Pablo Motos, de gamberro juvenil a reputado comunicador



Pablo Motos

Curioso titular el que le ha dedicado la revista Pronto a Pablo Motos para repasar su trayectoria.
Pablo Motos, 54 años, es una de las caras más conocidas de la televisión. No en vano conduce uno de los programas más vistos de la pequeña pantalla, ‘El Hormiguero’, emitido por Antena 3.

Ahora bien, el presentador no es un recién llegado en el mundo de la comunicación. De hecho, hay que remontarse a su Requena natal para conocer sus inicios.
Los primeros pasos los dio en Radio Requena. Después vino Radio Nacional y Onda Cero, donde dirigió y presentó Protagonistas Valencia, Mareando la perdiz o Hacia el dos mil. Todos ellos en Valencia. Después dió el salto a la capital donde en 2006 se puso al frente de El Hormiguero, el programa que le catapultó a la fama.

Pablo Motos, una adolescencia complicada
Actualmente, el presentador es reconocido como una de las figuras más influyentes del mundo de la comunicación del panorama nacional. Sin embargo, lo que mucha gente seguro que no sabe es que el Pablo Motos adolescente no era precisamente un chico tranquilo y sosegado.

Él mismo ha dicho en alguna ocasión que era un niño hiperactivo sin diagnosticar. Un chaval inquieto que cometió más de una trastada. Algunas de las más peligrosas fueron que incendió dos veces la casa de sus padres y que tiró al suelo un televisor en blanco en negro porque quería que compraran otra en color.

Su comportamiento fue empeorando a medida que pasaban los años. Tanto es así que según ha explicado en alguna ocasión, entraba en las casas con sus amigos y robaban cosas que luego vendían por ahí. La muerte de un amigo en una persecución policial le hizo darse cuenta de que no iba por buen camino. Una dura lección que le hizo aprender y rectificar a tiempo.

¿Qué hizo antes de trabajar en la radio?
Pablo se acercó a la música a través de la guitarra. Aprendió a tocar este instrumento porque le enseñó un gitano de su pueblo que tenía una peluquería. Tanto le gustaba que no tardó en pasar de aprendiz a profesor.

El paso siguiente fue ganarse la vida trabajando como DJ. Una profesión que no convencía demasiado a su padre, así que no tuvo más remedio que compaginarlo con un trabajo de limpiacristales.

Después ya vino la radio de Requena, las colaboraciones en las emisoras de Valencia y por fin, el salto a los programas de radio y televisión en Madrid, donde realmente despegó su brillante carrera mediática.

Las propiedades de Pablo Motos
El presentador y Laura, su mujer, desde 2016 son los flamantes propietarios de un piso de 300 metros cuadrados en pleno centro de Madrid, concretamente, en el exclusivo barrio de Salamanca, cerca del emblemático parque de El Retiro.

Este piso no es la única propiedad de Pablo en Madrid, posee además un segundo piso en la capital donde están domiciliadas sus empresas.
También cuenta con varias propiedades en Valencia, dos viviendas, dos fincas y una casa de campo.

Pero ahí no acaba la cosa, ya que Pablo adquirió junto a su socio Jorge Salvador, varias propiedades en una urbanización cerca del Cabo de la Nao, en Jávea, localidad donde suele pasar las vacaciones.

Los ingresos de Pablo Motos
Motos financia estas inversiones gracias al rentable entramado empresarial que posee.
Una de sus compañías más exitosas es ‘7 y acción’, productora constituida en 2008 para la producción de eventos que el presentador fundó junto a su socio Jorge Salvador. Para hacerse una idea de las dimensiones de esta empresa, ahí va un dato: solo en 2017 facturó más de 26,2 millones de euros obteniendo un beneficio de más de 7 millones de euros.

Apasionado del deporte y la vida sana
Pablo Motos puede presumir de haber sido uno de los hombres que han superado el reto de la revista ‘Men’s Health’, (publicación masculina que, entre otras cosas, pone en forma en un tiempo récord a un personaje famoso). Un desafío que quizá no le costó demasiado, ya que al presentador le encanta llevar una dieta equilibrada y mantener una rutina constante de ejercicios. Una de las actividades que practica con más frecuencia es el yoga, una disciplina que le mantiene en forma y equilibrado.

Casado con su guionista
Pablo Motos encontró el amor muy cerca. Tan próximo estaba que era su compañera de trabajo en Onda Cero Valencia. Laura Llopis. Ella es la jefa de guiones de El Hormiguero, donde también trabajan las dos hijas de ella, fruto de un matrimonio anterior, Cristina y Laura Correa, una como guionista y otra en atrezzo.

Pablo conquistó definitivamente a Laura por comportarse como un caballero. Un día que hacía mucho frío en el estudio, el presentador fue a comprar un calefactor para su amiga. Un detalle que marcó un antes y un después en su relación.

El siguiente punto de inflexión en la relación de la pareja fue el primer beso. Un día mientras iban en coche, pasaban por una rotonda cuando él le preguntó si le gustaba. Ella se quedó callada. Así que Pablo decidió salir de la rotonda y “plantarle” el primer gran beso de su incipiente noviazgo.

58288