteras y denunciaba los malos tratos cuando este tema era un tabú.
  • Se ha hecho una lectura posterior al fenómeno Encarna en la que se la tilda de «reaccionaria» o «populista», nada que ver con la vanguardia social de la que hablas.
  • Me apena que mucha gente se haya quedado con la anécdota de Encarna Sánchez, la ‘empanadilla’ de los Martes y Trece o su amistad con Isabel Pantoja. Tuvo un enorme valor periodístico desde el humanismo a través de un programa de radio revolucionario.
  • Viviste durante más de un año con Encarna en un apartamento de Vía Laietana, en Barcelona. ¿Cómo resultó de compañera de piso?
  • Vivir con Encarna fue una de las experiencias más inolvidables de mi vida. Yo, como cualquier chaval, estaba pagando una pensión mientras estudiaba la carrera y por desgracia sufrí una neumonía por la cual pasé dos meses ingresado en el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo.
    Ella vino a verme y me dijo que se acababa pagar pensiones ni alquileres. «Yo en casa tengo una persona que me asiste», me explicó. Y me recuperé en su apartamento y posteriormente me incorporé a trabajar al programa. Estar con ella era una delicia. Encarna para mí fue mi ‘madre radiofónica’, porque me lo enseñó todo en la profesión.
  • El relato rosa dice que Encarna Sánchez tenía muy mal carácter.
  • Para triunfar en un mundo de hombres se tenía que abrir paso a codazos, valga la metáfora. Encarna Sánchez era una persona ‘de carácter’, eso no lo puede negar nadie. Pero en el cuerpo a cuerpo era una persona increíble: graciosa, imaginativa, talentosa. Te hacía la vida agradable. Es una pena que casi nadie conozca la otra vida de Encarna Sánchez, que era entrañable.
  • Año 1983. Las desperdigadas emisoras parroquiales comienzan a cobrar entidad tras el fichaje de Luis del Olmo, que lideraba con ‘Protagonistas’ en RNE, y la apuesta por convertir ‘Encarna de noche’ en un programa de ámbito nacional.
  • José Luis Gago, director de aquella COPE, fue el que decidió sacar al mercado las ondas de la Conferencia Episcopal. La base de la primera hornada de la emisora la constituían Luis del Olmo por las mañanas, Alejo García por las tardes y Encarna Sánchez por las noches.
  • Y al año siguiente Encana pasa a las tardes, cambia Barcelona por Madrid y nace ‘Directamente Encarna’
  • Ella acertó al ensanchar el equipo y la temática. Mantuvo las llamadas, que eran su fuerte. Y añadió contenidos periodísticos y otros más ligeros. Lo que ahora se llama un magazine. Al frente del equipo de investigación estaba Juan Luis Galiacho.
    Y además diseñó una divertida ‘Mesa camilla’ con folclóricas como Maruja Díaz, Paquita Rico o Carmen Jara; fichó a Jaime Peñafiel para hacer un espacio diario de corazón; y metió temas sociales y de actualidad con mucha fuerza.
  • Juan Luis Galiacho dice que aquel periodismo social, en parte, se ha perdido.
  • Estoy de acuerdo. Porque aquella investigación apostaba por denunciar las listas de espera de la Seguridad Social, la situación de los mineros, el destino de los fondos reservados o las dificultades de los pensionistas. Hoy en día de esto no se habla demasiado.
  • Volvemos a Encarna. Ella murió en 1996 y tú seguiste como productor de las tardes de COPE.
  • Da pena porque murió con 57 años. Creo que se perdieron diez o doce años de la consolidada carrera que tenía por delante. Y así es: seguí produciendo el espacio de la tarde con Mari Cruz Soriano, una gran profesional, y posteriormente el de María Teresa Campos, otra gran profesional que hacía doblete: por las mañanas trabaja en Telecinco y por las tardes en COPE.
  • ¿Qué balance haces de tus 43 años de profesión?
  • Recuerdo con especial gratitud la etapa con Encarna Sánchez. Aquellos años fueron magníficos, excelentes. Posteriormente me tocó hacer la transición con Mari Cruz Soriano y María Teresa Campos, que fue también una etapa muy bonita.
    Y en estos últimos años he trabajado muy feliz en ‘La noche de COPE’, donde me he vuelto a reencontrar con la verdadera radio. Porque en un magazine de noche te tienes que olvidar de las cosas negativas.
    A esas horas la gente está cansada durante el día de escuchar noticias de impuestos, sucesos y, en los últimos tiempos, la pandemia. Ha sido un proyecto muy grato porque hemos contado historias positivas para dar un hilo de esperanza a los oyentes, que necesitaban escuchar que todavía había vida.

65261