Onda Cero otorga una mención especial al Quijote en la calle

Onda Cero

lavozdetomelloso.com informa que Onda Cero ha concedido una mención especial “Corazón de la Mancha” al Quijote en la calle que este año ha cumplido su vigésima edición en Argamasilla de Alba. Organizado por Tiquitoc Teatro con la colaboración del Ayuntamiento de la localidad, el Quijote en la calle es una manifestación cultural de primer nivel en la que se vuelca toda la población bajo la sabia dirección de Pilar Serrano de Menchén y la implicación de muchas asociaciones y colectivos. El premio se entregará el próximo 4 de julio en los Salones Mabel de Alcázar de San Juan.

Pilar Serrano asegura estar muy contenta con este reconocimiento que “además nos concedió el jurado por unanimidad. Son ya veinte años con una actividad en la que siempre encontramos la generosa colaboración del Ayuntamiento y de otras muchas personas que también nos ayudan. Al Quijote en la calle asiste siempre mucho público y para futuras ediciones hemos pedido que coloquen unas gradas para comodidad de los espectadores y porque el espectáculo gana vistosidad viéndolo desde arriba”.

Tras la concesión de este premio, Pilar Serrano echa una mirada atrás y se remonta al ya lejano año 2000 en el que tuvo lugar la primera edición y recuerda representaciones tan memorables como la del desencantamiento de Dulcinea o los espectaculares barcos que se montaron para escenificar el capítulo que transcurre en el puerto de Barcelona. “Hemos hecho cosas bastante buenas, aunque hay capítulos del Quijote que dan más juego en la calle y otros que se adecúan mucho mejor a un escenario”, señala Serrano que siempre es exigente consigo misma y considera que se puede y se debe mejorar.

Pilar Serrano explica que el origen del Quijote en la calle se remonta a 1905 en la que había un desfile y se representaban cuatro estampas del Quijote en diversos puntos de la localidad. “Aquello tenía un mérito enorme pues no había ni luz eléctrica en las calles y muy pocos recursos económicos”.

En la representación de este año han participado 150 personas, pero en otras ediciones se ha alcanzado la cifra de 180. “La verdad es que no me canso de dar las gracias a la gente; Argamasilla se vuelca y todo lo que pedimos nos lo van proporcionando como animales o como este año que hemos pedido colaboración a los bomberos para montar la tirolina por donde descendió Merlín o aquel año en el que hubo que utilizar una grúa para poder elevar un carro por encima de una tapia o la cabeza gigante en la que metimos a un niño para que hablara”.

Serrano subraya que “es una actividad que lleva tiempo, por la que nadie cobra y cada personaje que aparece se costea el traje con su dinero”. La mujer que es el alma matter del Quijote en la calle se muestra encantada con «el interés y la ilusión que muestran los niños que participan. Esto es bueno porque así vamos haciendo cantera».

El Quijote en la calle ha ido elevando el listón año tras año y hubo un año en el que Pilar Serrano llegó a plantearse traer unos leones de carne y hueso para representar el famoso capítulo de los leones. Pilar lo recuerda entre risas. “Me puse en contacto con una empresa que tenía leones amaestrados y les dijo a los actores que había que abrir la jaula donde venían y pasearlos por la plaza. Algunos me dijeron que estaba loca. Al final no pudimos traerlo porque suponía una cantidad de dinero demasiado elevada”.

Pilar Serrano subraya la vigencia del Quijote, a pesar los muchos años que han pasado. “Tiene frases, diálogos y razonamientos que son maravillosos”. Ahora es tiempo de saborear el éxito de la última edición, pero a partir del mes de noviembre Pilar empezará con el guión y las adaptaciones de la próxima, la número 21, que como las anteriores, seguro que no decepcionará.

56091